Skip to main content

Foto: (cc) Flickr/Matt Trostle. Esquina: Mercedes Gascón.

Para realizar la valoración de la experiencia de la Iglesia Adventista de Lleida durante estos 10 años de recorrido junto al grupo del Diálogo Interreligioso de la Unesco, hemos utilizado como guía el manifiesto de la entidad que declara:

“La institución, desde su condición de entidad laica, ha respetado y valorado el hecho religioso. Ha defendido el derecho a la libertad religiosa y facilitado las iniciativas y la promoción sobre el diálogo interreligioso, la gestión interconfesional de conflictos y la promoción de los derechos humanos en el interior y a partir de  las diferentes creencias y convicciones. Ha efectuado actividades con el objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre la importancia de la diversidad religiosa, el conocimiento mutuo, el respeto y el diálogo entre religiones como mecanismo para contribuir a la cohesión social y la paz.”

En nuestra comunidad religiosa hemos podido constatar que el Grupo de Diálogo Interreligioso ha contribuido:

  • A la aceptación y visibilidad de todas las tradiciones religiosas minoritarias, entre las que nos encontramos los adventistas.

La congregación de la Iglesia adventista en Lleida está formada aproximadamente por 200 miembros. Para una comunidad tan pequeña es difícil hacerse visible en nuestra ciudad. El Grupo de Diálogo Interreligioso ha favorecido esa visibilidad, incluyéndonos en sus actividades, como una más de las tradiciones religiosas de Lleida.

  • A la sensibilización de nuestra comunidad religiosa ante lo diferente.

Dicha sensibilización incluye la divulgación de todas las tradiciones religiosas que coexisten en nuestra ciudad y la organización de actividades que permita a cada grupo religioso difundir sus creencias en el marco del respeto mutuo.

  • A fomentar la educación en diálogo interreligioso entre las distintas tradiciones de la ciudad.

El Grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida ha favorecido que las diferentes tradiciones religiosas pudieran ir a centros escolares a explicar cuáles son sus creencias.

En este marco los adventistas, en colaboración con ADRA, organizamos durante 5 años un Campamento Intercultural que acogía niños de diversas religiones.

A través del juego y las actividades diarias los niños compartían unos con otros ,no solo los aspectos religiosos si no sociales, dietéticos, festivos…. de su cultura y tradición religiosa.

Una experiencia muy positiva para nosotros fue la participación del Grupo de Diálogo Interreligioso en el 50 aniversario de la actual sede de la Iglesia Adventista en Lleida.

La participación en el programa de buena parte de las tradiciones que integran el grupo fue una oportunidad única para que los asistentes conociesen la diversidad religiosa de nuestra ciudad, ignorada para la mayoría hasta ese momento. El conocimiento mutuo despertó el interés entre los adventistas, que tuvieron oportunidad, a posteriori, de plantear preguntas y recibir información más extensa. Dicha información se adecuó a cada grupo de edad, niños, jóvenes, adultos….

Cada una de las actividades del Grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida está abierta a la participación de todos los integrantes del grupo, de esta forma se facilita el conocimiento mutuo y se fomenta la capacidad de diálogo.

  • A favorecer la cicatrización de viejas heridas fruto de los conflictos y las dificultades del pasado .

La historia de los grupos religiosos minoritarios ha estado marcada, en nuestro país, por la marginación y la persecución sufridas durante la dictadura franquista. Desafortunadamente, también en el medio adventista persisten prejuicios ante lo diferente, como resultado de las vivencias negativas del pasado. En algunas personas persisten heridas profundas que condicionan la interrelación con ciertos grupos religiosos.

El Grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida realiza un arduo trabajo luchando contra esos prejuicios a través de la sensibilización de la comunidad y organizando encuentros que favorezcan la aproximación y el conocimiento mutuo entre tradiciones religiosas históricamente lejanas, e incluso enfrentadas en el pasado.

Mediante reuniones informativas en las que se les habla de cuáles son los objetivos que persigue el Grupo del Diálogo Interreligioso de la UNESCO y que actividades desarrolla, se intenta clarificar conceptos, pero no hemos de ignorar que es ésta es una ardua labor que requiere mucho tiempo y esfuerzo.

En el seno del grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida siempre nos hemos sentido respetados y queridos. Eso ha contribuido a crear vínculos personales e interreligiosos entre nosotros porque no hay fuerza más potente en nuestro mundo que el amor. Una organización que se limita simplemente a la reflexión tiende a desaparecer porque los seres humanos, como “seres sentí-pensantes”, necesitamos vínculos afectivos que nos motiven a la pertenencia a un grupo.

  • A reflexionar sobre cuales son nuestras deficiencias en el diálogo interreligioso, e intentar mejorarlas.

Durante estos 10 años las sesiones del Grupo de Diálogo Interreligioso, han sido el foro donde hemos podido analizar nuestras deficiencias, carencias y errores del camino para intentar corregirlas y establecer un diálogo más fluido y efectivo entre todos.

