Skip to main content
En este sentido, un estudio publicado este año por la Universidad de Australia del Sur [2] señala que existe un vínculo directo entre niveles bajos de vitamina D y altos niveles de inflamación, lo que proporciona un biomarcador importante para identificar a las personas con mayor riesgo o gravedad de enfermedades crónicas, enfermedades neurodegenerativas y psicopatologías (como la depresión) con un componente inflamatorio.¿Recuerdas que, en líneas anteriores, mencioné que esto es de gran relevancia para nosotros, sobre todo después de haber vivido una pandemia? Una de las consecuencias de haber estado “encuarentenados” en casa fue la poca exposición que tuvimos al sol.

Cuando los rayos del sol tocan tu piel, tus tejidos comienzan a producir vitamina D. No necesitas broncearse o quemarte para obtener vitamina D del sol. Tu cuerpo, el cual ha sido maravillosamente creado, producirá toda la vitamina D que necesita para un día en aproximadamente un periodo de 20 a 25 minutos (si eres de tez clara) y de 40 a 45 minutos (si eres de tez oscura). Idealmente, esto debe hacerse en las primeras horas del día, sin bloqueador, o protector solar, y con el cuerpo lo más expuesto posible a los rayos UV.

En conclusión, la vitamina D es un nutriente clave para tu salud cerebral. Que el salir y tomar sol, disfrutar de la naturaleza y tener unos minutos de silencio sean parte de tu rutina diaria. Recuerda, no es lo que haces un par de veces a la semana… es lo que haces todos los días. ¡Te aseguro que sentirás la diferencia!

Referencias

[1]R. Nair, A. Maseeh, Vitamin D: The sunshine vitamin, en Journal of Pharmacology and Pharmacotherapy (2018); 3(2), pp. 118-126. Holick (2017); 357(3), pp. 266-81.

[2] A. Zhou, E. Hyppönen, Vitamin D deficiency and C-reactive protein: a bidirectional Mendelian randomization study, en International Journal of Epidemiology, 2022.

Autora: Cynthia Hurtado-Müller, licenciada en Psicología y Magíster en Psicopatología y en Neuropsicología. Es fundadora de la plataforma Neurofy (@neurofyok) y se desempeña como docente en la Universidad Adventista de Chile.
Publicación original: La vitamina D y tu salud cerebral

3 comentarios

  • Mariano Carrasco dice:

    Hola buenas tardes,me parece el tema muy interesante, y muy necesario para la salud, muchas gracias por compartirlo.
    Buena semana y que Dios os bendiga mucho.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Muchas gracias por comentar. Nos alegra haber podido ser de utilidad. Bendiciones.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Nos alegra haber podido ser de utilidad. Bendiciones, Mariano.