Espiritual

Escuela Sabática de adultos: Del polvo a las estrellas

No se auguran tiempos fáciles, pero se nos asegura que –cuando acabe la batalla–, al igual que Daniel, recibiremos nuestra heredad.

Tags from the story
No se auguran tiempos fáciles, pero se nos asegura que –cuando acabe la batalla–, al igual que Daniel, recibiremos nuestra heredad.

Lección 13 para el 28 de marzo de 2020.

El libro de Daniel comienza con el rey de Babilonia derrotando a Jerusalén, y llevando cautivo al pueblo de Dios. En su último capítulo, nos muestra a Miguel levantándose y defendiendo al pueblo de Dios. No se auguran tiempos fáciles, pero se nos asegura que –cuando acabe la batalla–, al igual que Daniel, recibiremos nuestra heredad al final de los días (Daniel 12:13).

  • El tiempo del fin:

    • Miguel se levanta. Daniel 12:1a.

      • El acto de levantarse va unido, en muchas ocasiones, a acciones militares. Miguel actúa como un líder militar que protege a su pueblo y lo conduce de una manera especial durante las últimas etapas del Gran Conflicto.
      • Pero también se usa en escenarios de juicio. Miguel se levanta también como abogado, con autoridad para representar al pueblo de Dios en el tribunal celestial.
    • El tiempo de angustia. Daniel 12:1b.

      • Este tiempo de angustia no se refiere a la angustia general que precederá a la Venida de Jesús (Lucas 21:25), sino a una angustia que afectará solo al pueblo de Dios: ¿Estarán perdonados mis pecados?
      • Esta angustia comenzará cuando termine el tiempo de gracia y Dios retire su Espíritu de la tierra (Apocalipsis 22:11), mientras son derramadas las primeras plagas.
      • Pero todos los que se hallen “escritos en el libro” serán librados. ¿Qué libro?
      • Sin duda se trata del Libro de la Vida (Filipenses 4:3, Apocalipsis 3:5; 20:5). Todos los que hemos aceptado a Jesús, sin apostatar, permanecemos escritos en este libro. ¡Salvos por la fe en Jesús!
    • La resurrección. Daniel 12:2-3, 13.

      • Las dos referencias explícitas a la resurrección (v. 2 y 13), implican que la vida eterna se recibirá en ese momento, y no al morir. Mientras tanto, justos e injustos duermen el sueño de la muerte.
      • Entre la muerte y la resurrección no se puede hacer nada, ni hay pensamiento consciente (Eclesiastés 9:5, 10), ni siquiera se puede alabar a Dios (Salmo 115:17).
      • Lo realmente importante es si resucitaremos para vida o para muerte. Es una decisión que debemos tomar ahora, mientras aún hay tiempo y esperanza.
  • El tiempo de espera:

    • El tiempo sellado. Daniel 12:4, 8-9

      • A diferencia del libro de Apocalipsis, Daniel es un libro sellado (Apocalipsis 22:10). Sin embargo, hay un momento en la historia cuando el sello se rompe y el contenido del libro puede ser entendido: el tiempo del fin.
      • ¿Cuándo comienza el tiempo del fin? Como vimos en el estudio de Daniel 11:40, la revolución francesa y el encarcelamiento del Papa por las tropas napoleónicas (1798) marcan el comienzo del tiempo del fin.
      • A partir de ese momento, muchos estudiosos en Inglaterra, José Wolff en Medio Oriente, Manuel Lacunza en América del Sur y Guillermo Miller en los Estados Unidos, junto con muchos otros, comienzan a estudiar a Daniel y llegan a la conclusión de que la Venida de Jesús está cercana.
    • El tiempo revelado. Daniel 12:5-7, 10-12.

      • Finalizada la explicación de Gabriel, un ángel le pregunta a Jesús (el varón vestido de lino): “¿Cuándo será el fin?” (v. 6). Jesús jura que el fin llegará después de un periodo de 1.260 años (3 tiempos y medio).
      • Daniel solicita una aclaración más detallada (v. 8). Como respuesta, se le dan dos periodos proféticos: 1.290 y 1.335 años.

Para meditar:

“La historia que el gran Yo Soy ha trazado en su Palabra, al unir los eslabones de la cadena profética desde la eternidad pasada hasta la eternidad futura, nos dice dónde estamos hoy en el transcurso de los siglos, y qué es lo que se puede esperar del futuro. Todo lo que la profecía anunció que sucedería hasta el presente, ha sido registrado en las páginas de la historia, y podemos estar seguros de que todo lo que falta se cumplirá en su orden”. Elena G. White (La educación, pg. 161).

Mira aquí el comentario del programa ESV de esta semana

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Res ponsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen: Photo by Thomas Martinsen on Unsplash

Tags from the story
0