Skip to main content

ShakiraTodos hablan de ello. Trending topic. «Éxito» mundial. Récord de…

Shakira, Bizarrap y compañía no son los primeros que usan la música para expresar lo dramático de una situación. Otros también han utilizado la poesía, la pintura y otras artes para desahogar sus penas y tratar de liberarse de aquello que sienten que les aprisiona. En la Biblia, el propio rey David expresa sentimientos profundos y miedos desgarradores mediante sus Salmos y poemas.  

Lo novedoso de hoy es que los «zascas», la venganza, el despecho, la infidelidad, el duelo, la ira, el vómito y la toxicidad se ven como modelo. Se premian. Se propagan. Se exaltan. 

Asistimos a la espectacularización del dolor. La teatralización del sufrimiento. 

El corazón es un producto de consumo más. El amor ya no es una decisión, un compromiso, algo trascendente, sino que forma parte de la cultura clínex de usar y tirar. La responsabilidad pesa mucho y no estamos dispuestos a cargar con ella. 

El capitalismo ha conquistado la vida íntima. La intimidad no existe, todo se expone, todo es mercancía. Cosificar las relaciones nos libera de ser responsables. Lo personal es comercial, y la vida emocional es solo un intercambio económico. Tú me das, yo te quito y viceversa… 

Que digan lo que quieran, pero eso no es amor. 

La industria de la guerra del corazón

El negocio de la guerra mueve el mundo. Pero no solo el de las armas, los tanques y la destrucción. La industria mediática es otra industria armamentística igualmente de poderosa y lucrativa. La guerra «del corazón» se ha convertido en otro negocio, y este tampoco está libre de conflicto, sufrimiento y crueldad.

La letra de la famosa canción no es casual ni se ha escrito «en un momento de arrebato»; está estudiada y pensada para conectar con la experiencia de otras personas. Está diseñada para apretar botones interiores y aprovechar la fuerza de corrientes sociales que hagan de este conflicto algo rentable. 

A los tiburones del entretenimiento y de las grandes discográficas les importa un pimiento el corazón de la cantante o de su familia, solo interesa que le demos al Play. Pero no se dan cuenta de que ese Play no solo activa sus ingresos publicitarios, sino que perpetúa el dolor. 

La fractura del corazón se convierte en una oportunidad para facturar y hacer caja. 

Y ese es el problema, que pensamos que vamos a curarnos de esa manera. 

Cuando aquello que era uno se parte en dos, hay roturas, saltan añicos, las almas se rompen. Y no, un corazón roto no se cura a martillazos. Así como no dejaríamos que cualquiera interviniese en una cirugía a corazón abierto en plena calle, donde todos miran y tocan, ¿por qué dejamos que otras heridas del corazón sí sean (mal)tratadas de esa manera? Lo privado no se cura en público. Y el fuego no se apaga con un lanzallamas. No, no es buena idea. 

En una sociedad “de lobas y lobos”, acabaremos rabiosos. “En efecto, toda la ley se resume en un solo mandamiento: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. Pero si seguís mordiéndoos y devorándoos, tened cuidado, no sea que acabéis por destruiros unos a otros” (Gálatas 5: 14-15). Seguirle el juego al dragón nos va a quemar, no solo a salpicar.

«Pero en el principio no fue así», diría Jesús (Marcos 10: 6). 

La fuente de lo que vales

Hay quienes defienden a capa y espada que esta canción, su letra y sus mordiscos, son en realidad un himno al empoderamiento…

Tengo otra propuesta: empoderar desde el valor que tenemos a los ojos de Dios. Empoderar desde el amor, no desde el dolor. La fuente que nutre nuestro empoderamiento es importante, condiciona nuestras respuestas y nos llevará hacia un destino u otro.   

No importa si llevas un Rolex o un Casio, ni si conduces un Ferrari o un Twingo. Tu valor no depende de lo que los demás piensan que vales. Tu estima tampoco depende de las situaciones cambiantes que te rodean. 

