Un hombre dichoso

Dichosos los que hacen caso a Dios y siguen sus consejos, sabiendo que, como Padre amoroso, los ha dejado para darnos una oportunidad de vida.

Un Dios que oye

Dios siempre escucha nuestras súplicas. No hay lágrima que él no recuerde, porque siempre está atento a lo que nos pasa, y siempre oye lo que decimos.

Verdadera oración

El salmista escribe: “De mañana escuchas mi voz; muy temprano te expongo mi caso, y quedo esperando tu respuesta” (Salmo…

Dios sabe

Los salmos suelen ser taxativos, en otras palabras, no dejan duda de que están proponiendo ideas definidas y no ambiguas….

Amor y empatía

Es extraordinaria la capacidad que tiene Pablo para decir en pocas palabras mucho. A los cristianos de Roma les da…