Judías verdes con patata

Las judías verdes tiene una gran capacidad antioxidante, no sólo por su contenido en vitamina C y ácidos fenólicos, sino también por su contenido en flavonoides y carotenoides.

En cuanto a sus vitaminas, poseen vitaminas A, C, K y del grupo B, como la B1, B2, B3, B6, B9 y colina. También tienen minerales como el manganeso, magnesio, hierro, potasio, cobre, calcio y fósforo. Y por si todo eso fuera poco, aportan triptófano, ácidos grasos Omega-3 y fibra.

Por otro lado, las judías verdes son ricas en oxalatos, por lo que deben ser consumidas con moderación por las personas que tienen problemas de riñón o de piedras en el riñón.

Por su parte, las patatas son un alimento muy rico en hidratos de carbono complejos, lo que significa que se convierte en un alimento fundamental para mantener a raya los niveles de azúcar en la sangre. Además, aumentan nuestra energía.

La patata, al ser rica en vitamina C, es interesante a la hora de aumentar las defensas y potenciar la inmunidad natural de nuestro organismo. No obstante, debemos tener en cuenta que gran parte de la vitamina C que contiene se pierde cuando la cocinamos.

Gracias a su contenido en potasio, ayuda a controlar la hipertensión. Y debido a su alto contenido en fibras (cuestión que, dicho sea de paso, desconocen muchas personas), aporta ventajas saludables para nuestro sistema digestivo.

Consejo: Es mejor cocinar las verduras al vapor, para mantener todas sus propiedades. Si no, cocidas, y por último fritas. La patata, especialmente, absorbe mucho aceite, (y ya sabemos que el AOVE es muy sano crudo, pero no tanto después de alcanzar ciertas temperaturas).

Ingredientes para 4 personas

  • 750gr de judías verdes (planas o redondas)
  • 4 patatas grandes
  • 8 gajos de ajos grandes
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • Sal

Elaboración

Primeramente lavamos bien las judías verdes y les cortamos las puntas, así como los hilos laterales (en el caso de las planas). Después las cortamos en trozos de unos 2-3 cm.

Lavamos y pelamos las patatas y las cortamos en trozos grandes.

Ponemos todo en una olla con agua suficiente para cubrirlo todo, y un poco de sal, y cocemos. Cuando la patata esté tierna, en su punto, escurrimos y reservamos.

Seguidamente, pelamos y picamos finamente los ajos, y en una sartén, ponemos AOVE para freírlos. Es muy importante que no se nos quemen, tan solo ligeramente dorados, porque transferirían un sabor amargo al plato. Simplemente un poco doraditos ya le transfieren un sabor delicioso al aceite, y al plato.

Finalmente, añadimos el aceite con ajos a las judías con patatas y rectificamos de sal. Dejamos reposar un poco y ¡A disfrutar! ¡Con ese toque de AOVE con ajo están tan buenas, que hasta a los pequeñines de la casa, “antiverduras” les gustarán!

Esther Azón Fernández. Lic. Teología y comunicadora. Editora de la Revista Adventista / productora TV en HopeMedia. Experta en cocina vegetariana. Cursando Técnico en nutrición y dietética.

 

Si quieres conocer mas propiedades de los alimentos, y disfrutar de otras recetas saludables, apúntate al curso gratuito de Cocina Sana en QueCurso.com (puedes invitar también a tus amigos y amigas ;-))

Envíanos tu receta ovo-lacto-vegetariana o vegana, con una buena foto horizontal, a [email protected] y la seleccionaremos para publicarla aquí. 

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.