Espiritual

TMI Capítulo 8. El discípulo y la oración

El poder que Jesús usó para vencer la tentación, y para realizar las obras prodigiosas que hizo, fue el resultado de su vida de oración.

El poder que Jesús usó para vencer la tentación, y para realizar las obras prodigiosas que hizo, fue el resultado de su vida de oración.

La oración es para la vida espiritual como la respiración para la vida física.

“La oración cotidiana es esencial para crecer en la gracia, y aun para la vida espiritual misma, así como el alimento físico es indispensable para el bienestar temporal. Debemos acostumbrarnos a elevar a menudo nuestros pensamientos en oración a Dios.  …Ni por un momento podemos separarnos de Cristo sin peligro. Podemos tener su presencia que nos ayude a cada paso únicamente si respetamos las condiciones que él mismo ha establecido” (MJ 112, 113).

El Señor Jesús enseñó que no existe vida cristiana sin oración. Nosotros, como discípulos, necesitamos aprender a orar mucho más de lo que oramos comúnmente. El drama que enfrentamos es que con nuestra naturaleza egoísta hasta nuestras oraciones están manchadas de egoísmo. Oramos la mayor parte del tiempo pidiendo que Dios resuelva nuestros problemas, que nos sane, que nos ayude, que nos cuide.

No creo que esto sea malo, pero cuando la oración se limita a pedir, pedir y pedir, algo no encaja bien en la experiencia cristiana. El verdadero discípulo debe orar mucho, pero no solo por él.

Todo Miembro Involucrado, es el plan divino que prepara a su iglesia para su encuentro y para el cumplimiento de la gran comisión. Es la revitalización del discipulado en cada creyente, «…id y haced discípulos…» (Mat. 28: 19).

Agradezco que puedas compartir el video en la iglesia el sábado y por WhatsApp en los grupos de tu iglesia.

Materiales para descargar: 

Cap 08 TMI- El discípulo y la oración (ppt en pdf)

Cap. 8 pdf

Algunos items importantes:

  • La oración intercesora ayuda a crecer espiritualmente al discípulo que la practica. Si no estás ocupado en discipular a otra persona, lógicamente tampoco estarás preocupado por orar por ella.
  • A veces pasaba la noche entera en oración, pero a la mañana siguiente regresaba del monte de la oración lleno de poder. El poder que Jesús usó para vencer la tentación y para realizar las obras prodigiosas que hizo fue el resultado de su vida de oración.
  • ¿Por qué Dios no responde todas las oraciones? Tal vez deberíamos preguntarnos de otra manera. ¿Cuál es el propósito de la oración? El propósito es cultivar el compañerismo con Dios. Es a través de la oración que nuestro egoísmo se pierde en la abnegación divina, nuestras pasiones humanas caen como hojas secas y florece en nosotros el carácter de Jesucristo.
  • La fe es confianza en Dios aunque las cosas no salgan como muchas veces deseamos.
  • Necesitamos aprender del Maestro Jesús. Somos sus discípulos, y un verdadero discípulo vive como su maestro vivió. Necesitamos ser muy cuidadosos al pensar que porque las estadísticas van aparentemente bien estamos bien espiritualmente.
  • “Al aumentar la actividad, si los hombres tienen éxito en ejecutar algún trabajo para Dios, hay peligro de que confíen en los planes y los métodos humanos … Es únicamente la obra realizada con mucha oración y santificada por el mérito de Cristo la que al fin habrá resultado eficaz para el bien” (DTG 329).

Ideas prácticas

  • Decide a partir de hoy comenzar tu día con oración. Memoriza una promesa bíblica.
  • Busca una necesidad y satisfácela, quizás no tengas que buscar muy lejos…
  • Ora por cinco personas que deseas ver en el cielo.

Para saber más sobre TMI, Escuela Sabática Viva, Intercesores, Proyecto Jabes, Expobiblia, Revitalización del Discipulado, escribe a: [email protected]

Gabriel Díaz, departamental de Ministerio Personal, Escuela Sabática, Evangelización y Misión Global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España