Skip to main content

El mensaje de salud adventista y la COVID-19. ¿Pueden algunas pautas simples mantenernos saludables en este momento?

El mensaje de salud adventista y la COVID-19Nuestro mundo entero ha sido sacudido por la pandemia de la COVID-19 desde los primeros meses de 2020. La forma en que trabajamos, adoramos, nos comunicamos, compartimos y compramos ha cambiado dramáticamente. Esperamos que el final esté a la vista, pero aún no hay nada seguro.

La investigación a largo plazo basada en la población, como los Estudios de Salud Adventista de la Universidad de Loma Linda, sugiere firmemente que las personas que viven de acuerdo con los principios del mensaje de salud de la iglesia (incluida la actividad física regular [especialmente al aire libre], alimentación saludable, descanso adecuado, evitación de sustancias tóxicas, cultivar relaciones sanas y confianza en Dios) experimentan menos de las condiciones conocidas como comorbilidades. Una vida sana también confiere cierta resistencia a las infecciones. Si bien cada principio está asociado con beneficios tangibles para la salud, la combinación de prácticas de estilo de vida saludable proporciona el mayor beneficio para la salud y el bienestar en general.

Entonces, ¿podemos decir que un estilo de vida adventista basado en nuestro mensaje de salud ayuda frente a la pandemia de la COVID-19? Examinemos la evidencia actual:

Dormir:

Dormir bien es vital para la salud física y mental.[1] Durante las últimas décadas, los investigadores han descubierto que un sueño adecuado es necesario para que el sistema inmunológico funcione adecuadamente para resistir las infecciones. La duración inadecuada del sueño en personas por lo demás sanas se asocia con una mayor probabilidad de desarrollar el resfriado común, una infección viral. Los sujetos que dormían en promedio menos de cinco horas por noche tenían una tasa de infección del 50 por ciento en comparación con el 18 por ciento de los que dormían un promedio de más de siete horas en la semana anterior a la evaluación.[2]

Si bien faltan datos específicos que relacionen el sueño con las infecciones por COVID-19, es probable que sea seguro asumir que el descanso adecuado marcará la diferencia, ya que los estudios muestran relaciones consistentes entre la duración corta del sueño y un mayor riesgo de mortalidad, hipertensión, enfermedad cardiovascular, accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria. , sobrepeso y obesidad, aumento de peso y diabetes tipo 2. Por lo tanto, un sueño adecuado ayuda a reducir las comorbilidades de COVID-19.

Ejercicio:

El papel de la actividad física para defendernos de las infecciones sigue creciendo. La actividad física regular y moderada (es decir, caminar, andar en bicicleta, hacer senderismo y nadar) actúa como adyuvante para estimular las defensas inmunitarias y la salud metabólica. El ejercicio moderado y constante reduce la incidencia de infecciones del tracto respiratorio superior, con una disminución de las muertes por influenza y neumonía.[3] La vida sedentaria contribuye al exceso de peso, una comorbilidad significativa en las infecciones por COVID-19. Además, un estudio de 48,440 pacientes adultos en el British Journal of Sports Medicine sugiere que la actividad de rutina puede ayudar a proteger a las personas que contraen COVID-19 de enfermarse gravemente.[4]

Dieta:

Los resultados de la investigación sobre los trabajadores de atención médica de primera línea de seis países con una alta exposición al COVID-19 son alentadores.[5] Los participantes fueron encuestados de julio a septiembre de 2020. Los datos autoinformados de 2,884 participantes incluyeron información demográfica, información sobre patrones dietéticos y resultados de COVID-19 (568 casos). Después de ajustar los factores de confusión, aquellos que siguieron una «dieta basada en plantas» tenían un 73 por ciento menos de probabilidades de COVID-19 de moderado a grave; aquellos que siguieron una «dieta basada en plantas o pescatariana [incluye pescado]» tenían un 59 por ciento menos de probabilidades de síntomas moderados a graves, en comparación con aquellos que consumían dietas regulares.

Cuando los participantes informaron haber seguido «dietas bajas en carbohidratos y altas en proteínas», tenían probabilidades significativamente más altas de síntomas más graves. Este estudio no encontró asociación entre el patrón dietético informado y la tasa de infección o la duración de COVID-19.

Luz del Sol:

Estudios recientes sugieren que la exposición a la luz solar limita la propagación de las partículas de virus disruptores COVID-19 en aerosoles (estornudos y tos) y puede inactivar el virus en ambientes al aire libre.[6] Además, la exposición al sol y el estado de la vitamina D están relacionados con las tasas de incidencia, mortalidad y recuperación de COVID-19 a través de la acción sobre el sistema inmunológico. La exposición adecuada al sol (es decir, sin sobreexposición) es beneficiosa. La suplementación con vitamina D se recomienda y es beneficiosa cuando los niveles en sangre no son adecuados, especialmente en personas de piel más oscura.