«Porque te amo y eres ante mis ojos precioso y digno de honra. No temas, yo estoy contigo» (Isaías 43: 4). Dios no es como la bolsa, las criptomonedas o los NFTs. Lo que Dios ha hecho por ti no varía, no cambia, no forma parte del mercado. Tu valor es constante para Dios, sin importar las circunstancias. Es mejor que este pensamiento encuentre espacio en tu dolor a que lo haga la rabia o la venganza. Prefiero que resuene este himno en vez de otros. 

Aunque no esté de moda y Mr. Wonderful nos diga otra cosa, el verdadero empoderamiento pasa por rendirnos a Jesús, por entregarle nuestras luces y sombras al que ya se ha entregado por ti.   

Aprender a amar (y desamar) 

Los psicólogos y expertos dicen que el proceso ante el duelo sigue estas fases:

Negación, ira, negociación, depresión y aceptación. El reto está en transitar la senda del duelo con el menor daño posible (más aún si hay familia) y para eso necesitamos apoyo y compasión.

Mientras unos aplauden la provocación y otros contestan con más hostilidades, te invito a dos cosas: 

  1. A que ores por tantas Shakiras y Piqués que hay en el mundo. Orar no solo nos acerca a Dios, sino también nos hace sensibles a la realidad de las personas. Nos ayuda a situarnos y situar al otro, a no frivolizar con asuntos tan serios como este. 
  2. A que estés presente en todos aquellos casos que tengas cerca. La compañía, la ayuda y la misericordia son esenciales. A veces no hace falta hablar, «tan solo» estar con la persona que todavía camina por el duelo.  

Si tú que me lees estás pasando por un momento así: busca ayuda, no estás solo. No te tragues el vómito de otros, eso no te ayudará a digerir tu situación. El éxito de esta canción esconde el fracaso de cómo sanar el corazón. Lo que se te muestra es ficción, una teatralización. 

Pero hay otro camino más excelente. Es menos transitado y popular, pero más sano y eficaz. 

No necesitas ser rehén de la amargura. Si hay que llorar se llora. Las mujeres lloran. Los hombres lloran. Es parte del proceso, «Dios toma en cuenta cada una de nuestras lágrimas» (Salmo 56: 8) hasta que nos las enjugue cara a cara (Apocalipsis 21: 4).

Pero «¿de qué sirve ganar todo el dinero del mundo si en el proceso vamos perdiendo la vida?» (Mateo 16: 26). ¿De qué vale facturar para pagar a Hacienda si tu corazón sigue herido y hieres a los demás? 

Dios nos ha creado con capacidades resilientes, esto es, con la capacidad de superar circunstancias difíciles. Y en ese proceso, nadie quiere ser rechazado, insultado. Todos queremos ser amados, aceptados.

Ser testigos de historias privadas hechas públicas como esta debería conmovernos (movernos con el otro, hacia el otro y hacia adentro), para tratar de entender y salir al encuentro del que sufre.

Necesitamos aprender a amar, y a desamar. 

Aprender a amar, para que amemos conectados a la verdadera fuente del Amor.

Aprender a desamar, para que la fuente del Amor llene nuestro vacío y no nos pudramos. 

Sí, brother and sister, Dios está pa´tipos como tú, pa´tipas como tú. 

Shakiras, Claras y Piqués, no vamos a apagar nuestra ira con fiestas o dinero, ni con feats ni Twitchs. Podemos escondernos. Podemos cerrar los ojos. Pero hasta que no vayamos a Jesús, hasta que no nos rindamos ante su Amor, no estaremos en paz. 

Nuestros desencuentros solo se curan encontrándonos con Jesús. 

Gozo y Paz.

Autor: Samuel Gil Soldevilla, director de HopeMedia España, La Voz de la Esperanza, y director de Comunicaciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en España.
Imagen: Videoclip «Music Sessions #53».

