Espiritual

TMI Capítulo 11. El precio del discipulado

Someterse a Dios es luchar contra nosotros mismos, de Su mano, para conseguir mantenernos conectados a Él a través de la oración, el estudio de la Biblia, etc.

Someterse a Dios es luchar contra nosotros mismos, de Su mano, para conseguir mantenernos conectados a Él a través de la oración, el estudio de la Biblia, etc.

Seguir a Jesús nunca fue fácil. Caminamos a contramano de esta vida. Lo que más busca el enemigo es destruir a los seguidores de Jesús. Y, a pesar de las maravillosas promesas bíblicas, necesitamos ser conscientes de que el pueblo de Dios sigue peregrinando rumbo a su glorioso destino. Nuestro hogar no es en este mundo. En el mundo estamos, pero no somos del mundo. Los negocios de nuestro Padre no son terrenales.

Todo Miembro Involucrado, es el plan divino que prepara a su iglesia para su encuentro y para el cumplimiento de la gran comisión. Es la revitalización del discipulado en cada creyente, «…id y haced discípulos…» (Mat. 28: 19).

Agradezco que puedas compartir el video en la iglesia el sábado y por WhatsApp en los grupos de tu iglesia.

Materiales para descargar: 

Cap 11 TMI-El Precio del Discipulado (ppt en pdf)

Cap.11 pdf

Algunos ítems importantes:

  • Mientras camine en esta Tierra, la vida del discípulo estará salpicada de lágrimas y dolor. Pero, en medio del dolor, Jesús traerá alivio al corazón.
  • Las batallas que el discípulo enfrenta no son apenas exteriores, por parte de los que no creen en Cristo. La mayoría de las veces son batallas interiores.
  • “La guerra contra nosotros mismos es la batalla más grande que jamás hayamos tenido. El rendirse a sí mismo, entregando todo a la voluntad de Dios, requiere una lucha; mas para que el alma sea renovada en santidad, debe someterse antes a Dios” (CC 43).
  • La lucha del discípulo es la lucha de la fe; el desafío de ir a Jesús y esconderse en Él. La lucha para estudiar la Biblia todos los días, orar diariamente y conducir personas a Cristo. Esta es la lucha para mantener comunión con Cristo. Esto es “someterse a Dios”.
  • Cuando permites que Jesús forme parte de tu vida, y el Espíritu Santo habita en tu corazón, ambos pasan a ser como una sola persona. Las voluntades se unen. (Gálatas 2:20).
  • Esta vida es corta y, como vivimos en mundo de dolor, puede haber sufrimiento para el cristiano. Pero te espera la vida eterna sin dolor. Ahora, si prefieres, puedes disfrutar de los placeres de la carne en esta Tierra, pero esta vida es pasajera, y pronto llegará a su fin.

Ideas prácticas

  • Desarrolla el hábito de saber cual es la necesidad de tu comunidad y busca soluciones.
  • Visita con tu compañero de oración un hospital, una residencia de mayores o un albergue y lleva una tarjeta o un libro.
  • TMI es ser amable en tu casa, tus vecinos y compañeros de trabajo, ora a Dios para que así sea.
  • Ora por cinco personas que deseas ver en el cielo.

Para saber más sobre TMI, Escuela Sabática Viva, Intercesores, Proyecto Jabes, Expobiblia, Revitalización del Discipulado, escribe a: [email protected]

Gabriel Díaz, departamental de Ministerio Personal, Escuela Sabática, Evangelización y Misión Global de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España