Lección 7 para el 19 de mayo de 2018.

Mateo 24 y 25

Jesús predijo la destrucción de Jerusalén y la comparó con los eventos que sucederían antes de la Segunda Venida.

Estas señales se produjeron con exactitud en el año 70, y se repiten hoy con la misma exactitud.

  • Mateo 24: Las señales del fin.

    • La condición del mundo.

      • En Mateo 24, Jesús muestra la condición física, moral y espiritual del mundo justo antes de su Venida.
      • Habitualmente, podemos encontrar referencias a estos hechos en las noticias de cada día.
      • A pesar de los avances tecnológicos y sociales, la única esperanza de un mundo mejor la tenemos en la promesa de Jesús: “Vendré otra vez” (Juan 14:3).
    • Enfrentando oposición.

      • Antes del fin, señalar con claridad el pecado, o mantenerse fiel a los mandamientos de Dios, será causa de odio, persecución y muerte (Mateo 24:9).
      • Esto nos enfrentará a la decisión de abandonar nuestra fe, o permanecer fieles. Recordemos: “el que se mantenga firme hasta el fin será salvo”.
        (Mateo 24:13 NVI).
      • Según Mateo 7:24-27, ¿cómo puedo mantenerme firme hasta el fin?
    • La “abominación desoladora”.

      • Daniel 9:27 presenta a Roma como el desolador que lleva sobre su ala las abominaciones. Esto se cumplió el año 70 d.C., al profanar la ciudad de Jerusalén y el propio templo.
      • Este pasaje es parte de la explicación de la profecía de Daniel 8:11-14. Su cumplimiento es doble. Al igual que Roma profanó el templo de Jerusalén, la Roma Papal profana el ministerio de Jesús en el Santuario Celestial.
    • Mateo 25: Preparándose para el fin.

      • La parábola de las diez vírgenes.

        • Las diez vírgenes representan a la iglesia pura, que se prepara para el encuentro con su Señor.
        • Todas tienen el Espíritu Santo que les permite ser pequeñas luces en este mundo. Todas se duermen en un momento dado de su experiencia.
        • Solo cuando llega la crisis, aparece la diferencia entre ellas. Las que se conformaron con una relación superficial con Dios, se ven incapaces de mantenerse brillando en un mundo hostil.
        • Las que han puesto a Dios en primer lugar en sus vidas, perseveran hasta el fin.
      • La parábola de los talentos.

        • El Espíritu Santo nos da gratuitamente a cada uno los talentos (dones) que somos capaces de administrar. Espera que los pongamos al servicio de los demás para que, al regresar, reciba lo suyo (nosotros) con intereses (aquellos que han sido tocados por el ejercicio de nuestros dones).

Para meditar:

“Dios ha señalado a cada uno su obra. Tanto los más humildes como los más poderosos han sido dotados de una influencia que debe ejercerse del lado del Señor, y debieran dedicarle a él sus talentos, cada uno trabajando en el puesto de deber que se le ha asignado. El Señor espera que cada uno haga lo mejor de que es capaz. Cuando brilla la luz en el corazón, él espera que nuestra obra corresponda a nuestra luz, de acuerdo con la medida de la plenitud de Cristo que hemos recibido. Cuanto más usemos nuestro conocimiento y ejercitemos nuestras facultades, tanto mayor conocimiento tendremos, tanto más capacitados seremos para hacer una obra mayor y mejor”. Elena G. White (Testimonios para los ministros, pg. 165).

Si alguna vez hubo un tiempo en que tuvimos necesidad de fe e iluminación espiritual, es ahora. Los que están velando con oración y escudriñando diariamente las Escrituras con el ferviente deseo de conocer y hacer la voluntad de Dios, no serán extraviados por ninguno de los engaños de Satanás”. Elena G. White (En los lugares celestiales, 9 de diciembre).

Vídeo de la lección completa: Punto de encuentro con la Biblia:

Para más recursos relacionados con la E.S. visita el sitio oficial: escuelasabatica.adventista.es

Resumen de Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Video de HopeMedia.

Foto: SHTTEFAN en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.