Grandes Señales

Estas señales no deben atemorizarnos sino animarnos. Coloquemos nuestras vidas en armonía con el plan de Dios y todo terminará mejor de lo que imaginamos.