Skip to main content

Lección 6 para el 6 de agosto de 2022: “LUCHANDO CON LA FUERZA DE CRISTO”.

Nadie está exento de dificultades en esta vida.

¿Cómo enfrentar el crisol de las dificultades, independientemente de su origen o finalidad?

¿Qué hace Dios cuando estamos en el crisol? ¿Podemos esperar que Él nos saque de la dificultad sin ninguna acción por nuestra parte? ¿Debemos salir del crisol por nuestro propio esfuerzo, sin esperar que Dios haga algo al respecto?

ES 6 T3 2022

  • El papel de la verdad:

    • La obra del Espíritu Santo.
      • ¿Puede Dios transformar inmediatamente a una persona? Sí. ¿Por qué no lo hace siempre?
      • La transformación del carácter es obra del Espíritu Santo (2 Co. 3:18).
        • Nos convence de la verdad de nuestro pecado, pero no nos obliga a arrepentirnos.
        • Convence de la verdad acerca de Dios, pero no nos obliga a creer en Él.
        • Nos convence de la verdad doctrinal, pero no nos obliga a aceptarla.
      • Satanás y sus ángeles no fueron obligados a creer en la bondad y el amor de Dios. Adán y Eva no fueron obligados a no pecar. Debemos decidir arrepentirnos y obedecer para que el poder de Dios entre y nos transforme.
  • El papel del libre albedrío:

    • Luchando con la fuerza de Cristo.
      • Pablo tenía una obra que realizar (Col. 1:28). Para poder realizar esta obra tuvo que hacer un gran esfuerzo (1 Co. 9:19-23). Cada día era una lucha por mantenerse preparado (1 Co. 9:26-27).
      • A pesar de todo ello, era consciente de la inutilidad de todo ese esfuerzo. Inútil, en cuanto dependiera únicamente de sus propias fuerzas. Útil y efectivo cuando lo hacía «por el poder de Cristo que obra en mí» (Col. 1 :29).
      • Así es en toda obra humana. No podemos esperar que Dios lo haga todo, ni hacerlo todo por nosotros mismos.
  • Los sentimientos y la voluntad.

    • En muchas ocasiones tomamos decisiones basándonos en sentimientos, independientemente de si estos son razonables o no; o de si son correctos o no.
    • Piensa en personas que tomaron este tipo de decisiones, como Eva (Gn. 3:6), David (2S. 11:2-4), o Pedro (Gál. 2:11-12). ¿Cuál fue el resultado?
    • Es un error tomar decisiones basándonos exclusivamente en nuestros sentimientos. Por eso, el apóstol Pedro nos aconseja: “usad de vuestro buen juicio” (1P. 1:13 DHHe). Nuestra mente, y no nuestros sentimientos, debe ser el timón que controle nuestras decisiones.
  • El papel del compromiso:

    • Tomar decisiones radicales.
      • Es necesario actuar en forma radical, no porque Dios haya hecho que la vida cristiana sea difícil, sino porque nosotros y nuestra cultura nos hemos alejado mucho de los planes de Dios.
      • Estamos llamados a colocarnos firmemente de parte de Dios y de la verdad (Jos. 1:7). A hacer un pacto con nuestros ojos, nuestros deseos y nuestros pensamientos, para no pecar (Job 31:1).
      • En definitiva, hemos de negarnos a nosotros mismos (Lc. 9:23). Cada decisión correcta nos ayudará para tomar la siguiente decisión correcta.
      • Si nos hemos alejado, el crisol puede ser el llamado de Dios para que tomemos la decisión radical de regresar a Él.
      • La cooperación divino-humana y el ejercicio de la voluntad no pueden ser un hecho aislado. Debemos perseverar en ello.
      • Jacob estaba pasando una gran crisis. Temía a su hermano. Necesitaba tener la seguridad de la protección divina. Oró, pero se encontró inmerso en una pelea (Gn. 32:24). Y no abandonó la lucha ni siquiera cuando fue herido por el ángel (Gn. 32:25). Ya sin fuerzas, se negó a abandonarse a la desesperación.
      • Debemos aferrarnos a Dios cada día con el mismo fervor con que Jacob se aferró al ángel en medio del dolor y la desesperación: «No te dejaré, si no me bendices» (Gn. 32:26).
      • Podemos vencer, luchando con la fuerza de Cristo.

Para meditar:

«Después de convencer de pecado, y de presentar ante la mente la norma de justicia, el Espíritu Santo quita los afectos de las cosas de esta tierra, y llena el alma con un deseo de santidad. «Él os guiará a toda verdad» (Juan 16:13), declaró el Salvador. Si los hombres están dispuestos a ser amoldados, se efectuará la santificación de todo el ser. El Espíritu tomará las cosas de Dios y las imprimirá en el alma». (Elena G. White, Los hechos de los apóstoles, pg. 43).

«Vi a ángeles malos que luchaban por las almas, y ángeles de Dios que los resistían […] Pero no es tarea de los ángeles buenos manejar las mentes contra la voluntad de los individuos. Si ceden al enemigo y no hacen ningún esfuerzo por resistirle, poco más pueden hacer los ángeles […]. Jesús no comisionará a los santos ángeles a que saquen de apuros a los que no hacen esfuerzo alguno por ayudarse a sí mismos». (Elena G. White, Mensajes para los jóvenes, pg. 37).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Librito oficial de Escuela Sabática

 

Deja un comentario