Espiritual

Escuela Sabática de adultos: Testificar con el poder del Espíritu

Confiando en la eficiencia del Espíritu Santo, hemos de testificar de la misericordia, la bondad y el amor de un Salvador crucificado y resucitado.

Tags from the story
Confiando en la eficiencia del Espíritu Santo, hemos de testificar de la misericordia, la bondad y el amor de un Salvador crucificado y resucitado.

Lección 5 para el 1 de agosto de 2020

¿Qué relación tiene el Espíritu Santo con la testificación?

Sin el Espíritu el testimonio es yermo, no puede producir fruto para vida eterna. Por esa razón, Jesús les ordenó a sus discípulos que esperasen a recibir el poder del Espíritu Santo antes de comenzar la obra de testificación.

¿Qué hace el Espíritu Santo para que la testificación sea efectiva?

  • Capacita.

    • Antes de irse, Jesús prometió que vendría un Consolador (parakletos): el Espíritu Santo. Uno que nos ayudaría a realizar la misión que estaba por encomendarnos.
    • ¿Qué hace el Espíritu Santo? Acompañarnos; capacitarnos para dar testimonio; guiarnos en nuestras actividades; preparar los corazones de la gente; darnos las palabras adecuadas; convencer a las personas; animarnos a testificar; mostrarnos las ocasiones propicias; revelarnos a Jesús; moldearnos a Su imagen.
    • Testificar es colaborar con el Espíritu Santo.
  • Da crecimiento.

    • Hechos de los apóstoles narra la obra que el Espíritu Santo hizo por medio de aquellos que le dejaron obrar en sus vidas.
    • En ocasiones, las conversiones eran multitudinarias, de 3.000 o 5.000 personas (Hechos 2:41; 4:4). A veces se convertían familias enteras (10:44-48).
    • A causa de este crecimiento, se fundaban continuamente nuevas iglesias (16:5).
    • El Espíritu llenaba de poder al mensajero y tocaba personalmente el corazón de cada uno que le escuchaba.
    • Para Dios cada persona es importante. Él murió por todos y cada uno. Quiere que todos le conozcan y le acepten. Y nos ha escogido a nosotros para hacer esta obra.
  • Fortalece y guía.

    • La predicación del evangelio no se realiza sin dificultades. Pero el Espíritu fortalece a sus siervos, como lo hizo con Esteban, o con Pablo y Silas (Hechos 7:55; 16:25).
    • El Espíritu Santo anhela llenarnos de poder, fortalecernos, enseñarnos, guiarnos, unificarnos y enviarnos a la misión más importante del mundo, que es llevar a hombres y mujeres a Jesús y a su verdad.
  • Imparte la Palabra.

    • Al testificar, el Espíritu insta a los creyentes a basar su argumentación en la Palabra de Dios.
    • La Palabra de Dios tiene poder para cambiar vidas porque el Espíritu que inspiró a sus autores es el mismo que toca el corazón de cada lector sincero.
    • El Espíritu Santo toma a las personas tal como son, derriba sus prejuicios, transforma sus malos hábitos, y las llena de la gracia y la verdad de Cristo.
    • No hace distinción de hombre o mujeres, ricos o pobres, cultos o incultos.
    • Su poder no se ha acortado. Hoy sigue haciendo milagros de transformación entre todo tipo de personas.
    • No es nuestro trabajo cambiar o convertir a las personas, ése es el trabajo del Espíritu Santo. Nuestra obra es testificar.

Para meditar:

Hemos de dar un testimonio tan definido en cuanto a la verdad como es en Jesús, como lo dieron Cristo y sus apóstoles. Confiando en la eficiencia del Espíritu Santo, hemos de testificar de la misericordia, la bondad y el amor de un Salvador crucificado y resucitado, y ser así instrumentos mediante los cuales sean despejadas las tinieblas de muchas mentes, haciendo que de muchos corazones asciendan hasta Dios agradecimiento y alabanza. Hay una gran obra que ha de ser hecha por cada hijo e hija de Dios”. Elena G. White (Mensajes selectos, tomo 1, pg. 308).

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Photo by Eliott Reyna on Unsplash

 

Tags from the story
0