Lección 5 para el 3 de noviembre de 2018.

En los comienzos de la iglesia podemos ver un claro ejemplo de unidad.

¿Cómo se consiguió esta unidad? ¿Es posible alcanzar esa misma unidad en la iglesia hoy?

  • La preparación.

    • Antes de dejarlos, Jesús les prometió a sus seguidores que vendría el Consolador.
    • Durante 10 días, se prepararon para recibir este don:
      • Recordaban el tiempo pasado con Jesús.
      • Se arrepentían y confesaban sus pecados.
      • Rogaban por el Espíritu Santo.
      • Dejaban aparte sus diferencias
  • La obra del Espíritu Santo.

    • La fiesta de Shavuot (semanas) o Pentecostés (día 50) era una doble celebración.
      • Por un lado, se conmemoraba la entrega de la Ley en Sinaí. El nacimiento de la nación de Israel coincidía con el nacimiento de la Iglesia. La Ley y el Evangelio se encontraban.
      • Por otra parte, era una fiesta de acción de gracias por los bienes recibidos y por los que habían de venir. Ese día se ofrecían las primicias de la cosecha que comenzaba.
    • La confusión de lenguas en Babel creó desunión. La ruptura de esta barrera con el don de lenguas generó unión, permitiendo que todos pudiesen unirse en Cristo.
  • Dedicar tiempo.

    • Los nuevos conversos decidieron dedicar tiempo a su Salvador, dedicando tiempo para:
      • La instrucción bíblica.
      • Hablar unos con otros y aprender acerca de Jesús.
      • Comer juntos.
      • Orar en comunidad.
    • Esta dedicación generó unidad entre ellos. También fue un gran testimonio para aquellos que los observaban (Hechos 2:43)
  • Ser generoso.

    • Una expresión concreta de su unidad y del amor mutuo que se profesaban era la generosidad.
    • Se resalta a Bernabé como un ejemplo de esta generosidad desinteresada (Hechos 4:36-37).
    • Ananías y Safira, sin embargo, albergaron un espíritu codicioso que los llevó a mentir al Espíritu Santo (Hechos 5:1-11).
  • Pensar en los demás.

    • El antídoto contra la codicia es dejar de pensar en uno mismo y comenzar a pensar en los demás. Esta es una obra que debemos permitir que el Espíritu Santo realice en nuestro corazón.
    • Pablo animó a las iglesias gentiles a ayudar a la iglesia madre de Jerusalén en su necesidad, “para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios” (2ª de Corintios 9:11).

¿Qué elementos fomentaron la unidad en la Iglesia primitiva?

Para meditar:

Después del derramamiento del Espíritu Santo, los discípulos salieron para proclamar al Salvador resucitado, poseídos del único deseo de salvar almas. Se regocijaban en la dulzura de la comunión con los santos. Eran afectuosos, atentos, abnegados, dispuestos a hacer cualquier sacrificio en favor de la verdad. En sus relaciones cotidianas unos con otros, manifestaban el amor que Cristo les había ordenado revelar al mundo. Por sus palabras y sus acciones desinteresadas, se esforzaban por encender este amor en otros corazones”. Elena G. White (Testimonios para la iglesia, tomo 8, pg. 251).

“Este testimonio con respecto a la fundación de la iglesia cristiana se nos da no solamente como una importante porción de la historia sagrada, sino también como lección. Todos los que profesan el nombre de Cristo deben estar esperando, aguardando y orando en unidad de corazón. Debieran abandonarse todas las diferencias, y la unidad y el tierno amor debieran llenarlo todo. Entonces nuestras oraciones ascenderían juntas a nuestro Padre celestial basadas en una fe fuerte y amorosa. Entonces podríamos aguardar con paciencia y esperanza el cumplimiento de la promesa”. Elena G. White (La historia de la Redención, pg. 257).

Mira la lección completa en: Punto de encuentro con la Biblia.

Para más recursos relacionados con la E.S. visita el sitio oficial: escuelasabatica.adventista.es

Resumen de Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Foto: Cassidy Rowell en Unsplash 

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.