Espiritual

Escuela sabática de adultos: El sábado, un día de libertad

Dios puso el sábado para que el hombre cesara su trabajo, mirara la tierra y los cielos, y pudiese reflexionar en el amor de Dios y corresponderlo.

Dios puso el sábado para que el hombre cesara su trabajo, mirara la tierra y los cielos, y pudiese reflexionar en el amor de Dios y corresponderlo.

Lección 3 para el 20 de julio de 2019

Uno de los mandamientos de “la ley de la libertad” (Santiago 2:12) nos insta a guardar el sábado. Este día nos liberta del trabajo, de la soledad, del estrés, etc. Nos permite relacionarnos libremente con nuestro Creador y Libertador. También nos enseña a confiar en el cuidado de Dios por nosotros, a practicar la igualdad y a preocuparnos por los enfermos y los necesitados.

  • ¿Cómo guardar el sábado?

    • Dios quiso recordar este día a los israelitas de una manera práctica (Éxodo 16):
      • Suplió sus necesidades enviándoles “pan del cielo” (v. 4a).
      • Los animó a confiar en Él, recogiendo únicamente la parte que necesitaban para el día (v. 4b).
      • Realizó un milagro cada semana para enseñarles a descansar el séptimo día, sin preocuparse de trabajar para suplir sus necesidades (v. 6, 23).
    • La doble porción que no se agusanaba les enseñaba cómo debían disfrutar del sábado en compañía de Dios.
  • ¿Por qué guardar el sábado?

    • Éxodo 20:8-11 nos invita a recordar el poder creador de Dios, y a descansar este día como Él lo hizo (Génesis 2:2).
    • Deuteronomio 5:15-15 nos invita a recordar el poder redentor de Dios, que sacó de la esclavitud a Israel, y nos libera de la esclavitud del pecado.
    • El sábado es el momento de detener el frenético ritmo de nuestra vida, y reunirnos juntos y crecer espiritualmente en torno a nuestro Creador y Redentor.
    • Dios ha hecho del sábado una señal distintiva que deben tener aquellos que quieren adorarlo en el tiempo y forma que Él desea ser adorado (Ezequiel 20:12).
  • ¿Quién tiene que guardar el sábado?

    • El beneficio del descanso sabático debe extenderse a todos, sin importar la edad, el sexo, o la condición social. Incluso los animales deben descansar en ese día.
    • Debemos invitar también a disfrutar de este día a aquellos que, estando en nuestra casa, no acostumbran a guardarlo.
    • Como recordatorio de la Redención, la correcta observancia del sábado elimina toda barrera interpersonal, haciéndonos a todos iguales (Gálatas 3:28).
  • ¿Qué es lícito hacer en sábado?

    • Los fariseos habían rodeado el sábado de reglas tan rigurosas que solo se podían otorgar a un enfermo los cuidados indispensables, pero no sanarlo (Lucas 13:14).
    • Pero los Evangelios resaltan la necesidad de aliviar a los afligidos, y realizar obras de misericordia y benevolencia, relatando siete curaciones realizadas (algunas intencionalmente) en este día.
      • El hombre de la mano seca (Mateo 12:9).
      • Un endemoniado (Marcos 1:21-28).
      • La suegra de Pedro (Lucas 4:38-39).
      • La mujer encorvada (Lucas 13:10-17).
      • El hombre hidrópico (Lucas 14:1-6).
      • El paralítico de Betesda (Juan 5:1-18).
      • Un ciego de nacimiento (Juan 9).
    • ¿La tierra también guarda el sábado?

      • Un año de cada siete –el año sabático– y un año por cada siete semanas de años –el jubileo–, la tierra debía quedar en barbecho, sin ser sembrada ni cosechada (Levítico 25).
      • Durante el sábado de la tierra, debían compartir lo que tenían con los necesitados. No debían cosechar ni almacenar el producto de los campos.
      • El sábado nos invita a dejar de preocuparnos por nosotros mismos, y a buscar “primeramente el reino de Dios y su justicia” (Mateo 6:33).

Para meditar:

“[El hombre] Tiene que atender a las exigencias de la vida, cuidar a los enfermos y satisfacer las necesidades de los indigentes. Dios no quiere que ninguna de sus criaturas sufra por una hora siquiera un dolor que pueda ser aliviado en sábado o en cualquier otro día.

La obra del cielo no se detiene nunca y nosotros no debemos cesar de hacer bien. La ley del sábado nos prohíbe que hagamos nuestro propio trabajo en el día de reposo de Jehová. La labor de ganarse la vida debe suspenderse; ningún quehacer que tenga por objeto la consecución de placeres o provechos mundanos resulta lícito. Mas el sábado no debe pasarse en inútil ociosidad […] Dios … nos manda que dejemos a un lado nuestras ocupaciones diarias y que dediquemos esas horas sagradas al reposo saludable, al culto y a obras de santidad”. Elena G. White (Cristo nuestro Salvador, pg. 64).

“Dios es misericordioso. Sus requerimientos son razonables y concuerdan con la bondad y la benevolencia de su carácter. El sábado fue creado para que toda la humanidad recibiese beneficio. No fue hecho el hombre para adaptarse al sábado; sino que el sábado fue hecho después de la creación del hombre, para satisfacer sus necesidades. Después que Dios hubo hecho el mundo en seis días, reposó y luego santificó y bendijo el día en que había reposado de todas sus obras que había creado y hecho.

Puso aparte ese día especial para que el hombre descansase en él de su trabajo, a fin de que mientras mirase la tierra y los cielos, pudiese reflexionar que Dios había hecho todo esto en seis días y reposado en el séptimo, y que al contemplar las pruebas tangibles de la sabiduría infinita de Dios, su corazón se llenase de amor y reverencia hacia su Creador”. Elena G. White (Testimonios para la iglesia, tomo 2, pg. 516).

Mira aquí el comentario de la E.S. de esta semana

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Photo by Kyle Cottrell on Unsplash