Skip to main content

No podemos hablar del discipulado sin hablar de Jesús. Él hizo discípulos y nos dio la orden de hacer lo mismo. Antes de realizar milagros o predicar, hizo discípulos. El primer día de su ministerio llamó a Juan, Andrés y Pedro. Al siguiente día, a Felipe y Natanael; y al tercer día, en las bodas en Caná, estaban presentes Jesús y sus discípulos.

Jesús comenzó su ministerio formando discípulos. No buscó apenas creyentes, o miembros de iglesia. Buscó seguidores que lo dejaran todo y se comprometieran con él.

Todo Miembro Involucrado, es el plan divino que prepara a su iglesia para su encuentro y para el cumplimiento de la gran comisión. Es la revitalización del discipulado en cada creyente, «…id y haced discípulos…» (Mat. 28: 19).

Agradezco que puedas compartir el video en la iglesia el sábado y por WhatsApp en los grupos de tu iglesia.

Cap 03 TMI. pdf

Cap 03 TMI- El discipulado.pdf (ppt en pdf)

Algunos items importantes:

  • Jesús comenzó su ministerio formando discípulos. No buscó apenas creyentes, o miembros de iglesia. Buscó seguidores que lo dejaran todo y se comprometieran con él.
  • En los tiempos de Jesús, el maestro y los discípulos vivían juntos. La formación del discípulo no consistía solo en presentar una serie de estudios bíblicos a un grupo de alumnos. Requería la convivencia diaria del maestro con sus discípulos. Andando, trabajando, comiendo; en definitiva, viviendo juntos.
  • Apocalipsis 14:4. De acuerdo con este versículo, los redimidos tienen la principal característica de ser seguidores del Cordero.
  • Tampoco se hace discípulos en una semana, o un mes. Requiere tiempo y convivencia. El discípulo es un ser en permanente crecimiento, y el crecimiento no es un evento sino un proceso.
  • Cuando Jesús llamó a sus discípulos, lo hizo para que fueran como él. El verdadero discípulo es como su Maestro, y hace lo que su Maestro hace.
  • Al estar con el Maestro, el carácter de Jesús se reproduciría en el discípulo, y las personas verían la gloria, el carácter de Jesús, en la vida de sus discípulos. Entonces, el cumplimiento de la misión no consistiría en la simple exposición de un cuerpo doctrinario sino en la revelación del carácter de Jesús al mundo.
  • Mateo 28:19, 20. Este texto presenta tres acciones indispensables en la formación de un discípulo: Buscar, bautizar y enseñar.
  • Observa la dinámica de la testificación presentada por Juan: “El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de sus discípulos. Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios” (Juan 1:35, 36).
  • Un misionero es aquel que cumple la misión. Este es “el verdadero discípulo”. No puede permanecer en silencio; necesita compartir a Jesús.
  • No es llevar a las personas a cambiar de religión, sino de vida. Es una compulsión nacida del amor, una motivación que brota de una nueva perspectiva de la vida.
  • “Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas, que quiere decir, Pedro” (Juan 1:42). Aquel encuentro con Jesús cambió la vida de Pedro.
  • “El primer impulso del corazón regenerado es el de traer a otros también al Salvador” (CS 76).
  • El problema es que la mayoría de la iglesia se limita a ser simple creyente. No son discípulos que forman discípulos. Son meros espectadores de un programa sabático. Juzgan y evalúan el programa. Aprueban o desaprueban. Contribuyen con sus diezmos y ofrendas, pero desgraciadamente no están comprometidos con la misión.

Ideas prácticas

  • Participa de la Escuela Sabática Viva.
  • Invita a tus amigos a una cena o merienda.
  • Organiza un grupo pequeño para causar impacto en tu comunidad.
  • Ora por cinco personas.

Para saber más sobre TMI, Escuela Sabática Viva, Intercesores, Proyecto Jabes, Expobiblia, Revitalización del Discipulado, escribe a: [email protected]

Gabriel Díaz, departamental de Ministerio Personal, Escuela Sabática, Evangelización y Misión Global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España