Sociedad

Te recomiendo un libro…

Título: Nuestra organización Autor: George R. Knight Editorial: GEMA/APIA Uno de los temas más flamígeros en ciertos ambientes adventistas tiene…

Imagen: (cc) Flickr/Jorge Mejía Peralta. Esquina superior: Alejandro Medina.

Título: Nuestra organización

Autor: George R. Knight

Editorial: GEMA/APIA

Uno de los temas más flamígeros en ciertos ambientes adventistas tiene que ver con la organización de la iglesia. ¿Estamos conformes con la actual estructura eclesiástica? ¿Acaso nuestro modelo organizacional se ha agotado? ¿Es posible que la organización se haya convertido en un obstáculo para el avance de la misión de la iglesia? He escuchado varias preguntas de ese tipo en diversos foros. Por eso, la lectura del libro Nuestra organización, de George R. Knight, me resultó especialmente atractiva.

Conocido por su gran capacidad analítica, su sentido común y su profundo amor hacia la iglesia, George R. Knight nos conduce hacia los orígenes mismos de lo que llegó a ser lo que hoy conocemos como la estructura organizativa de la iglesia. En realidad, al principio fue muy complejo consolidar el andamiaje sobre el que se construyó la organización adventista. Luego del Gran Chasco de 1844 reinó el caos entre los primeros adventistas y el grupo se ramificó en cinco grandes tendencias. Pero en todos había el temor de establecer una “organización”, ya que se creía que en ese momento se empezarían a perder las grandes virtudes del evangelio y se corrompería en una especie de “Babilonia”. La resistencia a organizarse fue muy significativa, pero finalmente se avanzó hasta definir nombre, objetivos y misión en 1863.

El crecimiento de la iglesia también presentó desafíos a la nueva organización. Hubo que hacer ajustes a lo largo del camino para satisfacer las nuevas necesidades. Pronto, la organización enfrentaría cismas, polémicas y crisis de liderazgo. Nadie se imaginó que organizarse sería una labor tan ardua.

A lo largo de su historia, la organización de la iglesia ha sido constantemente desafiada, cuestionada y atacada, no obstante, ha sabido ajustarse para enfrentar los respectivos retos de cada generación. Hoy nos enfrentamos a un momento histórico que demanda actitudes y decisiones a la altura de los desafíos que están delante de nosotros. De ahí, la importancia de saber exactamente hacia dónde vamos y qué queremos de nuestra amada iglesia.

Sin duda, este es un libro que orientará a todos aquellos que tienen inquietudes y anhelos de proponer nuevas directrices en los derroteros del pueblo de Dios.

Imagen: (cc) Flickr/Jorge Mejía Peralta. Esquina superior: Alejandro Medina. 

2 Comments

Comments are closed.