Espiritual

Reflexiones sobre la familia. Día 13: El crecimiento

En este 13º tema de Reflexiones sobre la familia a las puertas del 2020, hablamos sobre el crecimiento, no solo físico sino también mental y espiritual.

Tags from the story
En este 13º tema de Reflexiones sobre la familia a las puertas del 2020, hablamos sobre el crecimiento, no solo físico sino también mental y espiritual.

A lo largo de las próximas semanas vamos a compartir algunas reflexiones (la reflexión es el primer paso si queremos cambiar, mejorar, crecer). Os invitamos, ante la llegada del nuevo año, a tener estos 21 días de reflexión en torno a nuestras familias, con el propósito de que este próximo año 2020 sea de gran bendición para nuestros hogares.

“Creciendo en todo…” Ef. 4:15

Es de lo más hermoso que se puede observar. Ver crecer a una persona es bello. Ya lo es ver a un niño desarrollarse físicamente, verle correr, saltar, ser más ágil, llegar más alto, como fruto de su desarrollo fisiológico; pero aun lo es más ver crecer a una persona por dentro, sea niño o sea adulto. Ver cómo desarrolla su personalidad y su espiritualidad es extraordinario. 

En la Biblia se nos exhorta a crecer hacia Jesús: “Creciendo en todo hacia aquel que es la cabeza, esto es, Cristo” Ef. 4:15. Es un llamado individual pero dirigido a todos los creyentes.

En el hogar el crecimiento debe ser prioritario. Debemos ayudar al crecimiento de nuestro cónyuge, de nuestros hijos, e incluso de nuestros padres. Contribuir al crecimiento de los que nos rodean es contribuir a su felicidad y también a su salud psicológica, porque cuando crecemos nos realizamos, tomamos más confianza en nosotros mismos, somos más creativos, más decididos y, en definitiva, más positivos.

¿Cómo podemos contribuir al crecimiento de nuestros seres queridos? Lo primero considerando nuestro propio crecimiento como un principio de vida, intentando crecer intelectualmente, emocionalmente y espiritualmente, siendo alguien que transmite el gozo de crecer. Y también fomentando la lectura, el estudio, el conocimiento, la adquisición de habilidades manuales, musicales, etc. Pero, sobre todo, fomentando el crecimiento hacia Dios a través de seguir las pisadas del nuestro Maestro.

Crecer en áreas significativas de nuestra vida producirá en nosotros el mayor desarrollo de nuestro carácter, que es la base de nuestro destino, y también el de nuestro hogar.

Autor: Antonio Martínez, departamental de Familia y 60 Plus de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.
Imagen: Photo by Ann Danilina on Unsplash
 

Tags from the story