La violeta

Rosa comprendió que por sí misma nunca lograría cambiar. De modo que decidió hacer de Jesús su mejor amigo, y hacer siempre lo que Él haría.