Skip to main content
El pasado 24 de abril se celebró el «Día mundial del Ministerio de Posibilidades Adventista». Un día que desde el Ministerio de Sordos Adventista de España, y desde nuestra división, se nos pidió como iglesia hacer una reflexión sobre su relación con el colectivo de personas más vulnerables de la sociedad.

Un día centrado en el duelo

Este año su lema se centró principalmente en las familias  que están sufriendo un duelo por la pérdida de un ser querido debido a la pandemia u otras circunstancias. 
Entre todos aquellos cuyas necesidades requieren nuestro interés, las viudas y los huérfanos tienen el mayor derecho a nuestra tierna simpatía. Son objeto del cuidado especial del Señor. Dios los confía a los cristianos. “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo”. Santiago 1:27. Elena G. White CPI 518,3
El dolor que acompaña a la pérdida de un ser querido es tan inevitable como la muerte misma. El duelo es un proceso doloroso, pero confiar en Dios puede ayudarte a superarlo. Por eso este año, el Ministerio de posibilidades no sólo se ha centrado en los más vulnerables de la sociedad, sino en aquellas personas que por alguna razón se han quedado viudo/a, en aquellos que han perdido una mamá o un papá, un hijo/a. En esas personas que tienen el corazón roto y que solo Cristo puede curar y sanar. Para esas personas también está este ministerio. 

Testimonio

Testimonio Marcela Noltze, Directora del MSPA en Palma de Mallorca:

-Desde Palma de Mallorca nos unimos a este día tan especial, donde podéis ver el sermón que transmitimos desde la página web de nuestra Iglesia. Recibimos  mensajes de parte de los hermanos, de lo bonito de cómo había sido todo, y cómo les había hecho reflexionar y meditar.
Como departamento, estamos muy felices de poder desarrollar las actividades del Ministerio de Sordos, aunque todavía no tenemos ningún Sordo en nuestra Iglesia, estamos esperando, preparándonos y orando para que pronto podamos transmitirles este mensaje de esperanza a esas personas.
También consideramos que sería de gran importancia que pudiésemos establecer el Ministerio de Posibilidades en su totalidad en nuestras Iglesia. Debido a que tenemos hermanos que tienen hijos con alguna discapacidad, viudas, familias rotas y muchísimas más personas donde el Ministerio pudiera florecer y ser de gran apoyo para todos ellos. 

Compartiendo esperanza

El ser humano no está preparado ni diseñado psicológicamente para enfrentar el dolor de la pérdida de un ser querido. El que haya perdido a alguien sabrá que el sufrimiento pasa, pero el recuerdo, la nostalgia de volverte a encontrar con esa persona no se olvida. Siempre se queda en el corazón y hay personas que necesitan ayuda para poder seguir mirando hacia el futuro con la esperanza de volverse a encontrar con esa persona. Nosotros podermos dársela en Cristo. 

Dios permite que sus pobres estén dentro de cada iglesia, Siempre los habrá entre nosotros, y el Señor coloca sobre los miembros de cada iglesia una responsabilidad personal en lo referente a cuidarlos. No debemos transferir nuestra responsabilidad a otros. Debemos manifestar hacia los que están entre nosotros el mismo amor y simpatía que Cristo manifestaría si estuviese en nuestro lugar. Seremos así disciplinados y preparados para trabajar en las actividades de Cristo.  Elena G.White, Consejos para la Iglesia. Pág. 512

Abriendo Ministerios de posibilidades en las iglesias

Desde el Ministerio de Sordos en España, se les hace un llamado especial a todas las iglesias que desean abrir este departamento tan especial. Con la intención de seguir promoviendo el mensaje de esperanza a todas aquellas que aún no han tenido la oportunidad de poder recibir el mensaje de esperanza. 

Para más información contactar con [email protected] o [email protected]

Más fotos y vídeos AQUÍ

Autora: Taida Rivero, responsable del Ministerio de Sordos y del Ministerio de Posibilidades especiales en la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.