  • A profundizar, cuestionar y reflexionar sobre las propias creencias.

El diálogo interreligioso ha facilitado la reflexión sobre las propias creencias, al tener que exponerlas ante personas con distintas tradiciones.

Por un lado ha favorecido la profundización en el estudio de la Biblia, buscando los fundamentos sobre los que se basan nuestras convicciones, y por otro, la visión de alguien ajeno ha enriquecido y ha puesto en cuestión el sentido de lo que creemos.

  • A descubrir los aspectos que nos unen y nos diferencian.

Durante el periodo de diálogo y de convivencia, hemos aprendido a descubrir los aspectos que nos unen y aquellos que nos diferencian, pero insistiendo que las diferencias nunca han de dividirnos y mucho menos enfrentarnos, ya que son un factor enriquecedor de la propia experiencia vital de los individuos y de la sociedad en general.

Difundir esa visión de las relaciones interreligiosas es uno de los mayores logros del grupo.

  • A respetar las creencias personales y de cada grupo sin fomentar el pensamiento único.

Un valor añadido que caracteriza al Grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida es que nunca se ha fomentado el pensamiento único, aunque intentamos destacar todo aquello que nos une, siempre se han considerado las diferencias como algo positivo. Jamás se ha pretendido crear una religión unitaria donde quepa todo, sino que cada componente del grupo siga siendo fiel a sus creencias.

  • A descubrir la necesidad de que nuestra iglesia sea una “entidad de puertas abiertas, no de puerta cerradas y asientos mullidos.”

Lo más fácil para una tradición religiosa que se siente rechazada es aislarse del resto y crear una comunidad cerrada en si misma donde cada miembro encuentre seguridad, reafirmación y ausencia de conflicto.

Una comunidad cristiana tal se convierte, usando un símil utilizado por Jesús, en un salar donde no es posible la existencia de vida por falta de relación con otros. Jesús nos demanda que seamos sal porque nuestro valor cobra sentido al relacionarnos y amar a los otros. Cuando la sal solo se junta con la sal se convierte en algo perjudicial.

Una de las actividades del grupo interreligioso de Lleida ha sido sensibilizarnos ante este hecho. Se han señalado días en los que las diferentes comunidades han abierto sus puertas para que todo aquel que lo desee pueda conocer y participar de sus ritos, liturgias y cultos de adoración.

  • A compartir los problemas a los que se enfrenta cada tradición religiosa en relación con la legislación sobre libertad religiosa y su aplicación.

Aunque en 1980, se aprobó la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, en la realidad se evidencia una incoherencia entre el contenido de la ley y su aplicabilidad. Todavía en España las minorías religiosas son discriminadas respecto a las religiones mayoritarias.

El grupo de Diálogo Interreligioso de la UNESCO, no solo se ha preocupado en efectuar un discurso teórico, en facilitarnos los elementos para que aprendamos a dialogar, en fomentar vivencias espirituales sino que ha intentado mediar en los problemas surgidos por la deficiente aplicación de la legislación para la defensa de la libertad religiosa.

CONCLUSION

El grupo de Diálogo Interreligioso de la UNESCO nos ha apoyado, acompañado y divulgado nuestras actividades (50 aniversario, apertura de nuevas iglesias, exposiciones,…). Eso ha facilitado que desaparezcan los prejuicios que tenían algunas personas de nuestra comunidad.

El éxito de algunas de nuestras actividades, se debe en parte al grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida porque han colaborado en difundir quién somos en los medios de comunicación, mediante la publicación de libros y documentos, y en los medios digitales (página web de la UNESCO) y dando a conocer nuestras actividades.

Aprender a Dialogar favorece el entendimiento entre las personas, pero cuando el diálogo no va acompañado con la acción difícilmente puede producirse un cambio de mentalidad en nuestra sociedad.

Finalmente debemos agradecer al grupo de Diálogo Interreligioso de Lleida el considerable numero de actividades diversas y de calidad que han efectuado en nuestra ciudad durante estos 10 años. Dichas actividades nos ha enriquecido, personalmente, como grupo, como asociación y como ciudadanos, no solo en aspectos culturales sino en aspectos espirituales.

Hay un comentario

  • Jose A Troncoso Perez dice:

    El primer lugar quiero felicitar al movimiento adventista en Lleida, por su capacidad de ver más allá de los muros físicos de la iglesia.

    Actualmente, me encuentro fuera de la obra activa adventista, aunque mi mayor deseo es ser pastor para poder dedicar todo mi tiempo a la misión de la Iglesia Adventista y estoy residiendo en Barcelona.

    Desde que llegué a Barcelona, tenía claro que aunque no continuase como pastor, quería servir a la sociedad y aportar mis conocimientos adquiridos en los 5 años de formación teológica académica y los 2 años de prácticas en el campo pastoral.

    Así que lo primero que me plantee fue ¿Qué hacer? Y ¿Cómo hacer? Investigando conocí la “Associació UNESCO per al diàleg Interreligió”

    Es una asociación que trabaja por la paz y la cooperación interreligiosa asegurando la libertad de expresión de cada creencia.

