Skip to main content

Lección 3 para el 15 de enero de 2022: JESÚS, EL HIJO PROMETIDO.

En Hebreos 1:1-5, tras hablar de la revelación de Dios a través de los profetas en el pasado, Pablo nos presenta a Jesús.

Jesús produjo, literalmente, un antes y un después en la historia de la humanidad.

Él fue el “Hijo” prometido, engendrado por Dios. Es el resplandor de su gloria. Sin embargo, es Dios mismo, el Creador del universo.

Jesús

  • “En estos postreros días”

    • La expresión “postreros días” (o “postreros tiempos”) se refiere, en general, a un tiempo lejano en el futuro (años después, o incluso siglos) [Dt. 4:30; Dn. 2:28].
    • Pero Hechos 2:17, Hebreos 1:2 y 1ª de Pedro 1:20 usan esta expresión para hablar del momento en el que Pablo y Pedro estaban viviendo. Esto implica que con Jesús comienzan los “postreros días”.
    • La muerte de Jesús fijó el destino de este mundo, aunque el fin está todavía por llegar. Lo que el Padre comenzó a hacer en la primera venida de Jesús lo completará en su segunda venida.
      • En los postreros días: Jesús resucitó è Somos nuevas criaturas è El reino de Dios está entre nosotros.
      • Al final del tiempo: Resucitaremos è Dios hará una nueva creación è Se instaurará el reino eterno.
  • “Nos ha hablado por el Hijo”

    • Durante 1.000 años, desde Moisés hasta Malaquías, Dios había estado hablando a través de los profetas. Luego, silencio.
    • Tras una brecha de unos 400 años, Dios rompió el silencio hablando a través del Hijo, Jesucristo.
    • Ahora, toda la Palabra de Dios transmitida por los profetas (es decir, el Antiguo Testamento) resultaba clara y nítida. Las promesas de Dios se cumplían en Jesucristo, y se nos daban nuevas promesas.
  • “El resplandor de su gloria”

    • Jesús es el resplandor, es decir, la luz que emana de la gloria de la Majestad (Dios Padre). Al mismo tiempo, es la imagen de su sustancia (una copia exacta) [Juan 14:9].
    • ¿Y qué es la gloria? En general, la gloria de Dios se muestra cuando Dios se aparece en forma velada, y su gloria se identifica con su presencia (Éx. 16:10; 1S. 15:29; 2Cr. 5:14; Sal. 26:8; Ez. 1:28).
    • Al predecir la obra de Jesús, Isaías dijo que “se manifestará la gloria de Jehová” (Isaías 40:5). Jesús, como Luz del mundo, nos ha revelado a Dios (Jn. 1:18; Jn. 17:26).
  • “Hizo el universo […] sustenta todas las cosas”

    • Hebreos 1:2-3 presenta a Jesús como Creador y Sustentador, mientras que el Antiguo Testamento muestra a Dios como único Creador y Sustentador del universo (Isaías 44:24; Nehemías 9:6).
    • Esto implica que Jesús es algo más que el “resplandor” de Dios. Es Dios mismo. Como Dios tiene la capacidad de crear. Es más, sin Él nada fue creado (Col. 1:16); y sin Él nada subsiste (Col. 1:17).
    • Jesús no solo nos creó, sino que también nos sostiene. Cada respiración, cada latido, cada momento de nuestra existencia se encuentra en Jesús, el Fundamento de toda la existencia creada.
  • “Yo te he engendrado hoy”

    • ¿Cómo puede ser Jesús a la vez Creador y criatura (engendrado)?
    • Hebreos 7:3 indica que Jesús es eterno; nunca ha sido creado.
    • Recibió el nombre de “hijo” cuando se encarnó como hombre (Lc. 1:32; Jn. 1:14). Sin embargo, el término “engendrado” no se refiere a la encarnación de Jesús.
    • Onésimo y los creyentes de Corinto fueron engendrados por Pablo (Filemón 1:10; 1Co. 4:15). De igual modo, el Padre engendró o “adoptó” a Jesús como Hijo al resucitarlo y sentarlo a su diestra (Rom. 1:3-4), cumpliendo así su labor mesiánica como Rey descendiente de David (2S. 7:12-14).

Para meditar:

“Como ser personal, Dios se ha revelado en su Hijo. Jesús, el resplandor de la gloria del Padre, “y la imagen misma de su sustancia” (Hebreos 1:3), vino a esta tierra en forma de hombre. Como Salvador personal, vino al mundo. Como Salvador personal, ascendió al cielo. Como Salvador personal, intercede en los atrios celestiales […]

Como la luz del mundo, veló el esplendor deslumbrante de su divinidad, y vino a vivir como hombre entre los hombres, a fin de que ellos pudieran conocer a su Creador sin ser consumidos”. Elena G. White (Testimonios para la iglesia, tomo 8, pg. 277).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Librito oficial de Escuela Sabática

Hay un comentario

  • Santiago Bernabe Valencia Chinchay dice:

    Es ejemplar y maravilloso descubrir hechos que para la mente humana están velados, pero revelados a través de su santa palabra, podemos tener la capacidad de interpretarlos y aprovecharlos para reforzar nuestro conocimiento y fe en nuestro amado Dios.