Salud

«Su cerebro, su cuerpo» 2º parte

La salud mental es tan importante como la salud física. De hecho, ambas están interconectadas y el Señor puede ayudarnos a mejorarlas si seguimos Sus consejos.

Tags from the story
La salud mental es tan importante como la salud física. De hecho, ambas están interconectadas y el Señor puede ayudarnos a mejorarlas si seguimos Sus consejos.

La División Interamericana de la Iglesia Adventista del Séptimo Día se hacía eco recientemente de varias ponencias interesantes relacionadas con la salud desarrolladas en la Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida. El evento tuvo lugar en Loma Linda, California, Estados Unidos del 9 al 13 de julio de 2019 y fue organizado por el departamento de Ministerios de Salud de la Iglesia Adventista. En este congreso se trataron temas de salud física y también mental. El lema era “Su cerebro, su cuerpo”.

Enriquécete con un resumen de algunas de esas ponencias:

1. Los adventistas viven más tiempo, pero no todos los adventistas son iguales

Gary E. Fraser, quien hasta hace poco fue el investigador principal del Estudio de Salud Adventista-2 (AHS-2) aseguró a los más de 800 profesionales de salud de 90 países que asistieron a la Tercera Conferencia Global sobre Salud y Estilo de Vida, que los adventistas aún viven más tiempo.

“Los adventistas siguen teniendo una ventaja de longevidad”, dijo Fraser durante su presentación plenaria el 10 de julio de 2019. Es algo que concuerda con resultados anteriores de estudios en California que muestran que los hombres adventistas viven 7,3 años más que el promedio de la población, y 4,4 años en el caso de las mujeres. Para los adventistas vegetarianos, esas diferencias aumentan a 9,5 y 6,1 años.

Las estadísticas de Fraser se basan en los resultados de AHS-2, el mayor estudio de veganos y vegetarianos del mundo.

Los objetivos de su presentación, entre otros, dijo, fueron actualizar a los asistentes sobre los hallazgos de AHS-2 durante los últimos años y “evaluar las evidencias entre los adventistas de que la nutrición basada en plantas y las dietas omnívoras tienen diferentes consecuencias de salud”. Y las evidencias de que una dieta basada en plantas ayuda a prolongar la vida, dijo, son significativas. … [sigue leyendo el artículo aquí].

2. Las personas religiosas no son inmunes a las adicciones, dice una experta en salud

La adicción en todas sus formas es una crisis global que causa anualmente millones de muertes,  dijo Katia Reinert a los 800 profesionales de la salud y otros asistentes procedentes de 106 países, durante su presentación en la sesión plenaria del 11 de julio, de la Tercera Conferencia Global de Salud y Estilo de Vida, en Loma Linda, California.

“De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 3.3 millones de personas mueren anualmente  —seis muertes cada minuto— debido sólo al consumo peligroso del alcohol”, dijo.  “Tales estadísticas son impactantes y necesitamos hacer más para lograr un cambio”.

Katia Reinert, directora asociada del Ministerio Adventista de Salud en la Asociación General de los Adventistas del Séptimo Día, dio a conocer reveladoras estadísticas acerca de los factores de riesgo que llevan a la muerte, obtenidas en relación a personas de todas las edades y de ambos géneros. Estos factores incluyen fumar, con 6.32 millones; alto nivel de azúcar en la sangre, 5.61 millones; obesidad, 4.53 millones; alto nivel de colesterol, 4.39 millones; consumo de bebidas alcohólicas, 2.81 millones y alta presión sanguínea, 10.46 millones, de acuerdo con OurWorldData.org.

“Las adicciones incluyen más que el abuso de sustancias dañinas”, dijo la Dra. Reinert. “Las adicciones pueden incluir también conductas compulsivas no saludables” (…) “Y no creamos que los adventistas son inmunes a tales adicciones. Las conductas adictivas se pueden encontrar entre las personas religiosas y también entre los miembros de nuestra propia iglesia”.

“El dolor radica en el alma de las personas”, dijo la Dra. Reinert, “y nos volvemos hacia varios tipos de adicción para automedicarnos  a fin de calmar ese dolor. El problema no son las adicciones; las adicciones son solamente la punta del iceberg. Las cicatrices emocionales son realmente la raíz del problema”.

De acuerdo con la Dra. Reinert, muchas de esas cicatrices se originan en experiencias de la niñez, y las experiencias negativas de la niñez pueden tener un efecto profundo más tarde en términos de adicciones, aumento de riesgos de salud, enfermedades y muerte. … [sigue leyendo el artículo aquí].

3. Psiquiatra adventista analiza cómo entender y prevenir el fanatismo

“Lo que voy a compartir con ustedes hoy puede desafiarlos; puede servir de disparador de reflexiones personales”, dijo el psiquiatra adventista Torben Bergland en la Tercera Conferencia Global sobre Salud y Estilo de Vida en la Universidad de Loma Linda el pasado 12 de julio de 2019.

Su afirmación fue la declaración de apertura de una presentación titulada “Qué tiene de perjudicial el fanatismo”, en la que Bergland, uno de los directores asociados de Ministerios Adventistas de Salud, explicó cómo piensa la mente fanática, y de qué manera prevenirla.

Según el diccionario Merriam-Webster, en inglés, dijo Bergland, “el fanatismo es una perspectiva o conducta que se exhibe especialmente por medio del entusiasmo excesivo, un celo irracional, o nociones extremas o extravagantes sobre un determinado tema”. Al mismo tiempo, advirtió, no implica tan solo aplicar esa etiqueta a los demás sino que es algo en lo que todos tenemos el potencial de caer. Al menos parte del problema, expresó, es el hecho que olvidamos que ser humanos significa ser falibles. … [sigue leyendo el artículo aquí].

4. La cafeína no es un nutriente, es una droga, dice un experto adventista

Aunque los beneficios de tomar café frecuentemente son altamente pregonados tanto por los medios de comunicación, como por los científicos, el orador Ross Grant dijo en su sesión plenaria de la Tercera Conferencia Global sobre Salud y Estilo de Vida, que “la cafeína no te proporciona nada. Solo engaña a tu organismo a pensar que estás mejor, cuando en realidad está de hecho quitándote algo”.

“La cafeína no es un nutriente”, dijo. “Es una droga”.

Ross Grant, un farmacólogo bioquímico de los Seminarios de Investigación de la Facultad de Medicina del Hospital Adventista Sydney, en Australia, dijo que aunque el consumo de cafeína pareciera elevar el estado de ánimo y aumentar el sentido de alerta y de energía, “solamente te hace sentir con más energía. En realidad, no te da ninguna energía adicional”, dijo.

La cafeína puede producir ansiedad e inquietud y nerviosismo; se relaciona con un aumento de ansiedad y depresión, especialmente en los niños; y puede exagerar la respuesta del organismo al estrés, al hacer aumentar el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, añadió. … [sigue leyendo el artículo aquí].

Autores: Gloria A. Castrejón y Marcos Paseggi
Imagen: Red de Noticias Adventistas

Noticia relacionada: «Su cerebro, su cuerpo»

 

Tags from the story