Actualidad Adventista

Fallece el profesor Jean Florí, profesor de muchos teólogos españoles en Collonges

El pasado 18 de abril, de 2018, falleció el profesor Jean Florí, antiguo profesor de Collonges y un gran servidor…

El pasado 18 de abril, de 2018, falleció el profesor Jean Florí, antiguo profesor de Collonges y un gran servidor de Dios y de la  iglesia. Un hombre muy relevante en el mundo académico francés. 

Fallece Jean Florí

Florí ha sido profesor de muchos teólogos españoles que han terminado sus estudios en el Campus Adventiste du Saleve, en Collonges, Francia. También fue el orador principal de la 1ª convención de la Asociación de Estudiantes y Graduados Universitarios Adventistas de España (AEGUAE), celebrada en el año 1974 en Montserrrat, Barcelona. Además, AEGUAE le rindió homenaje en vida en la 38 convención ‘El cristiano ante el sufrimiento’ (Comarruga, Tarragona). Un homenaje simultáneo al homenaje que AEGUAE rindió al profesor R. Badenas, ex-alumno de Florí.
Jean Flori, falleció el pasado 18 de abril tras un periodo de lucha contra una enfermedad grave. Ha perdido la batalla que todos perderemos, la de la muerte en este mundo de pecado. Sin embargo es muy probable que haya ha ganado la guerra, gracias a su fe en la victoria de Jesús en la cruz.
Historiador especializado en la Edad Media, doctor en  letras y ciencias humanas, entre otras, fue director de investigación en el CNRS (Centre national de la recherche scientifique) y profesor en el Campus Adventiste du Saleve, en Collonges. Era un intelectual, pero sobre todo, un hombre fiel a Dios y a sus convicciones.
A partir de ahora faltará su presencia física, hasta que Cristo vuelva, pero su herencia espiritual permanecerá a través de todos los estudiantes de Collonges que le conocieron.

Jean Florí, su vida

El profesor Florí venía de una familia muy católica pero poco practicante, según sus propias palabras.Tal vez por eso, el joven Jean Flori se enfrentó muy temprano con diferentes corrientes de pensamiento (ateísmo, protestantismo,etc). Sin embargo, influenciado por la cultura cristiana de su tiempo, siempre se preguntó por la coherencia entre los valores bíblicos y lo que él veía de las principales corrientes religiosas. El profesor era un gran partidario de la tolerancia y la paz, rechazando totalmente todas las formas de violencia. Fue la búsqueda de significado y Verdad lo que le motivó a lo largo de su vida.

Cuando era estudiante, se encontró con un nuevo movimiento religioso, el adventismo, a través de uno de sus compañeros. Él le presentó a dos personas que fueron fundamentales para su vida. Primeramente a un pastor con quien Jean Flori comenzó a estudiar la Biblia. Él consideró siempre a la Biblia como “el fundamento de la religión cristiana en todas sus formas”. Poco después, leyendo los libros de Elena G. de White, tuvo su encuentro personal con Jesucristo, quien le marcó intensamente. Mas tarde, a través del mismo colega, conocería a una niña adventista, Anne-Marie, que se convertiría en su esposa un tiempo después. Juntos, tuvieron dos hijos: Laurent y Pascale.

Jean Florí, su legado

Su enorme deseo de entender la Biblia le empujó a ir al campus de Colllonges-sous-Salève, a pesar de que todavía tenía algunas dudas sobre el adventismo. Así fue como comenzó a estudiar teología, mientras era profesor de matemáticas en Collonges High School.

Formación científica. Estos seminarios son una novedad para él. Le permiten practicar su gusto por la lectura y la escritura y, sobre todo, liberar un poco de sed de conocimiento y verdad. Es con este espíritu que se convierte en profesor de la Facultad de Teología.

El profesor Florí era un maestro que no se doblegaba a la tradición sino que buscaba contrarrestar los defectos del tradicionalismo, al que que consideraba un “peligro mortal”. Es tal vez esta característica la que lo hacía, y lo hace, muy apreciado por todos sus alumnos. No solo les daba lecciones sino con quienes vivía la Palabra. El profesor les proponía un cristianismo práctico, a través de acciones de asistencia social, como lavar coches en Ginebra (acción retransmitida por la radio local).

Jean Florí escribía lo que aprendía y entendía de la Biblia. Sin embargo, a veces era muy crítico con las posiciones de la Iglesia Adventista. Muchos de sus libros y artículos han sido publicados por diferentes editores, pero también por la División Adventista Inter-Europea. El profesor Florí provocaba reflexión y cuestionamiento.

Esto es sin duda lo que se mantiene como el mayor recuerdo de Jean Flori, tal como lo demuestran las numerosas muestras de respeto y cariño durante su ceremonia de despedida. Su funeral se celebró el pasado 23 de de abril de 2018 en Bretaña (Francia), región en la que pasó sus últimos años con su familia. Todos se refirieron a él como un hombre sincero y recto, siempre en busca de la verdad, que hizo feliz a su familia. Especialmente a sus nietos, David, Yoann, Samuel y Nicolás. El profesor Florí marcó la formación teológica de toda una generación de pastores, así como a la iglesia adventista de habla francesa.

Testimonios sobre Jean Florí

David Jennah:

“Jean Flori fue un excelente maestro. Me enseñó el rigor y la metodología. Sobre todo, me inspiró una religión aliviada de la apariencia y el artificio, para hacer espacio a una auténtica. Tuvo una actitud de escucha excepcional y valoraba las opiniones de sus alumnos, incluso cuando algunas eran inadecuadas. Con él nos sentimos un poco inteligentes”.

John Graz:

“¡Un maestro inolvidable! Sus clases fueron una maravilla […] ya que el material que nos daba era lógico, y estaba documentado y estructurado como una obra arquitectónica. Pocos cursos a los que asistí en diferentes universidades estuvieron a su nivel. Representó la seriedad en la investigación; en el intercambio de conocimientos y, como un maestro, nos dio el deseo de seguir sus pasos.
Para mí, él siempre será el maestro que me enseñó a no caer en la monotonía, a no escatimar en el trabajo, y a dar siempre lo mejor de sí mismo al servicio de los demás y de Dios, que es nuestro maestro supremo”.

Ulrich Frikart:

“Su enseñanza, rigurosa y profunda, me fascinó de inmediato. Su espiritualidad viviente y práctica, y su profundo conocimiento, ampliaron mi horizonte y fui de descubrimiento en descubrimiento. Mi admiración por el profesor, y el científico de la historia de la Edad Media, fue ilimitada.
Inolvidables también los intercambios con este hombre extraordinario fuera de las aulas. No tenían precio. Querido Jean, no te imaginas lo que representas para mí. Lo importante que has sido para mi a lo largo de mi ministerio. ¡Gracias por siempre, maestro y amigo!”

“No dejes que tu corazón se turbe. Cree en Dios, y cree en mí. Hay muchas mansiones en la casa de mi Padre. Si no fuera así, te lo hubiera dicho. Prepararé un lugar para ti. Y cuando me haya ido, y he preparado para ti un lugar, volveré y te llevaré conmigo, para que donde yo esté, tú también estarás allí. Ya sabes a dónde voy, y sabes el camino. Juan 14: 1-4
 Homenaje conmemorativo de la ceremonia de despedida del 23 de abril de 2018. Artículo “Entrevista de un hombre excepcional” de la Revista Adventista, No. 1857, octubre de 2017. Contribución especial de Sarai de la Fuente, ex-presidenta de AEGUAE y actual secretaria. 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.