Espiritual

C.S. Día 6. Dos héroes de la Edad Media

Juan Hus y Jerónimo levantaron las verdades bíblicas en una sociedad donde reinaban los peores vicios, porque la Biblia había sido prohibida.

Tags from the story
Juan Hus y Jerónimo levantaron las verdades bíblicas en una sociedad donde reinaban los peores vicios, porque la Biblia había sido prohibida.

Escucha este resumen del capítulo 6 de EL CONFLICTO DE LOS SIGLOS en el podcast de nuestro canal de Youtube o en Spotify. También puedes descargar este resumen en PDF: CS6

Los tiempos de los reformadores quedan lejos de nosotros. Las dificultades que tuvieron que afrontar poco se parecen a las comodidades con las que nosotros podemos vivir nuestra fe.

Juan Hus

Juan Hus fue llamado a levantar las verdades bíblicas en una sociedad donde reinaban los peores vicios, precisamente porque la Biblia había sido prohibida. El papa había declarado que “el Omnipotente se complacía en que se le rindiese culto en una lengua desconocida, y que el haber desatendido esta disposición había sido causa de muchos males y herejías”.

A pesar de ser sacerdote, Hus pudo leer las obras de Wiclef y sintió una convicción que lo alejaría de Roma. En aquel tiempo, llegaron a Praga dos artistas ingleses que pintaron dos cuadros en la plaza principal de la ciudad. Dentro de uno de los cuadros se podía ver al humilde galileo en su entrada triunfal a Jerusalén rodeado por sus discípulos. En el otro cuadro se podía ver una de aquellas majestuosas y deslumbrantes procesiones papales. La mansedumbre de Cristo contrastaba con el orgullo y la arrogancia del papa.Los cuadros hicieron una profunda impresión en la mente de Hus y lo indujeron a estudiar con más empeño la Biblia y los escritos de Wiclef”. Inmediatamente comenzó a denunciar el orgullo, la ambición y la corrupción del clero.

La persecución contra él no tardó en desatarse y el papa procedió a juzgar y condenar al reformador que luchaba en su propia conciencia pues seguía viendo a la iglesia como la “novia de Cristo” y al papa como el vicario o representante de Dios en la tierra. Cada vez con más claridad entendió que la Biblia debería ser la única norma para su conciencia.

Jerónimo

Siguió predicando con claridad la Palabra de Dios y la gente recibía con mucho gusto sus enseñanzas. Pronto se le unió Jerónimo quien también había estudiado los escritos de Wiclef.Mediante los esfuerzos unidos de ambos la reforma progresó con mayor rapidez”. Poco a poco el Señor iba revelando más luz a aquellos hombres valientes que habrían de sacar al pueblo de Dios de aquellas densas tinieblas.

Juan Hus es condenado a morir en la hoguera

Mientras tanto, en Roma, tres eran los papas rivales que luchaban por el trono. El emperador se vio obligado a convocar un concilio en Constanza donde fueron convocados los tres aspirantes a papa y el mismo Hus como promotor de las ideas nuevas. El peligro para la vida del reformador era evidente y, aunque viajó protegido por el rey de Bohemia y por el mismo emperador, Hus encontraría la muerte en aquel concilio.

Cuando hubo terminado su exposición, fue arrojado en la cárcel. No estaría solo: El mismo papa que lo había condenado, acabaría preso con él. El concilio decidió la destitución de los otros dos antipapas y un nuevo papa fue nombrado en su lugar. A pesar de gozar de la simpatía del emperador, Hus fue condenado a muerte: “cuando se le exigió que escogiese entre retractarse de sus doctrinas o sufrir la muerte, eligió la suerte de los mártires… [afirmó:] ‘estimo su salvación más que este pobre cuerpo destinado a morir’” Su voz quedó acallada en las llamas de la hoguera.

Hus ya no existía, pero las verdades por las cuales había muerto no podían perecer”.

Jerónimo es condenado a muerte

Poco después fue Jerónimo el que fue encarcelado para sufrir el mismo destino que Hus. Las autoridades papales lo colocaron en una celda donde permaneció un año en condiciones extraordinariamente penosas. Lo obligaron a retractarse y Jerónimo, debilitado por la enfermedad, accedió a lo que le pedían… hasta que su conciencia le hizo tomar una decisión: “no volvería a negar a su Señor para escapar de un breve período de sufrimiento”.

En breve se falló sentencia de muerte contra él. Lo condujeron en seguida al mismo lugar donde Hus había dado su vida. Fue al suplicio cantando, iluminado el rostro de gozo y paz. Las llamas hicieron su labor y Jerónimo también selló su testimonio de fe con la muerte. Dos campeones de la fe habían sido silenciados pero sus obras permanecerían, para dolor de sus enemigos.

La obra papal no había terminado. No contentos con acabar con los reformadores, también declararon la guerra a aquellos que los habían apoyado. Los príncipes de Bohemia habían denunciado la ilegalidad de los juicios que habían sentenciado a muerte a Hus y a Jerónimo por lo que el papa organizó una cruzada contra Bohemia. Varias veces intentó Roma papal conquistar la ciudad con grandes ejércitos a los que se les prometió la absolución y el cielo, pero una y otra vez fracasaron en su intento. Como en el pasado, lo que no que no se consiguió por la fuerza, se conseguiría por la astucia del engaño.

A pesar de todo, la luz de la verdad brillaba cada vez con más fuerza en Europa.

Autor: Óscar López. Presidente de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.

 

Tags from the story