Lección 8 para el 24 de noviembre de 2018.

Un elemento unificador es compartir una doctrina común (Hechos 2:42).

Compartir las mismas doctrinas fundamentales, aunque podamos tener pequeñas diferencias en asuntos menores, unifica a los creyentes de todo el mundo.

La Iglesia Adventista del Séptimo Día comparte muchas doctrinas con otras iglesias cristianas. No obstante, retiene doctrinas bíblicas específicas que, juntas, la diferencian de cualquier otro grupo religioso.

  • El Evangelio eterno.

    • ¿Qué es el evangelio eterno? Es la buena noticia de que Jesús, con su muerte, nos ha reconciliado con Dios (Romanos 3:24-25).
    • Jesús es la propiciación por nuestros pecados (1ª de Juan 2:2; 4:9-10; 2ª de Pedro 2:21-24).
    • Los que aceptamos a Jesús estamos unidos en una fe y en una misión: proclamar el evangelio eterno.
  • La Segunda Venida de Cristo.

    • Creemos que Jesús regresará a la Tierra, y que lo hará tal como Él lo indicó (Hechos 1:11; Mateo 24:26-27; Apocalipsis 1:7; 1ª de Corintios 15:52; 1ª de Tesalonicenses 4:13-18).
    • La Segunda Venida nos une en la esperanza, en el anhelo de pasar la eternidad con el Dios de amor y gracia.
  • El Santuario celestial.

    • En toda la Biblia se encuentran referencias a un Templo o Santuario celestial, morada de Dios (Salmo 11:4; 102:19; Apocalipsis 7:15; 15:5; Hebreos 9:24).
    • Podemos entender las funciones de este Santuario a través del santuario terrenal y sus servicios. La razón de ser de este Santuario es la eliminación del pecado.
    • Jesús, el Sumo Sacerdote del Santuario celestial, vive allí para interceder por nosotros (Hebreos 7:25).
    • El ministerio de Cristo en el Santuario celestial nos une al reconocer nuestra necesidad continua de la misericordia de Dios.
  • El sábado.

    • El sábado en el Antiguo Testamento: En la Creación, Dios bendijo y santificó el sábado (Génesis 2:3); es un tiempo apartado para el encuentro de Dios con su pueblo (Levítico 23:3); es una señal distintiva del pueblo de Dios (Ezequiel 20:20).
    • El sábado en el Nuevo Testamento: Jesús guardó el sábado, y enfatizó su labor sanadora (Lucas 13:10-17); los apóstoles guardaron el sábado y predicaban en él tanto a judíos como a gentiles (Hechos 13:44; 16:13).
    • El sábado hoy: Nos recuerda la liberación del pecado (Deuteronomio 5:15); reconocemos que Dios es el dueño de nuestra vida y nuestro tiempo (Éxodo 20:8-11)
    • El sábado nos une en un descanso espiritual en Cristo (Isaías 58:13-14).
  • El estado de los muertos.

    • Solamente en Dios habita la inmortalidad (1ª de Timoteo 6:15-16). Él nos la concederá en la Segunda Venida (1ª de Corintios 15:50-55; 1ª de Tesalonicenses 4:13-18).
    • Mientras tanto, al morir, dormimos hasta el momento en que seamos despertados por la voz de Jesús (Eclesiastés 9:5-6, 10; Salmo 146:4; 115:17; Juan 11:11-15; Juan 5:28).
    • Nuestra interpretación del estado de los muertos nos une al reconocer nuestra finitud y dependencia de Dios para cada aliento de vida.

Para meditar:

“Aunque tenemos una labor individual y una responsabilidad individual ante Dios, no hemos de aferrarnos a nuestro propio criterio sin consideración a las opiniones y sentimientos de nuestros hermanos, pues semejante proceder acarrearía el desorden en la iglesia. Los predicadores tienen el deber de respetar el criterio de sus hermanos; pero sus relaciones entre unos y otros, así como las doctrinas que enseñen, deben estar comprobadas en la piedra de toque de la ley y el testimonio. Por lo tanto, si los corazones están dispuestos a recibir enseñanza, no habrá divisiones entre nosotros. Algunos propenden al desorden y se apartan de los grandes lindes de la fe; pero Dios mueve a sus ministros para que tengan unidad de espíritu y doctrina”. Elena G. White (Testimonios selectos, tomo 1, pg. 201).

Mira la lección completa en: Punto de encuentro con la Biblia.

Para más recursos relacionados con la E.S. visita el sitio oficial: escuelasabatica.adventista.es

Resumen de Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Foto: Aaron Burden en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.