Actualidad Adventista

Las relaciones con otras denominaciones

¿Es apropiado que pastores y líderes adventistas, en diferentes puestos de responsabilidad, participen en actividades y organizaciones ecuménicas e interreligiosas?

Tags from the story
¿Es apropiado que pastores y líderes adventistas, en diferentes puestos de responsabilidad, participen en actividades y organizaciones ecuménicas e interreligiosas?

Voto del Comité ejecutivo de la División Inter-Europea (EUD) sobre la relación con otras denominaciones religiosas:

Considerando que, de vez en cuando, los miembros de la iglesia y los líderes de todo el territorio de la EUD se comunican con la División para preguntar sobre si es apropiado que pastores y líderes adventistas, en diferentes puestos de responsabilidad, participen en actividades y organizaciones ecuménicas e interreligiosas,

Considerando que, dada la complejidad del asunto, una respuesta simple o directa de sí o no, en la mayoría de los casos, no brinda una respuesta satisfactoria a la pregunta,

Considerando que, basándose en la Biblia, la Iglesia Adventista del Séptimo Día ha producido varios documentos y declaraciones sobre nuestra relación con otras iglesias y denominaciones religiosas,

VOTADO, recomendar encarecidamente a todas las entidades y trabajadores de la División Inter-Europea que cumplan los siguientes principios y directrices:

  1. La Iglesia Adventista favorece el diálogo y las relaciones cordiales de respeto mutuo y entendimiento con otras confesiones religiosas, en todos los niveles de nuestra organización eclesiástica.
  2. Estamos plenamente convencidos y defendemos enérgicamente que la libertad de conciencia y la libertad religiosa son derechos inherentes a todos los seres humanos, no como algo que reclamamos solo para nosotros, sino como un derecho que es concedido a todos, incluso a aquellos que piensan de manera diferente a nosotros.
  3. Todos los seres humanos son creados a imagen de Dios y, por lo tanto, merecen nuestro más profundo amor y respeto. Sin embargo, a pesar de las diferencias, no debemos evitar a aquellos que no piensan, creen o se comportan como nosotros.
  4. El diálogo y la compresión mutua, sin embargo, no significan estar de acuerdo con los demás, solo por el hecho de asegurar relaciones cordiales.
  5. Todas las relaciones humanas deben estar subordinadas a los principios y valores de la Palabra escrita de Dios, que da testimonio de la Palabra encarnada de Dios, Jesucristo, quien testifica de Dios el Padre y Dios el Espíritu Santo.
  6. Nuestras creencias fundamentales se han construido cuidadosa y minuciosamente sobre la base segura de la Biblia. Estas declaraciones de fe definen nuestra identidad como iglesia y siempre deben mantenerse como nuestro sello distintivo.
  7. Por lo tanto, no debemos convertirnos en miembros de una organización cuyos principios, creencias, objetivos y misión entren en conflicto con los principios de la Palabra de Dios y las Creencias Fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Tampoco debemos entrar en ninguna negociación o acuerdo que comprometa alguno de nuestros valores fundamentales.
  8. La experiencia ha demostrado que el contexto del diálogo entre iglesias es un entorno excelente para relacionarnos con los líderes de otras denominaciones religiosas, conocerlos personalmente y conocer las enseñanzas de las comunidades que representan. También crea un ambiente adecuado para darnos a conocer, al explicar las creencias y puntos de vista adventistas en otras áreas de la vida y misión de nuestra iglesia. Una relación amigable y respetuosa puede romper muchos prejuicios infundados y promover una cooperación fructífera en muchos dominios de interés común.
  9. Por otro lado, existe un riesgo real de que al tratar de llegar a personas de otras denominaciones religiosas, nos enredemos en un sistema que nos impida predicar el mensaje que Dios nos ha confiado. Ser miembro de una organización ecuménica, por ejemplo, implica la aceptación de pautas que contradicen nuestra comprensión de la unidad, la eclesiología y la misión de la iglesia. Por lo tanto, la División Inter-Europea recomienda encarecidamente que los adventistas tengan la condición de observadores, consultores o invitados.

El mundo está maduro para recibir el mensaje de esperanza del pronto regreso de Jesús a esta tierra. Dios nos ha llamado, individualmente y como Iglesia, para proclamar estas buenas noticias. Las relaciones interreligiosas nos ofrecen una excelente oportunidad para compartirlo. Si oramos sinceramente, Dios nos dará su amor, fortaleza y sabiduría para hacerlo. Mientras lo hacemos, muchos vendrán y se unirán a nosotros. Creemos que esta es la forma por excelencia de lograr la unidad por la cual Jesús oró en Juan 17.

Comité ejecutivo de la División Inter-Europea (EUD Executive Committee)
Mayo 2020

Traducido por el Departamento de Comunicaciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España
Imagen: by Joshua Eckstein on Unsplash

Tags from the story