Sociedad

Lecciones prácticas del libro de la naturaleza

La naturaleza es el mayor libro educativo que podemos utilizar para enseñar a los niños sobre la vida y sobre Dios. Los niños deberían estudiar la Creación.

La naturaleza es el mayor libro educativo que podemos utilizar para enseñar a los niños sobre la vida y sobre Dios. Los niños deberían estudiar la Creación.

La voz de Dios en su creación

Doquiera nos volvamos, oímos la voz de Dios y contemplamos la obra de sus manos. CN 51.1

Desde el solemne y profundo retumbo del trueno y el incesante rugido del viejo océano, hasta los alegres cantos que llenan los bosques de melodía, las diez mil voces de la naturaleza expresan su loor. En la tierra, en el mar y en el cielo, con sus maravillosos matices y colores, que varían en glorioso contraste o se fusionan armoniosamente, contemplamos su gloria.

Las montañas eternas hablan de su poder. Los árboles que hacen ondear sus verdes estandartes a la luz del sol, las flores en su delicada belleza, señalan a su Creador. El verde vivo que alfombra la tierra, habla del cuidado de Dios por la más humilde de sus criaturas. Las cuevas del mar y las profundidades de la tierra, revelan sus tesoros.

La tierra y el cielo hablan del amor de Dios

El que puso las perlas en el océano y la amatista y el crisólito entre las rocas, ama lo bello. El sol que se levanta en los cielos es una representación de Aquel que es la vida y la luz de todo lo que ha hecho. Todo el esplendor y la hermosura que adornan la tierra e iluminan los cielos, hablan de Dios. CN 51.2

Por lo tanto, mientras disfrutamos de sus dones, ¿habremos de olvidarnos del Dador? Dejemos más bien que nos induzcan a contemplar su bondad y su amor, y que todo lo que hay de hermoso en nuestra patria terrenal nos recuerde el río cristalino y los campos verdes, los ondeantes árboles y las fuentes vivas, la resplandeciente ciudad y los cantores de ropas blancas de nuestra patria celestial, el mundo de belleza que ningún artista puede pintar, que ninguna lengua mortal puede describir. “Cosas que ojo no vio, ni oreja oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman”. 1 Corintios 2:9.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 44. CN 51.3

Del amor y el carácter de Dios

Las madres no deberían recargarse tanto con actividades y preocupaciones que no les quede tiempo para educar a sus hijos con ayuda del gran libro de la naturaleza, impresionando su tierna mente con las bellezas que contienen los pimpollos y las flores.

Los elevados árboles, los hermosos pájaros que envían sus alegres cantos a su Creador, hablan a sus sentidos de la bondad, la misericordia y la benevolencia de Dios. Cada hoja y flor con sus tintes variados, que perfuman el aire, les enseñan que Dios es amor.

Todo lo que es bueno, amante y hermoso en este mundo les habla del amor de nuestro Padre celestial. Pueden discernir el carácter de Dios en sus obras creadas.—The Signs of the Times, 5 de agosto de 1875. CN 52.1

De la perfección de Dios

Así como las cosas de la naturaleza manifiestan su aprecio por su Creador al hacer lo mejor posible por embellecer la tierra y representar la perfección de Dios, así también los seres humanos deberían esforzarse en su esfera de acción por manifestar la perfección de Dios, permitiéndole obrar mediante ellos sus propósitos de justicia, misericordia y bondad.—Carta 47, 1903. CN 52.2

Del Creador y el sábado

¿Quién nos da el sol que hace producir la tierra? ¿Quién nos da las lluvias abundantes? ¿Qué ser maravilloso nos ha dado los cielos de arriba y el sol y las estrellas del cielo? ¿Quién os concedió la razón, quién cuida de vosotros todos los días? 

Cada vez que contemplamos el mundo, se nos recuerda de la poderosa mano de Dios que lo trajo a la existencia. El cielo que se extiende por encima de nuestra cabeza, y la tierra que se ensancha bajo nuestros pies cubierta por una alfombra de verdor, hacen recordar el poder de Dios y también su bondad. Pudo haber hecho el pasto oscuro o negro, pero Dios ama la belleza, y por lo tanto nos ha dado cosas hermosas para contemplar. ¿Quién podría pintar las flores con los delicados tintes que Dios les ha dado? . . . CN 52.3

No podemos tener un libro de texto mejor que la naturaleza. “Considerad los lirios del campo, como crecen: no trabajan ni hilan; pero os digo, que ni aun Salomón con toda su gloria se vistió así como uno de ellos”. Elevemos hacia Dios la mente de nuestros hijos. Para eso él nos dio el séptimo día y lo dejó como un recordativo de sus obras creadas.—Manuscrito 16, 1895. CN 53.1

La obediencia a la ley

El mismo poder que sostiene la naturaleza, obra también en el hombre. Las mismas grandes leyes que guían igualmente a la estrella y al átomo, rigen la vida humana. Las leyes que gobiernan la acción del corazón para regular la salida de la corriente de vida al cuerpo, son las leyes de la poderosa Inteligencia que tiene la jurisdicción del alma. De esa Inteligencia procede toda la vida. Únicamente en armonía con ella se puede hallar su verdadera esfera de acción.

