Espiritual

Escuela Sabática de adultos: Las siete últimas plagas

El pueblo de Dios no quedará libre de padecimientos; pero aunque perseguido y acongojado, y aunque sufra privaciones y falta de alimento, no será abandonado.

Tags from the story
El pueblo de Dios no quedará libre de padecimientos; pero aunque perseguido y acongojado, y aunque sufra privaciones y falta de alimento, no será abandonado.

Lección 11 para el 16 de marzo de 2019.

“Tú, temible eres tú; ¿y quién podrá estar en pie delante de ti cuando se encienda tu ira? Desde los cielos hiciste oír juicio; la tierra tuvo temor y quedó suspensa cuando te levantaste, oh Dios, para juzgar, para salvar a todos los mansos de la tierra” (Salmo 76:7-9).

Como un eco de la voz del salmista, Apocalipsis 15 muestra a aquellos que se mantendrán en pie cuando los juicios de Dios se derramen sobre la tierra impenitente, y el Señor venga para salvar a su pueblo (Apocalipsis 16).

  • El tiempo de las últimas plagas. Apocalipsis 15.

    • Cada habitante de nuestro planeta ha tenido la oportunidad de decidirse por adorar a Dios o a la bestia. Juan ve victoriosos a aquellos que se han decidido por Dios.
    • La escena cambia, y la atención de Juan se desvía hacia el cielo (v. 5). Allí, el tabernáculo se llena de humo. La función mediadora realizada en el santuario celestial ha terminado. El tiempo de gracia ha finalizado.
  • Caen las primeras plagas. Apocalipsis 16:1-11.

    • Al igual que las plagas que fueron derramadas sobre Egipto, éstas dejan al descubierto el endurecido corazón de los que han decidido adorar a la bestia (v. 2 y 9), y la impotencia del diablo para proteger a sus adoradores (v. 10-11).
    • Tras las devastadoras consecuencias de las primeras cuatro plagas, el mundo se vuelve hacia la bestia en busca de ayuda. Pero ésta es impotente para ayudar (su trono se llena, simbólicamente, de tinieblas).
  • La sexta plaga.

    • El río Éufrates se seca. Apocalipsis 16:12.

      • El secamiento literal del Éufrates fue lo que propició la caída de la antigua Babilonia en manos de Ciro.
      • Ante la imposibilidad del papado por ayudar a la humanidad, ésta se vuelve hacia el protestantismo apóstata. Finalmente, ambos pierden el apoyo mundial y queda preparado el camino para que Jesús venga a tomar posesión de lo que es suyo (v. 15).
    • El triple mensaje satánico. Apocalipsis 16:13-14.

      • Como una falsificación del triple mensaje angelical de Apocalipsis 14, el espiritismo (el dragón), el papado (la bestia) y el protestantismo apóstata (el falso profeta) envían al mundo su propio triple mensaje.
      • Como en ese momento Dios ya habrá retirado su Espíritu Santo, los hombres serán fácilmente engañados por las señales y milagros realizados, y volverán a ponerse del lado de estos poderes mundiales (ver 1ª de Tesalonicenses 2:11-12).
      • El fin es inminente: “He aquí, yo vengo como ladrón” (v. 15). Satanás lanza su último ataque.
    • La batalla de Armagedón. Apocalipsis 16:15-16.

      • En hebreo, Armagedón significa “monte de Meguidó”. No existe ningún lugar llamado así, aunque sí existe una zona en Palestina denominada “Meguidó”.
      • Este último ataque de Satanás tiene la intención de destruir a los fieles de Dios que han quedado. Cuando decidimos ser fieles hoy en medio de las tentaciones, nos estamos preparando para permanecer de pie durante esta última batalla.
      • Pero este ataque quedará interrumpido por el derramamiento de la séptima plaga (v. 17-21). Estos sucesos ocurrirán justo antes de “la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).

Para meditar:

“Mientras Jesús estuvo interpuesto entre Dios y el pecador, tuvo la gente un freno; pero cuando dejó de estar entre el hombre y el Padre, desapareció el freno y Satanás tuvo completo dominio sobre los finalmente impenitentes. Era imposible que fuesen derramadas las plagas mientras Jesús oficiase en el santuario; pero al terminar su obra allí y cesar su intercesión, nada detiene ya la ira de Dios que cae furiosamente sobre la desamparada cabeza del culpable pecador que descuidó la salvación y aborreció las reprensiones. En aquel terrible momento, después de cesar la mediación de Jesús, a los santos les toca vivir sin intercesor en presencia del Dios santo. Había sido decidido todo caso y numerada cada joya”. Elena G. White (Primeros escritos, pg. 280).

“El pueblo de Dios no quedará libre de padecimientos; pero aunque perseguido y acongojado y aunque sufra privaciones y falta de alimento, no será abandonado para perecer. El Dios que cuidó de Elías no abandonará a ninguno de sus abnegados hijos. El que cuenta los cabellos de sus cabezas, cuidará de ellos y los atenderá en tiempos de hambruna. Mientras los malvados estén muriéndose de hambre y pestilencia, los ángeles protegerán a los justos y suplirán sus necesidades. Escrito está del que “camina en justicia” que “se le dará pan y sus aguas serán ciertas”. “Cuando los pobres y los menesterosos buscan agua y no la hay, y la lengua se les seca de sed, yo, Jehová, les escucharé; yo, el Dios de Israel, no los abandonará”. Isaías 33:16; 41:17 (VM)”. Elena G. White (El conflicto de los siglos, pg. 613).

Resumen de Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Foto:Pawel Janiak en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.

Tags from the story