Espiritual

Escuela Sabática de adultos: Del foso de los leones al foso del ángel

La vida de Daniel es un ejemplo de que se puede llegar a ser un hombre o mujer íntegro/a, aun en esta vida, si se hace de Dios la fuente de nuestra fuerza.

Tags from the story
La vida de Daniel es un ejemplo de que se puede llegar a ser un hombre o mujer íntegro/a, aun en esta vida, si se hace de Dios la fuente de nuestra fuerza.

Lección 7 para el 15 de febrero de 2020

Daniel, tercero en el reino de Babilonia, fue nombrado uno de los tres gobernadores bajo el gobierno de Darío el Medo, en Babilonia. Con más de ochenta años, seguía siendo tan fiel a Dios como lo era setenta años antes, cuando fue llevado cautivo a Babilonia (Daniel 1).

  • Un hombre perfecto. Daniel 6:1-5

    • Darío observó la fidelidad de Daniel, y pensó en ponerlo sobre todo el reino.
    • Esto despertó en los gobernadores el terrible pecado de los celos (antiguo pecado que provocó la caída de Lucifer), pues anhelaban el cargo propuesto para Daniel.
    • Cuando investigaron sobre el proceder de Daniel, los gobernadores observaron que era buen administrador, íntegro, diligente, insobornable, confiable, honrado, fiel y leal, sin vicio alguno.
    • Decidieron atacarle en su propia fidelidad. Estaban seguros de que, ante la prueba, preferiría ser fiel a la ley de Dios antes que a la ley del imperio.

  • Un hombre perseguido. Daniel 6:6-9

    • Para una mayor eficiencia, el rey había descentralizado la Administración nombrando 120 sátrapas. Existía el riesgo de que alguno de ellos pudiese usar este poder para conspirar contra el rey.
    • Se propuso una medida para asegurarse la lealtad de sus dirigentes: durante un periodo de tiempo determinado todas las peticiones tendrían que pasar directamente por el rey.
    • Añadir las peticiones a los dioses era tanto un guiño a la vanidad del rey (que no estaba acostumbrado a ser representante de la divinidad), como un ataque directo contra Daniel.
  • Un hombre de oración. Daniel 6:10

    • Daniel no hizo ningún intento de ocultar sus hábitos de oración, a pesar del decreto real. Simplemente, continuó con su costumbre de orar mirando hacia Jerusalén (2Cr. 6:20-40).
    • La adoración es el punto central en el conflicto entre el bien y el mal. ¿A quién adoraremos y cómo vamos a hacerlo? Cuando la lealtad a Dios y la lealtad al estado entren en conflicto, ¿qué haremos?
    • Nuestra decisión en ese momento dependerá de nuestra actitud ahora. ¿Oro a Dios cada día? ¿Acostumbro a apartar el sábado para adorar a Dios? ¿Cómo es mi relación diaria con Jesús?
  • Un hombre protegido. Daniel 6:11-23

    • Los gobernadores presentaron a Daniel como un extranjero cautivo que desobedecía abiertamente las órdenes del rey, sin hacer mención alguna a sus grandes cualidades.
    • Durante todo el día, Darío trató de proteger a Daniel y librarlo de la muerte, pero sin conseguirlo (Juan 19:12).
    • La fidelidad y ejemplo de Daniel ahondó tanto en el espíritu del rey, que exclamó: “El Dios tuyo, a quien tú continuamente sirves, él te libre” (v. 16).
    • Y Dios envió su ángel para proteger a Daniel.
  • Un hombre vindicado. Daniel 6:24-28

    • Daniel había pagado su “crimen” según establecía el decreto. Entonces, Darío se volvió contra los verdaderos criminales (celosos, mentirosos y traicioneros).
    • Su rápida muerte contrastaba con la milagrosa protección de Daniel.
    • Darío vindicó a Daniel y lo ratificó en su puesto.
    • También vindicó al Dios de Daniel, como una anticipación a la vindicación final, cuando toda rodilla se doble ante el Rey de reyes.

Para meditar:

“Aunque sus pasiones [de Daniel] eran similares a las nuestras, la pluma inspirada nos lo presenta con un carácter sin mancha. Su vida es un ejemplo vivo de que se puede llegar a ser un hombre íntegro, aun en esta vida, si se hace de Dios la fuente de nuestra fuerza y se aprovechan sabiamente las ocasiones y los privilegios que estén a nuestro alcance… [Daniel] Sentía la necesidad de alimentar su alma con la oración y cada mañana suplicaba sinceramente ante Dios. Nada lo habría privado de este privilegio, ni siquiera la amenaza del foso de los leones impidió que continuara orando.

Daniel amaba, temía y obedecía a Dios. Y aun así no huyó del mundo para evitar su influencia corruptora. La providencia de Dios lo puso en el mundo, aunque no era del mundo. Rodeado de todas las tentaciones y las fascinaciones de la vida cortesana, conservó la integridad de su alma, con una adherencia a los principios que era firme como una roca. Hizo de Dios su fuerza y él no lo olvidó en el momento de mayor necesidad”. Elena G. White (Testimonios para la iglesia, tomo 4, pg. 562).

Mira aquí el comentario del programa ESV de esta semana

Autor: Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es
Imagen:Photo by Mika Brandt on Unsplash

 

Tags from the story