Skip to main content

La torta pascualina es típica de Italia, y es posible encontrar muchas variedades. El tipo de masa utilizada en la base puede ser: masa de hojaldre, masa quebrada, masa brise… Por otra parte, los ingredientes del relleno pueden incluír acelgas, espinacas, alcachofas, berenjenas, etc. Aunque la más típica es con acelgas o espinacas. Nosotros vamos a elaborarla con espinacas, porque es un alimento realmente interesante para toda la familia.

Propiedades de las espinacas

Las verduras de hoja verde, en particular, son reconocidas por poseer propiedades funcionales para la salud, por sus nutrientes y compuestos químicos no esenciales. La espinaca (Spinacia oleracea L.) es ampliamente considerada como un alimento muy saludable debido a su composición nutricional diversa, que incluye vitaminas y minerales, fitoquímicos y bioactivos que promueven la salud más allá de la nutrición básica. La espinaca es una fuente comprobada de nutrientes esenciales como el caroteno (un precursor de la vitamina A), el ácido ascórbico y varios tipos de minerales. Además, se han realizado varios estudios sobre las actividades antioxidantes de las espinacas, concluyendo que son una fuente potencial de antioxidantes naturales y su consumo mejora el estado antioxidante.

También vale la pena señalar que la espinaca también sirve como una muy buena fuente de seis nutrientes adicionales, que incluyen fibra, fósforo, vitamina B1, zinc, proteínas y colina, y como una buena fuente de ácidos grasos omega-3, vitamina B3 , ácido pantoténico y selenio.

La espinaca es también una de las mejores fuentes de magnesio que podemos encontrar, necesario para el metabolismo energético, el mantenimiento de la función muscular y nerviosa, el ritmo cardíaco, un sistema inmunológico saludable y para mantener la presión arterial. El magnesio también juega un papel en cientos de reacciones bioquímicas que se producen en el cuerpo.

Además contienen un antioxidante conocido como ácido alfa-lipoico, que ha demostrado reducir los niveles de glucosa, aumentar la sensibilidad a la insulina y prevenir los cambios inducidos por el estrés oxidativo en pacientes con diabetes.

También son idóneas para cuidar nuestra salud ósea. Una baja ingesta de vitamina K se ha asociado con un mayor riesgo de fractura ósea. Así pues, el consumo adecuado de vitamina K -presente en las espinacas, entre otros- es importante para una buena salud de los huesos.

Esta verdura tiene alto contenido de fibra y agua, nos ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve un tracto digestivo saludable.

Otra bondad de la espinaca es que es rica en vitamina A, necesaria para la producción de sebo para mantener el cabello hidratado. La vitamina A también es clave para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello. Y es que las espinacas son imprescindibles para la construcción y el mantenimiento de colágeno, que proporciona estructura a la piel y el cabello. Tener falta de hierro también es una causa común de pérdida de cabello, pero podemos prevenirlo mediante una ingesta adecuada de alimentos ricos en hierro, como, claro está, las espinacas.

Piñones

Además le he añadido piñones porque son un alimento excelente. Por su contenido en vitamina E y en zinc (antioxidantes naturales), los piñones protegen nuestra salud cardiovascular. Los piñones son ricos en vitaminas y minerales que mejoran el funcionamiento del sistema inmunológico y de las defensas como la vitamina E, el potasio, el magnesio, el zinc y el hierro. También poseen un alto contenido calórico, ya que tienen un alto porcentaje de grasa (insaturada).

Ingredientes para 6 personas

Para la masa:

  • 600 gr. de harina de repostería
  • 350 ml. de agua mineral
  • 35 ml. de aceite de AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • 1 pizca de sal

Para el relleno:

  • 1 kg. de espinacas
  • 100gr de piñones (opcional)
  • 25gr de pasas (opcional)
  • 500 gr. de requesón
  • 1 cebolla
  • 150 gr. de queso parmesano Reggiano
  • 12 huevos
  • 150 ml. de AOVE
  • sal
  • nuez moscada

Elaboración:

  • Disolvemos una pizca de sal en el agua.
  • En un bol grande, ponemos la harina, el agua y el aceite de oliva. Amasamos, hasta que todos los ingredientes estén bien mezclados.
  • Vertemos la masa sobre la superficie de trabajo, previamente enharinada, y seguimos amasando hasta que sintamos la masa lisa en las manos.
  • La dividimos en 2 partes, una más grande que la otra. Las cubrimos con un paño y las dejamos reposar durante 1 hora.
  • En una sartén tostamos ligeramente los piñones.
  • Calentamos AOVE en una sartén, donde rehogaremos la cebolla picada, a fuego medio-fuerte.
  • Cuando la cebolla está doradita, incorporamos las espinacas, previamente hervidas y bien escurridas, sazonándolas, dejándolas rehogar unos 5 minutos.
  • Apagamos el fuego y dejamos enfriar un poco. Cuando estén tibias lo picamos todo muy finito.
  • Las verteremos en un bol grande y añadiremos 2 huevos, pizca de sal, los 30 gr. de queso parmesano rallado, los piñones y las pasas. Removemos.
  • En otro bol, y con la ayuda de la batidora, mezclaremos el requesón con 2 huevos, 30 gr. de queso parmesano y la nuez moscada, al gusto, hasta obtener una mezcla homogénea y sin grumos.
  • Extendemos la bola de masa grande con un rodillo, hasta dejarla muy fina. Con ella forraremos un molde enharinado.
    Verteremos primero la mezcla de espinacas y luego la de requesón.
  • Con una cuchara, formaremos huecos, uno en el centro y el resto alrededor formando una circunferencia.
  • En cada hueco, colocaremos 1 yema de huevo.
  • Batiremos las claras a punto de nieve, cubriéndolas con delicadeza sobre el relleno, espolvoreándolas con el pamesano rallado.
  • Extenderemos la bola pequeña con el rodillo y cubriremos, con la lámina que hemos obtenido, el relleno.
    Cerraremos las 2 capas, formando un reborde, que quede bien cerrada.
  • Pintaremos toda la torta con aceite de oliva.
  • Introduciremos el molde en el horno previamente calentado a 160ºC. durante 30-40 minutos (cada horno es diferente)
  • Podemos servirla caliente o fría.

¡Encantará a toda la familia! ¡Incluso a los niños!

Si tienes dudas, comentarios, o deseas compartir tus recetas, escríbenos a [email protected]

Autora: Esther Azón Fernández. Técnica en nutrición y dietética (formación homologada por el SERVEF). Experta en cocina vegetariana. Lic. Teología y comunicadora. Co-editora de la Revista Adventista y QueCurso.es, y redactora y editora de contenidos web en HopeMedia. 

Si quieres conocer más propiedades de los alimentos, y disfrutar de otras recetas saludables, apúntate al curso gratuito de Cocina Sana en QueCurso.es (puedes invitar también a tus amigos y amigas)

Cuéntanos qué te ha parecido esta receta y/o ENVÍANOS TU RECETA ovo-lacto-vegetariana o vegana con, al menos, una buena foto horizontal, a [email protected]