63 comentarios

  • LuzDary corzo dice:

    Amen Dios te bendiga andresito que buen mensaje

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Querida Luz, nos alegra mucho que el mensaje te haya gustado, sin embargo, el autor del artículo no se llama Andrés, sino Samuel Gil (es el responsable del Depto. de Comunicaciones de la UAE y el director de HopeMedia). Bendiciones. 😉

    • Pr. Samuel Alejandro Pérez Zambrano dice:

      Al leer el título enseguida quise prejuiciarme Y me sorprendió qué la iglesia se mostrar al respecto de la tendencia en redes sociales sobre esta canción pero me sorprendió me animo y fascinó La retórica de cómo se desenvolvió y entre lasso con términos qué se utilizaron en la canción para realizar esta homilía el cual está basada en la Biblia para dejar en claro y en alto el nombre de Dios y el propósito que desea con las personas utilizando un lenguaje actual llamativo y que hoy por hoy está en tendencia me agrada ver qué mucho de nuestros líderes están pendientes de oportunidades qué se dan en esta era tan mundanal y llena de trivialidades para poder utilizarlas dar un mensaje directo a la mente sí a los corazones de las personas con situaciones similares y dejar claro el plan de Dios en sus sagradas escrituras Dios me la siga bendiciendo en esta maravillosa labor atentamente Ministro Samuel Alejandro Pérez Zambrano

      • Esther Azón. Revista Adventista dice:

        Así es, Samuel. Jesús hacía justamente lo mismo. Usaba lo que pasaba en su mundo para ilustrar verdades eternas. Bendiciones.

    • Yaneli dice:

      Hermoso mensaje para recapacitar y sanar heridas que el alma guarda,tratando de que ya no duelan pero llorando por que aún no hemos buscado el verdadero amor fiel de nuestros Dios.

    • Pr. Abner casanova dice:

      Gracias por este artículo, supeeer bueno!

  • Eva Cristina García Pérez dice:

    Me ha encantado tu reflexión de este tema. Comparto todo lo que dices. Un artículo muy apropiado para que lo lea todo el mundo, sobre todo nuestros chavales adolescentes o jóvenes. Gracias

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Muchas gracias por tu amable comentario, Eva. Bendiciones.

      • Xavier Vrel dice:

        Mientras se fomenta la cultura del dolor y se critica , lo cual lo último no está mal en sí mismo, sería importante empezar a construir al tiempo que seguimos observando las cenizas de mucho casos tristes, les propongo resumir libros , artículos y fragmentos de libros y autores que aporten a la construcción del deber ser del ser que queremos ver en nosotros y en la sociedad. De entrada les recomiendo el libro “La conquista de la Voluntad”. Gracias , saludos cordial desde Mexico .

        • Esther Azón. Revista Adventista dice:

          Gracias Xavier. Tenemos numerosos artículos, muy constructivos, en nuestra revista. Te animamos a leerlos. Tomamos nota del libro. Bendiciones.

  • Rosario Maza dice:

    Excelente reflexión. Muchas gracias por compartirla, saludos desde Lima (Perú).

  • Abimael Ortega Reyes dice:

    Excelente Reflexión.

  • Vladimir Cabrera dice:

    Genial!
    Muy didactico, felicitaciones.

  • Gabriela Guzmán dice:

    Así, Solo Dios sanas tus heridas y te hace volver a sonreír, sin rencor!! Alabado seas mi Señor!

  • Miguel Rivera dice:

    Vivimos en una sociedad mercantilista en donde el dinero y la fama determinan el valor de el ser humano
    No me extrañaría saber si los tres protagonistas de la canción están en contubernio para aumentar sus arcas económicas y sacar provecho a su miserable condición de pareja fracasada … pasa mucho aún en los círculos religiosos…
    Necesitamos a Dios en nuestras vidas de manera íntima individualmente y en nuestra parejas

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Todo podría ser, Miguel… Pero lo que sí tenemos seguro es eso último que comentas: «Necesitamos a Dios en nuestras vidas de manera íntima individualmente y en nuestra parejas». Bendiciones.

  • Churley dice:

    Excelente, me encanto 🫶🏻 Lecturas con propósitos 💪

  • Yurley dice:

    Excelente mensaje

  • Victor dice:

    Muchas gracias Samuel por tan importante mensaje en estos momentos que nos toca vivir. Solo hay un forma y es rendirse a Dios con todo lo que somos.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      ¡Amén, Víctor! Así es. Rendirnos para que Él pueda trabajar en nosotros y a través nuestro. Bendiciones.

