Hace ya unos meses tuve el privilegio de poder defender el Máster en la Facultad Adventista de Sagunto. Y ahora con algo más de tiempo, me propongo desmenuzar algunos de los resultados de las encuestas que me ayudaron a obtener resultados cuantitativos orientados a una reflexión general sobre algunos temas estudiados.

En total se realizaron 325 encuestas, la mayoría presenciales y el resto on line, todas en el ámbito adventista. Estudiantes de ESO, Bachiller, Teología y Pastores de la Unión Adventista Española respondieron.

El estudio sin ser concluyente cuantitativamente creo que es suficiente para marcar la dirección de posteriores investigaciones en la búsqueda de soluciones.

La encuesta general consta de 43 preguntas, con 210 ítems, agrupados en 4 bloques: Ordenador, Internet, Móvil y Estudio.

Algunas de las preguntas estaban relacionadas con nuestra aptitud y comportamiento a través de Internet, uno de los grandes problemas de muchos usuarios de Internet.

¿Cómo es tu actitud en la redes?
Pregunta ESO-BCH Jóvenes Estudiantes Teología Líderes y Pastores
Siempre me muestro como soy 58.9% 45.1 56.3 73.1
Casi siempre me muestro como soy 20% 21.6 25 15.4
A veces me muestro como soy 12.7% 19.6 6.3 3.8
Casi nunca me muestro como soy 4.2% 9.8 6.3
Nunca me muestro como soy 4.2% 3.9 6.3 7.7

 

            El único camino para llegar a la autonomía moral y a actuar por deber es que te lo enseñen. Y eso comienza en la casa de cada uno, la moral comienza en el hogar.

(Immanuel Kant)

Comparto totalmente esta idea y también creo que la educación y ética se aprende en casa, pero desgraciadamente nadie ha recibido formación suficiente para enfrentarnos sin caídas ante los problemas morales, éticos y psicológicos generados por Internet. Las redes sociales han potenciado esa despersonalización.

Según Porfirio Barroso Asenjo, Profesor de Deontología Informática en la Facultad y Escuela de Informática de la Universidad Pontificia de Salamanca, en su artículo Cuatro principios de ética en Internet[1], nos hace una propuesta de Código Deontológico de Internet:

  1. Que todo usuario de la red de Internet considere la libertad de expresión como un bien máximo y procurar evitar en lo posible la censura.
  2. Que el intercambio de información en la red se regule por criterios de verdad, exactitud y objetividad.
  3. Que se respete la necesaria protección y seguridad en la información.
  4. Que se dé primacía del servicio al bien común, público y social.
  5. Que se respete la intimidad y vida privada de las personas y la confidencialidad de la información cuando la hubiere.
  6. Que se defiendan los derecho de autor y la propiedad intelectual evitando toda forma de plagio.
  7. Que se evite toda forma de piratería.
  8. Que se acceda a Internet de forma no discriminatoria.
  9. Que se evite el fomento y distribución de material obsceno, erótico y pornográfico.
  10. Que todo usuario de Internet asuma las responsabilidades éticas y legales a las que el uso que hace de la red diere lugar.

Una razonable propuesta que deberíamos tener en cuenta.

Una de las preguntas que presento en este bloque y todas ellas relacionadas con aspectos éticos y de comportamiento ante el anonimato que ofrece Internet es:

 ¿Agregarías a desconocidos a tus redes?
Pregunta ESO-BCH Jóvenes Estudiantes Teología Líderes y Pastores
5.5% 11.8 18.8 11.5
No 94.5% 88.2 81.3 88.5

 

Las redes sociales no tienen filtros seguros en su acceso. Pero si somos poco cuidadosos y aceptamos a todos aquellos que nos envían una solicitud de amistad podemos tener problemas.

Sin duda, de las redes estudiadas, Facebook es la red social más afectada. El riesgo de que un/a menor pueda ser acosado/a sexualmente por un adulto es muy alto, como advierte, en declaraciones a la Agencia Efe, la investigadora del Centro Crimina[2] para el estudio y prevención de la delincuencia de la Universidad Miguel Hernández de Elche[3], Núria Rodríguez Gómez[4], autora del trabajo “Online Child Grooming”. Esta investigadora afirma que: “Contactar con desconocidos aumenta el riesgo de ser victimizado en un 78%, especialmente a través de redes sociales”, y “facilitar información personal a través de Internet incrementa el riesgo en un 81%.”[5]

Después de lo dicho podríamos suponer que las precauciones a la hora de dar acceso a desconocidos a nuestra redes debería ser máximas. Sin embargo,  aún en nuestra encuesta, vemos como existen porcentajes, pequeños, pero que delatan  una predisposición a contactar con desconocidos. Por los resultados parece que los más sensibilizados son los más pequeños, tal vez porque han visto algunos casos de cerca en sus institutos o en casa.

