Espiritual

Escuela Sabática de jóvenes y adultos: Educación y redención

La obra de la redención debía restaurar en el hombre la imagen de su Hacedor. Este es el objetivo de la educación, el gran propósito de la vida.

Tags from the story
La obra de la redención debía restaurar en el hombre la imagen de su Hacedor. Este es el objetivo de la educación, el gran propósito de la vida.

Lección 8 para el 21 de noviembre de 2020

La Biblia presenta la historia de la humanidad bajo el prisma divino.

A través de sus páginas podemos ver a Dios educando a su pueblo y enseñándole Su gracia y el plan que ha preparado para su redención.

  • La educación redentora

    • El ser humano es la única criatura de este planeta que fue creado a imagen de Dios (Génesis 1:27).
    • Adán y Eva debían transmitir esta imagen a sus hijos. No obstante, a causa del pecado, ellos engendraron a sus hijos “a su semejanza” y no a la semejanza divina (Génesis 5:3).
    • Paulatinamente, la imagen de Dios se ha ido desfigurando de generación en generación. El propósito de la educación divina es restaurar en nosotros la imagen perdida de Dios a través de la Redención.
    • Este plan de Redención cubre desde el pecado hasta la Encarnación y la nueva Creación, y seguirá siendo nuestro tema de estudio por la eternidad.
  • Jesús como educador

    • Isaías 11:1-9 es una sorprendente profecía acerca del Mesías. En estos versículos, Jesús es presentado como educador:
      • Tendrá espíritu de sabiduría.
      • Juzgará con justicia.
      • Tendrá espíritu de consejo.
      • Tendrá espíritu de conocimiento.
      • Argüirá con equidad.
    • Nicodemo fue uno de los primeros en reconocer a Jesús como maestro (rabí).
    • Durante su conversación, Jesús le indicó que su don de enseñanza provenía de Dios (Juan 3:11-12). Es Dios el que capacita a cada educador para realizar su obra.
  • La Biblia como educadora

    • Pablo presentó a Timoteo la Biblia como el libro educador por antonomasia: “útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2ª de Timoteo 3:16). Cada una de sus divisiones tiene algo que enseñarnos.
    • ANTIGUO TESTAMENTO:
      • Pentateuco: Cómo vivir de acuerdo con el plan de Dios para nosotros.
      • Profetas primeros: Cómo puso en práctica Israel estos principios.
      • Profetas posteriores: Cuáles fueron sus errores y cómo evitarlos.
      • Escritos: Ejemplos prácticos de educación (buenos y malos)
    • NUEVO TESTAMENTO:
      • Libros históricos: Contienen gran cantidad de material educativo y cómo transmitirlo.
      • Epístolas paulinas y generales: Aplicaciones prácticas de la educación recibida.
      • Apocalipsis: Un vistazo al desarrollo educativo y su objetivo final.
  • Los hombres como educadores

    • Salomón disertó sobre las plantas y los animales, y compuso proverbios y cantares. Sus escritos nos enseñan cómo aplicar el conocimiento de forma práctica (es decir, ser sabios).
    • Él nos insta a alcanzar la sabiduría y usarla para educar a otros. De esta forma, nos convertimos en canales a través de los cuales Dios puede instruir a su pueblo (Proverbios 9:9-10).
  • El Espíritu Santo como educador

    • Antes de irse, Jesús prometió enviar al Espíritu Santo para, entre otras funciones, continuar con su labor educativa (Juan 14:26).
    • Él nos guía a toda verdad y nos enseña qué debemos decir, cuándo y cómo.
    • Su educación no procede “de la sabiduría humana sino del poder de Dios”, y no usa “la sabiduría de este mundo” sino que expone “el misterio de la sabiduría de Dios” (1ª de Corintios 2:5-7 NVI).
    • A través de Él, podemos llegar a estudiar incluso “las profundidades de Dios” (v. 10).
    • ¿Cuán profundo será ese estudio y cuánto acceso al aprendizaje habrá para quienes sean guiados por el Espíritu?

Para meditar:

La obra de la redención debía restaurar en el hombre la imagen de su Hacedor, devolverlo a la perfección con que había sido creado, promover el desarrollo del cuerpo, la mente y el alma, a fin de que se llevara a cabo el propósito divino de su creación. Este es el objetivo de la educación, el gran propósito de la vida”. Elena G. White (La educación, pg. 15).

“La Biblia es el libro de texto, y debería ser estudiada diligentemente, no como se lee cualquier libro. Debe ser para nosotros el libro que satisface las necesidades del alma. Este libro hará sabio para la salvación al hombre que lo estudie y lo obedezca”. Elena G. White (Cada día con Dios, 28 de abril).

“Los jóvenes deben ser aprendices para el mundo venidero. La perseverancia en la adquisición de conocimientos, regida por el temor y el amor de Dios, dará a los jóvenes crecidas fuerzas para el bien en esta vida; y los que saquen el mejor partido de sus oportunidades para alcanzar altas realizaciones, las llevarán consigo a la vida futura. Han procurado y obtenido lo que es imperecedero”. Elena G. White (Fundamentals of Christian Education, pg. 49).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Librito oficial de Escuela Sabática

Tags from the story
0