Skip to main content

Lección 1 para el 2 de octubre de 2021: PREÁMBULO DE DEUTERONOMIO.

Preámbulo de Deuteronomio: El libro de Deuteronomio recoge los discursos de despedida que Moisés dirigió al pueblo de Israel poco antes de su muerte. Para poder entenderlos correctamente, necesitamos estudiar previamente su contexto más amplio: desde la rebelión de Lucifer, hasta los cuarenta años que Israel acababa de pasar en el desierto.

  • El Gran Conflicto.

    • Dios es amor. Todo lo que emana de Él es amor. Lo que Él desea de sus criaturas es que lo amen de todo corazón (Dt. 6:5).
    • Pero el amor, para ser amor, debe ser ofrecido voluntariamente. Por eso, Dios creó seres libres, racionales, con la capacidad de entender y elegir.
    • Esto implica un riesgo. El riesgo es que alguien perfecto elija dejar de amar a Dios, cuestionar el gobierno divino, y rebelarse contra su Creador.
    • Así comenzó la rebelión de Lucifer. Un ángel perfecto y hermoso que, a pesar de su elevada posición en el Cielo, codició más (Ezequiel 28:11-19; Isaías. 14:12-15).
  • La humanidad rebelde.

    • La tercera parte de los ángeles apoyó la rebelión de Lucifer (Ap. 12:4). Desgraciadamente, también Adán y Eva decidieron creerle a él en lugar de confiar en Dios (Gn. 3:4-6).
    • Casi la totalidad de la humanidad dejó de amar y honrar a Dios, depravándose cada vez más. Entonces, Dios decidió destruir a los rebeldes con un diluvio (Gn. 6:13).
    • No obstante, en poco tiempo volvieron a adorar a sus ídolos y a enorgullecerse de sus propias obras. Nuevamente, Dios tuvo que intervenir. Destruyó la torre de Babel, confundió el lenguaje, y esparció a la humanidad por toda la Tierra (Gn. 11:5-8).
  • La simiente de Abraham.

    • Tras la dispersión de Babel, Dios llamó a un hombre –Abram, es decir, Abraham– para preservar a través de él y de sus descendientes el conocimiento de Dios, y dar a conocer al mundo el Plan de la Salvación.
    • A pesar de que la familia de Abraham no fue un ejemplo de perfección, y de que acabó esclavizada en Egipto, Dios seguía al control.
    • En medio de la ignorancia, el error, y la falta de conocimiento de la verdad, la simiente de Abraham (el pueblo de Israel) fue sacado de Egipto por Dios con mano poderosa, a través de su siervo Moisés. Su misión: heredar la Tierra Prometida, y ser una luz en el mundo para bendecir a todas las naciones.
  • El pacto del Sinaí.

    • Milagro tras milagro, Dios condujo a su pueblo hasta el Monte Sinaí para hacer un pacto especial con ellos.
    • Aunque el pacto estipulaba la obediencia a los Diez Mandamientos y al resto de las leyes, era un pacto de gracia. Israel era un pueblo especial porque Dios lo eligió, no porque pudiese ofrecer algo a Dios, ni porque tuviese ninguna cualidad especial (Dt. 7:7-8).
    • Israel se comprometió solemnemente a guardar este pacto. Nuevamente, la sangre sería el medio usado por Dios. Esta vez, para ratificar el pacto rociando al pueblo con ella (Éxodo 24:7-8).
  • 40 años en el desierto.

    • A pesar de las buenas intenciones del pueblo, lo cierto es que fueron incapaces de guardar el pacto. En la primera ausencia de Moisés, se hicieron un ídolo y lo adoraron (Éx. 32:1).
    • Cuando llegó el momento crucial de entrar en Canaán, su fe falló y se desanimaron (Nm. 14:3-4). A pesar de todo lo que habían vivido, se negaban a obedecer a Dios.
    • Como castigo, Dios les mantuvo 40 años en el desierto, hasta que una nueva generación estuvo preparada para poseer la tierra.
    • Ahora, Moisés es el encargado de animar a esta nueva generación y ratificar con ella el pacto. De esto trata el libro de Deuteronomio.

Para meditar:

“Los principios presentados en el libro de Deuteronomio para la instrucción de Israel deben ser seguidos por el pueblo de Dios hasta el fin del tiempo. La verdadera prosperidad depende de que continuemos fieles a nuestro pacto con Dios”. Elena G. White (Profetas y reyes, pg. 417).

PREÁMBULO DE DEUTERONOMIO: EL LIBRO 

La palabra “Deuteronomio”, el título del libro, deriva de la traducción griega (la Septuaginta) de una frase que se encuentra en Deuteronomio 17:18, “una copia de esta ley”, que significa literalmente “una segunda [es decir, una repetición] de esta ley”. Este título indica, no solo la repetición de la ley recibida originalmente en el monte Sinaí, sino también un repaso de las enseñanzas de Dios.

El título hebreo, Debarim (“palabras”), se toma de la primera frase del libro. Esta primera frase es paralela a la última de Números: “Estos son los mandamientos” (Nm. 36:16). De esta forma, entendemos que las “palabras” dirigidas por Moisés al pueblo son, en realidad, mandamientos de Dios. Así lo vemos en este preámbulo de Deuteronomio.

El libro contiene cuatro grandes discursos:

  • Repaso histórico (Dt. 1:1-4:43).
  • Repetición de la Ley (Dt. 4:44-28:6).
  • Llamado a guardar el pacto (Dt. 29-30).
  • Llamado final a leer y recordar la Ley, cántico de Moisés, su bendición, y su despedida antes de morir (Dt. 31-34).

La estructura general del libro, contenida en los tres primeros discursos, sigue el patrón de los antiguos tratados de pacto entre el soberano y su vasallo (egipcios e hititas):

  • Preámbulo (Dt. 1:1-5).
  • Prólogo histórico (Dt. 1:6-4:49).
  • Estipulaciones generales (Dt. 5-11).
  • Estipulaciones específicas (Dt. 12-26).
  • Bendiciones y maldiciones (Dt. 27-28).
  • Lealtad al Pacto y testigos (Dt. 29-30).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Librito oficial de Escuela Sabática

Hay un comentario

  • milena amador dice:

    Dios es Amor y 1 Corintios 13 nos muestra que el amor no se irrita, no guarda rencor… el amor nunca deja de ser y con lo poco o mucho que eh entendido de nuestro amado Salvador… solo nos ama y quiere lo mejor para nosotros… nos respeta y acepta nuestras decisiones nunca nos obliga ni castiga… entiendo el pentauteco fue escrito en una forma que no se mencionaban otros dioses porque los israelitas culturalmente venian de practicar adoracion a dioses en egipto… dioses buenos o malos y por esto nuestro Dios de amor asumio la mala parte pero desde mi punto de vista el diluvio fue un mensajes de amor que Dios predico a traves de Noe… un mensaje de salvación a una limpieza que pasaria… la gente decidio no ser parte de los salvos que abordaron el arca, y ellos mismos decidieron ser destruidos pero nuestro Dios preparo todo para su salvación…
    Nuestro Dios es un Dios paciente lleno de amor asi como nos lo mostro su hijo al venir con ese preciso proposito desvelar como veiamos a el padre… le veiamos como un Dios de castigos, que estaba bravo pero nooo Jesus nos mostro como es tan amoroso como el Padre del hijo prodigo…luego todo esto solo para decir que deberiamos mostrar mas desde este espectro… un abrazo y que el amor de nuestro Dios nos transforme y nos ayude a entender mejor su manera de actuar, su infinito amor y como quiere protegernos y pasar tiempo con nosotros para que seamos guiados por el.