    Actualmente soy voluntario activo de la asociación (Pues hoy en día todo es voluntariado) y en este ejercicio, hemos realizado 3 encuentros de diálogo juvenil.

    En el primer encuentro, pude compartir con diferentes comunidades los valores de nuestro Colegio d’Urgell. Muchos de ellos lo conocían, incluso sus hijos son alumnos del colegio porque admiran nuestro sistema educativo.

    En el tercer encuentro, puede exponer el Tea & Talk. Copio el articulo publicado en la web de la Generalitat de Catalunya en Asuntos Religosos:

    Tea and talk

    “És un projecte que va posar en marxa la comunitat adventista de Barcelona situada al número 133 del carrer Urgell amb l’objectiu d’unir en un mateix espai, al voltant d’una tassa de tè, a joves de tot tipus, siguin creients o no creients, per reflexionar sobre un tema d’actualitat en concret amb un expert. Per exemple, van parlar de televisió amb el presentador de TV3 Roger de Gràcia, o dels sense sostre amb la Fundació Arrels. L’objectiu
    és establir una conversa informal, on s’hi afegeix una referència a la Bíblia o al pensament cristià. Van començar reunint a una cinquantena de joves i ara ja són uns dos-cents”

    Y en el tercer encuentro:

    “El passat dijous dia 3 de juliol, des de l’Associació UNESCO per al Diàleg Interreligiós es va realitzar una trobada interreligiosa de joves que es va centrar en la història i la tradició del poble jueu. AUDIR vol fomentar trobades de joves de caràcter informal que tinguin com a objectiu visitar espais de culte, festivitats o actes públics rellevants per a les comunitats i tradicions religioses presents a Catalunya. La idea és sortir d’espais tancats de discusió per realitzar reunions més obertes, que donin l’oportunitat a les comunitats de mostrar els seus espais o esdeveniments importants, creant una xarxa que permeti un millor i més profund coneixement mutu.
    La primera trobada d’aquest tipus va tenir com a centre la religió jueva i va consistir en una xerrada sobre el menjar kosher (oferida per la rabina nord-americana Bonnie Cohen) i una visita al Call Jueu de Barcelona (de la mà d’Adi Mahler, guia especialitzat en la història jueva de Barcelona). Va comptar amb un total de 17 assistents, de diverses tradicions religioses i també de joves sense cap tradició religiosa definida però interessats en la diversitat religiosa i l’espiritualitat.
    La trobada va ser un èxit i ja n’estem organitzant de noves de cara al Octubre!”

    En este encuentro junto con la rabina de Sitges, pudimos compartir los principios de la Toráh, sobre alimentación y en Shabbath. Todas las comunidades religiosas asistentes pudieron ver con claridad cuáles son las enseñanzas ciertas y actuales de la Toráh.

    Ya estoy organizando otro encuentro, esta vez en nuestro centro de Urgell, para octubre aprovechando la ExpoBiblia que tendremos en Barcelona. Muchos jóvenes de distintas denominaciones ya han mostrado saber mucho más sobre sus nuevos amigos “Els Adventistes”.

    Como voluntario activo, también formo parte de los educadores, que trabajamos en el “Espacio Interreligoso”.

    Tenemos como objetivos:

    – Crear un espacio de encuentro y conocimiento de las diferentes tradiciones religiosas.

    – Dar a conocer actitudes de cambio positivo y de apertura hacia la diversidad de personas que viven, actúan o celebran de manera distinta.

    – Facilitar la práctica de la empatía, de ponernos “en la piel del otro”.

    – Mostrar la diversidad que existe en cada una de las tradiciones religiosas.

    – Ayudar a romper prejuicios.

    El proceso es el siguiente:

    Ubicada en un espacio de 250m2, el «Espacio Interreligioso» es una exposición interactiva dirigida a niños, jóvenes y adultos. El proyecto pretende acercar las diferentes tradiciones religiosas presentes en nuestra ciudad. Los participantes serán introducidos a este
    conocimiento a través de los sentidos (el oído, el tacto, la vista, el olfato) y el lenguaje simbólico. Experimentarán los contenidos teóricos que han trabajado antes. Un espacio donde queremos mostrar el potencial humanizador de las religiones, y también los riesgos de confrontación, todo esto con la finalidad de disminuir los prejuicios y los estereotipos y ayudando a la cohesión social.

    Esta propuesta está pensada como complemento a los contenidos que se imparten en el aula. Sin embargo, los talleres pueden adaptarse a grupos de adultos interesados en nuestra propuesta. Todo está conducido por un equipo de educadoras y educadores especialistas en la materia.

    Gracias a este espacio, he tenido la oportunidad de dar a conocer la fe protestante, y dar testimonio de las Santas Escrituras a más de 2.000 alumnos de diferentes colegios que han pasado este año por el espacio religioso.

    J.A. Troncoso.