Skip to main content

Ninguna discrepancia bíblica afecta negativamente la enseñanza y la confiabilidad histórica de las Escrituras. Las discrepancias e imperfecciones encontradas en la Biblia se deben únicamente a las debilidades humanas.

La Biblia es el documento mejor transmitido y preservado de la antigüedad. Por eso, podemos afirmar que ningún libro antiguo fue tan bien preservado como la Biblia, con algunos ejemplares copiados solo pocos años después de la producción del texto original.

Sin embargo, con respecto a su confiabilidad, la Biblia contiene algunos textos de difícil comprensión o que, desde la perspectiva de algunas personas, pueden transmitir la idea de que hay un error o equivocación. Ante eso, alguien podría preguntar: «¿Quiere decir que existen errores en la Biblia?»

¿Errores o malas interpretaciones?

Si por “error” quiere decir que la Palabra de Dios enseña cosas incorrectas o que es falible e históricamente indigna de confianza, la respuesta es “¡No!”. La Biblia es la infalible revelación de la verdad y de la voluntad de Dios. Muchos de los supuestos “problemas” en la Biblia no tienen que ver con el texto en sí, sino con los intérpretes.

Además de eso, nuevos descubrimientos en la arqueología y otras ciencias confirman la confiabilidad histórica de este libro, sobre todo después del surgimiento de la crítica bíblica. La insinuación de que la Biblia contiene errores puede ser fácilmente mal interpretada para dar a entender que Dios comete errores o que él los colocó en el texto sagrado, pero eso no es verdad. Las discrepancias e imperfecciones encontradas en las Escrituras se deben solamente a las imperfecciones humanas.

No hay duda de que realmente encontramos declaraciones desafiantes e incluso discrepantes en la Biblia. Pero ninguna de ellas afecta negativamente la enseñanza ni la confiabilidad histórica de las Escrituras. Podemos tener plena confianza de que la Biblia que tenemos hoy en nuestras manos es la verdad de Dios, capaz de hacer sabios para la salvación a todo hombre y mujer de buena voluntad.

Vea el siguiente vídeo:

Autor: Adolfo Suárez, teólogo y educador, es el actual decano del Seminario Teológico Adventista Latinoamericano (SALT) y Director del Espíritu de Profecía de la DSA. Máster y Doctor en Ciencias Religiosas, con posdoctorado en Teología. Autor de varios libros y miembro de la Sociedad Teológica Adventista y de la Sociedad de Literatura Bíblica.

 

PUBLICACIÓN ORIGINAL: Cómo abordar pasajes difíciles

Deja un comentario