Espiritual

Escuela Sabática de adultos: La Biblia como historia

Cuando los científicos hablan desde un punto de vista puramente humano, con toda seguridad llegan a conclusiones erróneas.

Tags from the story
Cuando los científicos hablan desde un punto de vista puramente humano, con toda seguridad llegan a conclusiones erróneas.

Lección 10 para el 6 de junio de 2020

A finales del siglo XVIII, surge la denominada “Alta Crítica”, que se acercó a la Biblia despojándola de cualquier intervención sobrenatural, y dudando de la existencia de las personas y de los lugares mencionados en ella.

Ante el silencio general del cristianismo, surgió durante el siglo XIX la arqueología. Gracias a sus descubrimientos, la práctica totalidad de los postulados de la Alta Crítica han quedado totalmente desacreditados.

La llamada piedra moabita, por ejemplo, es un relato paralelo a 2ª de Reyes 3 en el que se mencionan personajes y nombres bíblicos: “Yo soy Mesha […] rey de Moab […] Omri, rey de Israel, había oprimido a Moab […] tomé de allí los vasos (?) de YHWH […] vivía en él la casa de [D]avid”.

  • Una historia confirmada:

    • Los primeros reyes.
      • Durante un tiempo, se consideró a David y Salomón como reyes míticos. Pero la arqueología ha descubierto la ubicación de Efes-damim (la actual Khirbet Qeiyafa), Soco, Azeca y Ela (el campamento de Saúl).
      • El enfrentamiento entre David y Goliat ocurrió en un lugar real entre ejércitos reales.
      • También se ha encontrado el nombre de uno de los hijos de Saúl, Es-baal (1Cr. 8:33) grabado en una vasija fechada alrededor del año 1000 a.C., y la mención de la casa de David en una inscripción del rey Hazael de Damasco.
    • La invasión asiria.
      • En 701 a.C. Senaquerib invadió Judá destruyendo completamente a Laquis y sitiando a Jerusalén. En su palacio en Nínive aparece un registro de la destrucción de Laquis.
      • En el “prisma de Senaquerib” podemos leer que no pudo tomar Jerusalén, sino que “[A Ezequías] encerré en Jerusalén, su residencia real, como a un pájaro en una jaula”.
      • El historiador griego Herodoto (s. V a.C.) creía que Sammuramat fue reina de la mítica Babilonia, que reconstruyó y magnificó. También desconocía la existencia de Nabucodonosor o Belsasar.
      • Hoy sabemos que Sammuramat fue reina de Asiria, que Nabucodonor reconstruyó Babilonia, y que Belsasar fue corregente con su padre Nabodino.
      • También podemos contemplar en el museo de Pérgamo (Alemania) la imponente puerta de Ishtar, que daba acceso a la ciudad de Babilonia.
    • Jesús.
      • Por supuesto, la Alta Crítica puso también en tela de juicio la existencia del propio Jesús. Alegaban la falta de registros de la existencia de él o de cualquiera de sus contemporáneos (Poncio Pilato, Caifás, etc.).
      • Hoy contamos con un monumento del siglo I d.C. con la inscripción: “Poncio Pilato, gobernador de Judea”.
      • También se ha encontrado la caja funeraria de Caifás y su familia. Todo esto corrobora el relato de los evangelios, y del historiador contemporáneo Flavio Josefo.
      • Nuevamente, el relato bíblico demuestra ser históricamente confiable.
  • Una historia confiable.

    • La Biblia está formada principalmente por relatos históricos. Relatos reales y confiables, tal como hemos visto.
    • Las evidencias arqueológicas pueden apoyar nuestra confiabilidad en la Biblia, pero no pueden ser la base de nuestra fe.
    • La Biblia va mucho más allá de la historia. Nos muestra a hombres y mujeres de fe. Personas que creyeron en Dios y siguieron sus instrucciones.
    • Actos de fe y confianza que nos inspiran a seguir su ejemplo (Hebreos 11).
    • A través de la acción del Espíritu Santo, la Biblia transforma vidas, nuestras vidas.

Para meditar:

“Dios ha permitido que un torrente de luz inunde al mundo con descubrimientos científicos y artísticos; pero cuando hombres llamados científicos pronuncian discursos y hablan sobre estos temas desde un punto de vista puramente humano, con toda seguridad que llegan a conclusiones erróneas… Los que dudan de la confiabilidad de los relatos del Antiguo y del Nuevo Testamento serán conducidos un paso más allá, y dudarán de la existencia de Dios; permiten entonces que su ancla se les escape de las manos, y son abandonados para que se golpeen contra las rocas de la incredulidad”. Elena G. White (Mensajes selectos, tomo 3, pg. 351).

Mira aquí el comentario del programa ESV de esta semana

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Res ponsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Photo by Siavosh Hosseini on Unsplash

Tags from the story
0