Lección 13 para el 30 de junio de 2018

El regreso de nuestro señor Jesús

El regreso de Jesús a la Tierra no es una doctrina exclusiva del Nuevo Testamento. Al igual que Pablo y los demás autores del Nuevo Testamento, los antiguos profetas ya anunciaban que Dios pondría fin a la historia de este mundo. Ésta es hoy nuestra “bienaventurada esperanza”.

La Segunda Venida en el Antiguo Testamento.

  • Un día de juicio. Salmos 96:13.
    • Generalmente, la Segunda Venida se presenta en el Antiguo Testamento como “el día de Jehová” (Ezequiel 30:3). Ese día es visto de forma distinta por distintas personas:
      • Es el día del “furor de la ira de Jehová”, día de destrucción, tristeza y confusión. Los que no se han preparado para encontrarse con Dios aúllan ante la cercanía de ese día (Sofonías 2:2; Isaías 13:6).
      • Es el día de liberación y recompensa. Los que están inscritos en el libro de la vida son librados de la angustia, y guardados del “día del enojo de Jehová” (Daniel 12:1; Sofonías 2:3).

Lo que queda aquí. Daniel 2:35.

  • Cuando Jesús regrese, todo lo que hay en este mundo desaparecerá. El reino de Dios es algo totalmente nuevo y distinto. No tiene nada que ver con nuestro viejo mundo.
  • Solo hay dos alternativas: vivir eternamente con Jesús, o desaparecer como el tamo.

La Segunda Venida en el Nuevo Testamento.

  • La Segunda Venida ahora. Tito 2:13.
    • La Biblia nos dice que el mismo que nos creó y nos redimió vendrá a buscarnos, dando comienzo a un futuro glorioso, eterno.
    • Aguardar ese momento tiene que afectar a nuestra vida ahora. En la cárcel, aguardando la muerte, Pablo tenía paz. Estaba seguro de que le estaba guardada la “corona de justicia” (1ª de Timoteo 4:6-8).
    • Poner la mira en nuestro glorioso futuro empequeñece las dificultades de esta vida, y nos ayuda a afrontarlas con esperanza.

Cómo vendrá Jesús. Lucas 21:27.

  • Aunque a veces se habla de una venida espiritual, o un rapto secreto, lo cierto es que la Biblia plantea la Segunda Venida de Jesús como un acto físico, visible, ¡y ruidoso!
    • Mateo 24:30. Todas las tribus de la tierra verán al Hijo del hombre.
    • 1ª de Tesalonicenses 4:16. El Señor descenderá con voz de mando y sonido de trompeta.
    • Mateo 26:64. Se le verá en las nubes.
    • Apocalipsis 1:7. Todo ojo le verá.
    • 2ª de Tesalonicenses 1:7-10. Será glorificado en sus santos y excluirá de su presencia a los impíos.
  • Vestidos de inmortalidad. 1ª de Corintios 15:53.
    • Según 1ª de Corintios 15:52 y 1ª de Tesalonicenses 4:16-17, no todos tendremos que pasar por esta experiencia. Pero a todos nos vestirá de inmortalidad.
      • Los que hayan muerto en Cristo resucitarán con un cuerpo incorruptible.
      • Los que estemos vivos cuando Él venga seremos transformados.
      • Juntos, ascenderemos a encontrarnos con Jesús en el aire

Para meditar:

“Pero todos se levantan con la lozanía y el vigor de eterna juventud. Al principio, Dios creó al hombre a la semejanza de Dios, no solo en carácter, sino también en lo que se refiere a la forma y a la fisonomía. El pecado borró e hizo desaparecer casi por completo la imagen divina; pero Cristo vino a restaurar lo que se había malogrado. Él transformará nuestros cuerpos viles y los hará semejantes a la imagen de su cuerpo glorioso […] Todas las imperfecciones y deformidades quedan en la tumba […]

Los justos vivos serán mudados “en un momento, en un abrir de ojos”. A la voz de Dios serán glorificados; ahora son hechos inmortales, y juntamente con los santos resucitados son arrebatados para recibir a Cristo su Señor en los aires. Los ángeles “juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro”. Santos ángeles llevan niñitos a los brazos de sus madres. Amigos, a quienes la muerte tenía separados desde largo tiempo, se reúnen para no separarse más, y con cantos de alegría suben juntos a la ciudad de Dios”. Elena G. White (El conflicto de los siglos, pg. 627-628).

“El mensaje para este tiempo es positivo, sencillo y de la más profunda importancia. Debemos obrar como hombres y mujeres que lo creemos. Esperar, vigilar, trabajar, orar, amonestar al mundo: he aquí nuestra obra.

Hermanos míos, el Señor nos está hablando. ¿No escucharemos su voz? ¿No acondicionaremos nuestras lámparas, y actuaremos como hombres que están esperando que su Señor venga?”. Elena G. White (La maravillosa gracia de Dios, 11 de diciembre).

Mira la lección completa en: Punto de encuentro con la Biblia.

Para más recursos relacionados con la E.S. visita el sitio oficial: escuelasabatica.adventista.es

Resumen de Sergio Fustero, miembro de la Iglesia Adventista del 7º Día en Castellón. Responsable, junto con su esposa Eunice Laveda, de la web de recursos para la E.S. Fustero.es 

Foto: chuttersnap en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.