La condición para todos los objetos de su creación, es la misma: una vida sostenida por la vida que se recibe de Dios, una vida que esté en armonía con la voluntad del Creador. Transgredir su ley, física, mental, o moral, significa perder la armonía con el universo, introducir discordia, anarquía y ruina. CN 53.2

Toda la naturaleza se ilumina para aquel que aprende así a interpretar sus enseñanzas; el mundo es un libro de texto; la vida, una escuela. La unidad del hombre con la naturaleza y con Dios, el dominio universal de la ley, los resultados de la transgresión, no pueden dejar de hacer impresión en la mente y modelar el carácter. CN 53.3

Estas son las lecciones que nuestros niños deben aprender.—La Educación, 95, 96. CN 54.1

Otras lecciones de las leyes de la naturaleza

Al cultivar la tierra, el trabajador reflexivo descubrirá que se abren ante él tesoros jamás soñados. Nadie puede tener éxito en los trabajos agrícolas o de la huerta si no presta atención a las leyes que entrañan. Es necesario estudiar las necesidades especiales de cada variedad de plantas. Las diversas variedades requieren terreno y cultivo diferentes, y la condición del éxito es la obediencia a las leyes que rigen a cada una.

La atención requerida al trasplantar, para que no se cambien de lugar ni amontonen siquiera las raíces más finas, el cuidado de las plantas tiernas, la poda y el riego; la protección contra la helada de la noche y el sol durante el día, el cuidado de mantener alejadas las malas hierbas, las enfermedades y las plagas de insectos, el arreglo de las plantas, no sólo enseñan lecciones importantes en cuanto al desarrollo del carácter, sino que el trabajo mismo es un medio de desarrollo.

Al desarrollar el cuidado, la paciencia, la atención a los detalles, la obediencia a la ley, se obtiene una educación esencial. El contacto constante con el misterio de la vida y el encanto de la naturaleza, así como la ternura necesaria para cuidar esos hermosos objetos de la creación de Dios, tienden a vivificar la mente y refinar y elevar el carácter, y las lecciones aprendidas preparan al trabajador para tratar con más éxito con otras mentes.—La Educación, 107, 108. CN 54.2

Lecciones de la siembra

La parábola del sembrador y de la simiente encierra una profunda lección espiritual. La simiente representa los principios sembrados en el corazón, y su crecimiento, el desarrollo del carácter. Haced práctica la enseñanza de este punto. Los niños pueden preparar el suelo y sembrar la simiente; y mientras trabajan, los padres o maestros pueden explicarles cómo es el jardín del corazón, y la buena o mala semilla que se siembra en él; que así como el jardín debe ser preparado para la semilla natural, el corazón también debe serlo para la semilla de la verdad. A medida que crece la planta, puede continuarse con la relación entre la siembra natural y la espiritual.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 109, 110. CN 54.3

Al esparcir la semilla en el suelo, pueden enseñar la lección de la muerte de Cristo, y al brotar la hierba, la verdad de la resurrección.—La Educación, 106, 107. CN 55.1

El huerto del corazón necesita cultivo

Continuamente se pueden aprender lecciones del cultivo del suelo. Nadie se establece en un pedazo de tierra inculta con la esperanza de que dé inmediatamente una cosecha. Se debe hacer una labor diligente, perseverante, en la preparación del suelo, la siembra de la semilla, y el cultivo de las mieses Igual debe ser el proceder en la siembra espiritual. Debe cultivarse el jardín del corazón. La tierra debe ser roturada por el arrepentimiento. Deben sacarse de raíz las malas hierbas que ahogan el grano sembrado.

Así como se requiere un trabajo diligente para limpiar un campo que se ha llenado de abrojos, sólo se pueden vencer las malas tendencias del corazón por medio de esfuerzos fervientes hechos en el nombre y el poder de Cristo.—La Educación, 107. CN 55.2

El crecimiento en la gracia

Hablad a vuestros hijos del poder que Dios tiene de hacer milagros. Mientras estudian el gran libro de texto de la naturaleza, Dios impresionará sus mentes. El agricultor labra su tierra y siembra su semilla; pero no puede hacerla crecer. Debe confiar en que Dios hará lo que ningún poder humano puede realizar.

