El Gran Chasco de 1844

Jesús no vino en 1844 porque el santuario que iba a ser purificado no era la tierra, sino el santuario celestial del que habla Hebreos. No obstante, Dios permitió que lo creyeran para obrar un reavivamiento necesario, y probar los corazones.