Espiritual

Escuela Sabática de adultos: Yo hago nuevas todas las cosas

«Nos invadirá (en la Tierra Nueva) una grandiosa ola de felicidad que irá ahondándose a medida que transcurra la eternidad”. (Elena G. White)

Tags from the story
"Nos invadirá (en la Tierra Nueva) una grandiosa ola de felicidad que irá ahondándose a medida que transcurra la eternidad”. (Elena G. White)

Con una exclamación de júbilo, se anuncia en el Cielo el momento de ir a la Tierra a recoger a los invitados a las bodas del Cordero.

Las escenas se suceden rápidamente: Jesús viene; Satanás es atado, y luego ataca por última vez; el mal es destruido para siempre; la tierra es renovada; y la nueva Jerusalén desciende majestuosa.

  • La invitación a la cena. Apocalipsis 19:1-10.

    • Apoc. 6:10 dejó una pregunta sin responder. Apocalipsis 19:2 la responde.
    • Al finalizar el juicio, el Cordero se desposa con la novia. Como en otras partes de la Biblia, se usa la ciudad como representación de sus habitantes (Lucas 13:34).
    • Los santos, vestidos con la justicia de Jesús que les ha sido imputada, son los invitados a la cena de las bodas que, con su presencia, engalanan la Nueva Jerusalén, la novia del Cordero (Ap. 21:9-10).
  • La Segunda Venida. Apocalipsis 19:11-21.

    • A Juan se le presenta una escena atípica de la Segunda Venida: un caballo blanco; Jesús con ropa teñida de sangre, seguido por ángeles montados a caballo. Dos nombres lo identifican claramente: “EL VERBO DE DIOS” y “REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES” (v. 13 y 16).
    • En el Cielo, en el desierto y en la cruz, Jesús derrotó a Satanás. Ahora lo derrotará nuevamente, junto con sus seguidores.
    • Una simbólica cena para las aves representa el momento cuando Jesús “destruirá con el resplandor de su venida” a los infieles (2ª de Tesalonicenses 2:8).
  • El milenio. Apocalipsis 20.

    • ¿Qué ocurrirá durante el milenio?
      • La tierra estará desolada (Jeremías 4:23-27; Isaías 6:11; Isaías 24:3).
      • Satanás y sus ángeles serán atados (no podrán engañar a nadie; v. 3).
      • Los justos reinarán con Cristo en el cielo (v. 4b).
      • Los redimidos juzgarán tanto a ángeles como a hombres (v. 4a; Dn. 7:22; 1Co. 6:3).
      • Segunda resurrección (todos los impíos; v. 5-6, 12).
      • Satanás es soltado de su prisión, porque ya tendrá a quien engañar (v. 7).
      • La Nueva Jerusalén desciende del Cielo (Ap. 21:2).
      • Satanás reúne a los resucitados para atacar Jerusalén (v. 8-9).
      • Los impíos son juzgados (v. 11-13).
      • Toda rodilla se dobla ante Cristo (Filipenses 2:10-11).
      • Satanás y los impíos son destruidos por fuego (v. 9-10, 14-15).
  • La nueva creación. Apocalipsis 21:1-8.

    • A Juan se le presenta la Tierra Nueva en términos de lo que habrá y no habrá.
    • Al fin, todos los interrogantes sobre la justicia de Dios habrán quedado resueltos y el dolor por la separación de los seres queridos habrá desaparecido. La felicidad reinará eternamente.
  • La nueva Jerusalén. Apocalipsis 21:9-22:5.

    • Aunque su descripción es evidentemente simbólica, la Nueva Jerusalén es una ciudad real.
    • Su forma cúbica nos recuerda al Lugar Santísimo del Templo, indicando así que será la morada de Dios en persona (Ap. 22:3-4).
    • Cada mes nos juntaremos para tomar del árbol de la vida, y cada sábado iremos a adorar juntos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo (Isaías 66:23).

Para meditar:

“No puede haber dolor en la atmósfera del cielo. En el hogar de los redimidos no habrá lágrimas, ni cortejos fúnebres, ni indicios de luto. “No dirá el morador: Estoy enfermo: el pueblo que morare en ella será absuelto de pecado”. Isaías 33:24.

«Nos invadirá una grandiosa ola de felicidad que irá ahondándose a medida que transcurra la eternidad”. Elena G. White (Testimonios para la iglesia, tomo 9, p. 228).

“El gran plan de la redención dará por resultado el completo restablecimiento del favor de Dios para el mundo. Se restaurará todo lo que se perdió a causa del pecado. No solo el ser humano, sino también la tierra, será redimida, para que sea la morada eterna de los obedientes. Durante más de seis mil años, Satanás ha luchado por mantener su dominio sobre la tierra. Pero se cumplirá el propósito original de Dios al crearla. “Después recibirán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el siglo, eternamente y para siempre”. Daniel 7:18”. Elena G. White (Patriarcas y profetas, p. 311).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Foto: Nagy Arnold en Unsplash

 

Tags from the story