El Señor pone su poder vital en la semilla, haciéndola germinar, y tener vida. Bajo su cuidado, el germen de vida atraviesa la dura corteza que lo envuelve, y brota para llevar fruto. Primero aparece la hoja, después la espiga, y luego el grano lleno en la espiga. Al hablárseles a los niños de la obra que Dios hace en la semilla, aprenderán el secreto del crecimiento en la gracia.—Consejos para los Maestros Padres y Alumnos, 96. CN 55.3

Superación del ambiente

En Norteamérica tenemos los lozanos nenúfares. Estas hermosas flores crecen puras, inmaculadas, perfectas, sin una sola mancha. Surgen en medio de una masa de desechos. Le dije a mi hijo: “Quiero que trates de conseguirme el tallo de ese nenúfar y arrancarlo tan cerca de la raíz como sea posible. Quiero que comprendas algo relacionado con él”. CN 56.1

Me trajo varios nenúfares, y yo los observé. Todos estaban llenos de canalitos abiertos, y los tallos extraían el alimento de la arena limpia que había debajo, y estos elementos nutritivos se convertían en el puro e inmaculado nenúfar. Rehusaba todos los desechos. Rehusaba todo lo repugnante. Y así se desarrollaba en toda su pureza.CN 56.2

Esta es exactamente la manera en que debemos educar a nuestros jóvenes en este mundo, que sus mentes y corazones reciban instrucción acerca de quién es Dios, quién es Jesucristo, y el sacrificio que ha realizado en nuestro favor. Que absorban la pureza, la virtud, la gracia, la cortesía, el amor y la paciencia; que las absorban de la Fuente de todo poder.—Manuscrito 43a, 1894. CN 56.3

Lecciones de confianza y perseverancia

“Mas pregunta, si quieres, a las bestias, que ellas te enseñarán, o a las aves del cielo, que ellas te lo dirán; . . . y los peces del mar te lo contarán”. “Ve a la hormiga, . . . considera sus caminos”. “Mirad las aves”. “Considerad los cuervos”. Job 12:7Proverbios 6:6Mateo 6:26Lucas 12:24. CN 56.4

No solamente hemos de hablar al niño de estas criaturas de Dios. Los mismos animales deben ser sus maestros. Las hormigas enseñan lecciones de trabajo paciente, de perseverancia para vencer los obstáculos, de previsión para el futuro. Los pájaros son maestros de la dulce lección de la confianza. Nuestro Padre celestial hace provisión para ellos, pero ellos deben buscar alimento, construir sus nidos, y criar a sus hijos. Constantemente están expuestos a los enemigos que tratan de destruirlos y, sin embargo, ¡con qué ánimo hacen el trabajo! ¡Cuán gozosos son sus cantos! CN 57.1

Es hermosa la descripción que hace el salmista del cuidado de Dios por las criaturas de los bosques: CN 57.2

“Las altas montañas son para las cabras monteses; CN 57.3

Los peñascos sirven de refugio para los damanes”. Salmos 104:18. El hace correr los manantiales por las montañas donde los pájaros tienen su habitación y “gorjean entre las ramas”. Salmos 104:12. Todas las criaturas de los bosques y de las montañas forman parte de su gran familia. El abre la mano y satisface “el deseo de todo ser viviente”. Salmos 145:16.—La Educación, 113, 114. CN 57.4

Los insectos enseñan laboriosidad

La industriosa abeja le da a los hombres inteligentes un ejemplo de lo que harían bien en imitar. Esos insectos observan un orden perfecto, y en la colmena no se tolera a ningún ocioso. Realizan el trabajo asignado a cada una con una inteligencia y una actividad que escapan a nuestra comprensión.

El sabio nos llama la atención hacia las cosas pequeñas de la tierra: “Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual no teniendo capitán, ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento”. “Las hormigas, pueblo no fuerte, y en el verano preparan su comida”. Podemos aprender lecciones de fidelidad de estos pequeños maestros. Si aprovecháramos con la misma diligencia las facultades que un Creador sabio nos ha concedido, cuánto crecerían nuestras facultades para la utilidad. El ojo de Dios contempla hasta la más pequeña de sus criaturas; ¿no considera entonces, al hombre formado a su imagen, y requiere de él que le corresponda por todas las ventajas que le ha concedido?—Testimonies for the Church 4:455, 456. CN 57.5

La Conducción del niño. Elena G. White. Capítulo 7: Lecciones prácticas del libro de la naturaleza

Foto: Caroline Hernandez en Unsplash

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.