Skip to main content

Este mes, disfruta de una ensalada templada a base de canónigos, cebolla, champiñones, patata y queso (opcional). Fácil y deliciosa. Los canónigos no son demasiado conocidos y, sin embargo, tienen propiedades interesantes para nuestra salud.

Propiedades de los canónigos

Los canónigos son unas pequeñas hojas de color verde intenso que se utilizan mucho para ensaladas. Esta planta, originaria de Italia y extendida por toda Europa, resiste muy bien el frío y la podemos encontrar, en bolsas, durante todo el año en el mercado.

Más nutritivos que la lechuga, son una excelente fuente de vitaminas A, C, B6, E y ácido fólico. También contienen fibra y minerales como el yodo, hierro, magnesio, calcio, fósforo y potasio. Son excelentes para contribuír a depurar y limpian la sangre. 

El ácido fólico es indispensable en el embarazo para prevenir malformaciones en el feto. Asimismo, también sus vitaminas A, B, C y E, contribuyen al buen funcionamiento del organismo.

Vamos con nuestra receta.

Ensalada templada de canónigos, cebolla, champiñones y patata

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 bolsa de canónigos lavados
  • 2 patatas
  • 1 cebolla blanca
  • 1 bandeja de champiñones
  • Queso gorgonzola (o azul, si nos gusta mas fuerte). Opciónal, y sustituíble por queso vegano.
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • Sal
  • El zumo de 1 limón
  • 1/2 cucharadita pequeña de miel

Elaboración:

  • Lava bien las patatas y córtalas en cubos pequeños-medianos (sin pelar, la piel tiene muchas propiedades). Pela la cebolla y córtala en «lunas». Limpia y corta en láminas, ligeramente gruesas, los champiñones. Dispón todo esto en una bandeja de horno, con un chorrito de AOVE y una pizca de sal durante unos 50minutos a 180º. Si no dispones de mucho tiempo, también puedes saltearlo en una sartén grande, por partes.
  • Dispón en los platos un puñado, o un poco más, de canónigos lavados. Si debes lavarlos tu, basta con sumergirlos en agua tibia y, luego, para impedir su marchitación, basta con mojarlas en agua fría y dejarlos en agua helada durante media hora. Para secarlos se envuelven en un paño y se sacuden… o se utiliza un escurridor de movimiento. 
  • Añade las verduras, templadas (demasiado calientes mustiarían los canónigos).
  • Desmiga el queso (en caso de desear añadirlo)
  • Finalmente, elabora una «vinagreta» con 8 cucharadas de AOVE, pizca de sal, la 1/2 cucharadita de miel y un chorrito de limón. Para sazonar cada plato lo ideal es una cucharada por persona, pero hay personas a las que les gusta añadir un poquito más.

Si tienes dudas, comentarios, o deseas compartir tus recetas, escríbenos a [email protected]

Autora: Esther Azón Fernández. Técnica en nutrición y dietética (formación homologada por el SERVEF). Experta en cocina vegetariana. Lic. Teología y comunicadora. Co-editora de la Revista Adventista y QueCurso.es, y redactora y editora de contenidos web en HopeMedia. 

Si quieres conocer más propiedades de los alimentos, y disfrutar de otras recetas saludables, apúntate al curso gratuito de Cocina Sana en QueCurso.es (puedes invitar también a tus amigos y amigas)

Cuéntanos qué te ha parecido esta receta y/o ENVÍANOS TU RECETA ovo-lacto-vegetariana o vegana con, al menos, una buena foto horizontal, a [email protected]  

 

Deja un comentario