Skip to main content

Lección 8 para el 19 de noviembre de 2022: LA ESPERANZA DEL NUEVO TESTAMENTO.

Pablo llama a la Segunda Venida de Jesús la «esperanza bienaventurada» (Tito 2: 13). El Nuevo Testamento está repleto de referencias a este gran evento.

Esta esperanza está íntimamente ligada con la resurrección y la vida eterna con Jesús. No obstante, con el tiempo, la cristiandad ha perdido de vista la Segunda Venida y lo que ella conlleva. ¿Qué dudas se plantean actualmente acerca de estos temas?

Esperanza

  • ¿Desesperanzados?

    • La única vida después de la muerte que Pablo conocía comenzaba a partir de la resurrección. Por eso, él lo tenía muy claro: si no hay resurrección, no hay esperanza alguna para los que ya han muerto (1 Cor. 15: 16-18).
    • Nuestra esperanza no está en esta corta vida. Gracias a Jesús, nos espera una vida eterna sin pecado. Si perdemos de vista esa meta, lo perdemos todo.
  • ¿Cansados de esperar?

    • Antes de ascender al Cielo, Jesús prometió que regresaría (Juan. 14: 1-3). Es la última promesa registrada en la Biblia (Apoc. 22:20). Sin embargo, ya han pasado casi dos mil años. ¿Estás cansado de esperar?
    • Cuando Jesús venga, habrá pasado solo un instante desde la última vez que hayamos cerrado nuestros ojos. Piensa en Adán y Eva. Para ellos, Jesús no demora seis mil años, ya que no son conscientes del paso del tiempo.
    • No sabemos cuándo vendrá exactamente, pero vendrá.
  • ¿Somos inmortales?

    • En la sinagoga de Capernaúm, Jesús destacó tres conceptos básicos en cuanto a la vida eterna:
    • Incluso los que creemos en Jesús (y, por tanto, tenemos vida eterna) estamos sujetos a la muerte. Solo recibiremos la inmortalidad cuando resucitemos (1 Cor. 15: 52-53). Esto implica que los que no creen en Jesús tampoco son inmortales, ni lo serán jamás.
    • La inmortalidad es un don que se concede a los que ahora se alimentan del «pan vivo» (Juan. 6: 51)
  • ¿Necesitamos resucitar?

    • Pablo quiere que los tesalonicenses conozcan la realidad acerca de «los que duermen» (1 Tes. 4: 13).
    • Los que defienden la inmortalidad del alma, sostienen que la expresión «traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él» (1 Tse. 4: 14) implica que los santos muertos vendrán con Jesús para recibir su cuerpo.
    • Si esto es así, ¿para qué necesitan resucitar? Ya están con Jesús, no necesitan ser resucitados y ascender para estar con Él. (1 Tes. 4: 16-17).
    • ¿Por qué consolar a los creyentes con la esperanza de la resurrección, cuando sería más sencillo decirles: «no os preocupéis, los que durmieron ya gozan de la presencia de Jesús?». Nuestro consuelo, pues, está en la resurrección.
  • ¿Seremos raptados en secreto?

    • Una creencia muy extendida sostiene que 1ª de Corintios 15: 51 y otros textos, se refieren a un «rapto secreto» anterior a la Segunda Venida (los cristianos fieles serán transformados y llevados con Jesús, mientras que el resto se queda aquí).
    • Sin embargo, Pablo es muy claro con respecto al momento en el que se produce la transformación tanto de los santos vivos como de los muertos:
      • 1 Cor. 15: 52; 1 Tes. 4: 16. Una «trompeta final» anuncia el evento, y la voz misma de Dios llama a los muertos (mucho ruido para ser secreto)
      • 1 Tes. 4: 16-17. Luego, tanto vivos como resucitados son arrebatados
    • A este evento no se le llama «el rapto», sino «la venida del Señor» (1 Ts. 4:15).

Para meditar:

«Cristo va a venir en las nubes y con grande gloria. Le acompañará una multitud de ángeles resplandecientes. Vendrá para resucitar a los muertos y para transformar a los santos vivos de gloria en gloria […] Cuando miramos a nuestros muertos, podemos pensar en la mañana en que la trompeta de Dios resonará, cuando «los muertos serán resucitados, incorruptibles, y nosotros seremos transformados» (1 Co. 15: 52). Aun un poco más, y veremos al Rey en su hermosura. Un poco más, y enjugará toda lágrima de nuestros ojos. Un poco más, y nos presentará «sin mancha delante de su gloria, con gran alegría» Jud. 24. (Elena G. White, El Deseado de todas las gentes, p. 586).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Librito oficial de Escuela Sabática

Deja un comentario