Los dos pactos

Necesitamos creer en el pacto de salvación que Jesús firmó con Su sangre. No podemos hacer nada para salvarnos. Es Él quien lo hace, si le aceptamos.

Cuándo, Señor, cuándo

Lo que comenzó el 22 de octubre de 1844 llegará a su fin: Cristo se despojará de sus vestimentas de Sacerdote para ponerse las de Rey y vendrá a buscarnos.