Apoyo social:

El apoyo social se ha identificado como un factor protector contra los problemas de salud mental relacionados con COVID-19.[7] Los ejemplos de apoyo social incluyen brindar consuelo o brindar un oído atento frente a los desafíos o la angustia de la vida. Las relaciones personales saludables son las más beneficiosas, pero una confraternidad en la iglesia enriquecedora, incluso virtualmente, es efectiva para brindar apoyo social y aliento espiritual. Los beneficios también van en ambos sentidos. Elena de White escribió que «hacer el bien es una obra que beneficia tanto al dador como al receptor».[8] El compañerismo de los creyentes durante una pandemia juega un papel importante en la curación, el consuelo y la nutrición espiritual, un verdadero impulso para la salud mental. Además, los estudios muestran que la dieta, el ejercicio y el sueño contribuyen en gran medida a la salud y el bienestar mental.[9]

Comportamiento cristiano

La Biblia habla de cómo deben comportarse los cristianos y la oración personal y la confianza en Dios son esenciales. Pablo exhorta a todos los creyentes a “que cada uno cuide no solo de sus propios intereses, sino también de los de los demás” ( Fil. 2: 4 ). Ciertamente, esto incluye el distanciamiento físico, el uso de máscaras y las medidas básicas de higiene. Los cristianos deben hacer todo lo posible para limitar la propagación del virus, ¡aunque solo sea por el bienestar de los demás!

El objetivo principal del mensaje de salud adventista es la promoción de la salud y la prevención de enfermedades. Sin embargo, existe un cruce entre las medidas preventivas y terapéuticas porque es prudente aplicar las medidas adecuadas a las circunstancias. El contexto informa la decisión. En una pandemia, un estilo de vida saludable y holístico puede ser un salvavidas, pero es posible que necesitemos otras intervenciones adecuadas, agudas y que salvan vidas. Aun así, la adherencia rigurosa a comportamientos saludables no garantiza la ausencia de enfermedad.

Es absolutamente necesario practicar y promover los principios de salud que Dios nos ha dado a través de la inspiración y el descubrimiento científico inspirado para protegernos a nosotros mismos y a los demás. Debemos compartir el mensaje de salud adventista. La salud integral nos mueve a agradecer a Dios por el conocimiento y la creatividad que Él le da a los humanos para desarrollar tecnologías que nos fortalecen para que podamos seguir honrándolo en tiempos difíciles. Por todas estas bendiciones le damos gracias a Dios y lo alabamos con nuestra boca, actitudes y acciones.

Autor: Fred Hardinge es un especialista en nutrición y estilo de vida en la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo Día.
Imagen: Photo by Masao Mask on Unsplash 

NOTAS:

  1. Hirshkowitz, K. Whiton, SM Albert, C. Alessi, O. Bruni, L. DonCarlos, et al., “Recomendaciones de duración del tiempo de sueño de la Fundación Nacional del Sueño: Resumen de metodología y resultados”, Salud del sueño1, no. 1 (marzo de 2015): 40-43. [PubMed: 29073412.]
  2. AA Prather, D. Janicki-Deverts, MH Hall, S. Cohen, “Sueño evaluado conductualmente y susceptibilidad al resfriado común”, Sueño38, no. 9 (1 de septiembre de 2015): 1353-1359.
  3. DC Nieman, LM Wentz, «El vínculo convincente entre la actividad física y el sistema de defensa del cuerpo», Journal of Sport and Health Sciences8 (mayo de 2019): 201-217.
  4. Sallis, DR Young, SY Tartof, et al., «La inactividad física se asocia con un mayor riesgo de resultados graves de COVID-19: un estudio en 48,440 pacientes adultos», British Journal of Sports Medicine, en línea primero, 13 de abril , 2021, doi: 10.1136 / bjsports-2021-104080.
  5. Kim, CM Rebholz, S. Hegde, et al., «Dietas basadas en plantas, dietas pesqueras y severidad de COVID-19: un estudio de casos y controles basado en la población en seis países», BMJ Nutrition, Prevention & Health4 , No. 1 (2021), doi: 10.1136 / bmjnph-2021-000272.
  6. Sharun, R. Tiwari, K. Dhama, “COVID-19 y la luz solar: impacto en la transmisibilidad, morbilidad y mortalidad de SAR-CoV-2”, Annals of Medicine and Surgery66 (2021): artículo 102419, ISSN 2049- 0801, https://doi.org/10.1016/j.amsu.2021.102419.
  7. TR Worley y M. Mucci-Ferris, «El bienestar mental de los estudiantes universitarios durante la pandemia de COVID-19: el papel de la turbulencia relacional y los procesos de apoyo social en las relaciones con los padres», https://covid19.ssri.psu.edu / artículos / apoyo-social-y-salud-mental-durante-covid-19.
  8. Elena G. de White, Testimonios para la Iglesia(Mountain View, Calif .: Pacific Press Pub. Assn., 1948), vol. 2, pág. 534.
  9. Shay-Ruby Wickham, “Comportamientos de estilo de vida como predictores de salud: comprensión de la importancia del sueño, la dieta y la actividad física en la salud mental y el bienestar” (Tesis, Universidad de Otago, 2021).

Contenido original en: https://www.adventistreview.org/2110-26

 

 

2 comentarios

  • Estoy totalmente de acuerdo con la reforma prosalud, y con Génesis 1:29.
    Y lo hemos esperimentado en nuestra vida, y hemos visto los resultados que son todos positivos.
    Fuerte abrazo para todos y que Dios os bendiga mucho, y que digáis, con esta hermosa labor.

  • Hemy Saucedo Centurión dice:

    Muchas gracias por este hermoso mensaje enriquecedor!!
    Estoy totalmente de acuerdo con todos los temas!!
    Muchas bendiciones!! y que Dios nos siga protegiendo! haciendo nosotros los que nos toca hacer!!

Deja un comentario