¿Has recibido alguna vez una propuesta deshonesta?
Pregunta ESO-BCH Jóvenes Estudiantes Teología Líderes y Pastores
54.2% 54.9 43.8 26.9
No 45.8% 45.1 56.3 73.1

 

Normalmente estas propuestas están relacionadas con el cibersexo o en general con ofertas deshonestas moralmente. Tan peligrosas son a edades tempranas como en adultos, en los dos casos por sus implicaciones morales, éticas y a terceros.

En el capítulo 2.4.2. del trabajo, in extenso, he desarrollado más ampliamente este tema. Aquí solo me queda comentar que existe una ley que regula este tipo de actuaciones y delitos, de modo que aquí no tenemos un vacío legal.

“La solicitud sexual de menores empleando tecnologías de la información y comunicación, se incluye en nuestro Código Penal con la reforma del mismo operada por LO 5/2010 de 22 de junio, por la que se modificó la LO 10/1995 de 23 de noviembre, del Código Penal, castigándose en el art. 183 bis CP el acceso al menor a través de Internet, del teléfono o cualquier otra tecnología de la información y la comunicación con finalidades sexuales, llegando la protección al menor de trece años, edad en la que se había fijado el consentimiento sexual, que en estos momentos está tipificada en los 16 años”.[6]

En los resultados de nuestra consulta, llama la atención, aunque coincide con las estadísticas generales, que los grupos más influyentes y en riesgo son los más jóvenes con porcentajes altísimos. Y si recordamos los resultados de la pregunta anterior, “¿Agregarías a desconocidos a tus redes?”, y vemos sus resultados, tan bajos, podemos deducir que las propuestas deshonestas vienen del entorno conocido. Que por otro lado es el entorno donde estadísticamente más abusos se realizan: Padres, tíos, primos, familiares en general y amigos cercanos.

 ¿Cómo actuas ante esa propuesta?
Pregunta ESO-BCH Jóvenes Estudiantes Teología Líderes y Pastores
Siempre respondo 6.3% 3.9% 6.2% 3.8%
Casi siempre respondo 2.4% 3.9%
A veces respondo 8.2% 2%
Casi nunca respondo 10.1% 21.6%
Nunca respondo 73% 68.6% 93.8% 96.2%

 

Es preocupante que los grupos más vulnerables incluyan entre sus respuestas toda la gama de posibilidades y no sean tan radicales como los más adultos. Entre los más jóvenes encontramos que sí hay respuesta, aunque no sabemos en qué línea se responden a esas propuestas. Pero ya el solo hecho de establecer contacto supone un riesgo. Los acosadores son insistentes y conocen muy bien las debilidades juveniles. Saben qué ofrecer para que la tentación los mine y, aunque en un porcentaje pequeño, caigan en la curiosidad y acaricien la tentación de ceder. En estos casos lo mejor es cortar radicalmente el contacto, y ni siquiera contestar; bloquear y denunciar es lo más efectivo.

 

Antonio Lerma. Lic. en Comunicación Social, Doctor en Comunicación y Máster en Teología. Actualmente es el responsable de Comunicación de ADRA España.

Foto: rawpixel en Unsplash

 

[1] www.ehu.eus/zer/hemeroteca/pdfs/zer03-02-barroso.pdf

[2] httpss://crimina.es/ (Consultada 4/07/2017)

[3] httpss://www.umh.es/ (Consultada 4/07/2017)

[4] httpss://crimina.es/miembros/nuria-rodriguez-gomez (visitada el 4/07/2017)

[5] httpss://www.lasprovincias.es/agencias/valencia/201505/17/contactar-desconocidos-factor-riesgo-392158.html (Consultada 2/07/2017)

[6] httpss://www.elderecho.com/tribuna/penal/Delitos-sexuales-menores-internet-TIC-child-grooming_11_1080055001.html (Consultada 11/04/2017)

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.