Influencia positiva

El bendito don de la influencia se puede convertir en una maldición sin la presencia del Espíritu Santo. Hemos de relacionarnos al aire de lo divino, aportando frescura a las almas desconsoladas, ventilando los pecados y aportando la brisa de la esperanza. Somos llamados a presentar a Cristo y a ser una buena influencia.

Esperamos un mundo mejor y cuidamos de éste

¿Cómo te llevas con el planeta? ¿Sigues ignorándolo? ¿Continúas aprovechándote de él? Creo que, como buen cristiano, ha llegado la hora de que llevemos el mensaje de los tres ángeles a sus consecuencias últimas. Y una de esas consecuencias no solo es predicar sobre el Creador y su creación sino respetar al Creador y cuidar su creación. Cuando miramos por la naturaleza, de manera inconsciente, estamos diciendo al mundo que Dios hizo las cosas bien. Mucho mejor que bien, ¡excelentes! , ¡magníficas!, ¡maravillosas!

Cuando generamos poca basura, cuando elegimos las bombillas adecuadas, si mantenemos en buen estado los grifos, cuando ahorramos papel y enviamos correos de forma electrónica, si usamos la bici, cuando evitamos el ruido, cuando reciclamos vidrio o plástico estamos gritando que Dios nos importa y su creación también. No es tan difícil de hacer aunque es muy difícil de interiorizar. Necesitamos cristianos que vivan como cristianos. Cristianos que prediquen con sus palabras y con sus actos. Nosotros esperamos un mundo mejor y, por esa razón, cuidamos de éste.

No habrá mas noche

Así lo describe Ellen G. White: “En la ciudad de Dios ‘no habrá ya más noche.’ La luz del sol será substituída por un destello que no herirá la vista, pero que será, no obstante, infinitamente más brillante que el del sol de mediodía. La gloria de Dios y del Cordero inundará la santa ciudad con luz inmarcesible. Los redimidos andarán en la gloria sin sol de un día sempiterno.

Amor sin fin

Allí los redimidos conocerán así como son conocidos. Los afectos y simpatías que Dios mismo implantó en el alma encontrarán allí su objeto más verdadero y más dulce. Sus espíritus inmortales contemplarán con deleite sin mengua las maravillas del poder creador, los misterios del amor redentor.

Conocimiento y gozo

No habrá enemigo cruel ni engañador que induzca al olvido de Dios. Todas las facultades se desarrollarán y podrá crecer toda capacidad. Todos los tesoros del universo se ofrecerán al estudio de los redimidos de Dios. Libres de toda traba encumbran el vuelo por mundos infinitos. Con deleite indecible los hijos de la tierra entran en el gozo y en la sabiduría propios de seres que jamás cayeron. Con visión jamás ofuscada contemplan la gloria de la creación, de soles, estrellas y sistemas, que giran todos en su orden señalado en derredor del trono de la divinidad. Sobre todas las cosas, desde las más pequeñas hasta las mayores, el nombre del Creador está escrito, y en ellas las riquezas del poder de Dios se despliegan en toda su gloria. ” (Cristo nuestro Salvador, 174-175)

De nuevo, ¿cómo te llevas con el planeta? Mientras contestas a la pregunta, te regalo este versículo: “Mi Señor y Dios, me faltan palabras para contar los muchos planes y maravillas que has hecho en nuestro favor. Quisiera mencionarlos todos, pero me resulta imposible.” (Salmos 40:5)

Víctor Armenteros. Responsable de Ministerio de Gestión de Vida cristiana / Educación, de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.

Gestión de la vida cristiana ¿Qué implica?

Tiempo ¿Lo dedicas a lo realmente importante?

¿Tu estilo de vida te proporciona vitalidad?

Ayuda a otras personas a desarrollar sus capacidades

El amor, clave para una buena comunicación

Responsables del mundo

La mejor inversión

Dictadura temporal

Aportando luz

No estás de más

El “wasapeo” de un cristiano

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.