  • Miguel dice:

    Mucha razón en el comentario,satanas quiere que haya este odio y rencor pero sabemos que si estamos de la mano de nuestro amigo y salvador Jesus, no caeremos en sus garras.
    Debemos acudir a Jesús siempre y con oración pedirle que nos guíe y proteja de este tipo de pensamientos mundanales.
    Excelente reflexión Samuel
    Un saludo

  • Rosmery dice:

    Excelente y oportuno mensaje. Oremos para que Dios sane el corazón de tantas personas que pasan por este proceso.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Muchas gacias, Rosmery. Así sea. Que el Señor pueda curar tantos corazones rotos. Bendiciones.

  • Beatriz Elena Salas dice:

    Muy buen punto de vista, desde la perspectiva de lo social y lo espiritual sin caer en religioso barato.Samuel que el Señor pueda utilizar éste artículo para que mucho recapacitemos en lo que hacemos con las Shakira, Claras y Piques que están a nuestro alrededor. Y preguntarnos Quién es mi prójimo? Y ayudar…. Gracias.

  • Oscar dice:

    Gracias por, recordar lo que es y quién es amor y abrir los ojos a esta sociedad que en su confusión aplaude la ira y el dolor.

  • Martha dice:

    Soy adventista, no concuerdo con el post. Lo entendemos los adventistas pero no está para que lo entiendan lo demás. Creo que al opinar, estamos haciendo lo mismo que todo el mundo hace en este momento, usar la situación para marketing, entonces resta valor a lo planteado. Referencia a lo del Rolex y Casio, con otras figuras. Se está usando en la canción para que se entienda para el lenguaje de quién la escucha. Recuerde no es nuestro contexto es el de ella y su ex.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Respetamos tu opinión. En la nuestra, reflexionar y compartir a Jesús, a través de un hecho que es tendencia, es una forma de evangelización. Bendiciones.

      • Roberto Reynoso S. dice:

        Concuerdo. No es lo mismo evangelizar America que Europa. Un lenguaje como este hace posible que algunas personas que no quieren saber nada de la Biblia puedan recibir un mensaje Cristocentrico sin que se den cuenta. Dios nos siga ayudando.

    • José Arévalo dice:

      Muy de acuerdo contigo…

  • Mirian dice:

    Excelente mensaje de reflexión. Nada en este mundo quitará el dolor, solo Cristo Jesús ❤️

  • Lady feria dice:

    Excelente aporte a tan fuerte mensaje de odio y resentimiento..

  • Gracias por el mensaje. Esto nos ayuda a no estar tan ciegos, y ver más aya de lo que Dios quiere que veamos. La realidad. !! Dios les bendiga!

  • Juan Portal dice:

    Hola! Confieso que al inicio del “boom” me divertí con la historia musical, basada en hechos reales. Sin embargo, he ido reflexionado y en ese camino me topé con tu articulo que me ha centrado, pues tiene fundamento bíblico y lógico. Curar las emociones en privado, no en público- me queda súper claro ahora. Gracias!

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Muchas gracias por tu comentario, Juan. Así es, el Señor nos sanará mejor y haremos menos daño. Bendiciones.

  • Nancy Romero dice:

    Es muy claro el mensaje, pido a Dios que cada persona que lo lea reflexione y comprenda que Jesús es la respuesta a todas nuestras situaciones, no hay tormenta que él no pueda calmar ni oscuridad que no pueda alumbrar, Dios siga usando a gente como usted🙏🏻🙏🏻🙏🏻

  • Annie dice:

    Cuántas decisiones se toman con tan solo escuchar una canción. Hay muchas mujeres apoyando a Shakira por su actuar, diciendo: asi es, debemos pasar factura. Y de que sirve?, la venganza es dulce al comienzo pero amarga al final.
    Gracias por este articulo y por invitarnos a orar unos por otros.

  • Excelente documento, muy interesante ^

  • Susy Solano Prieto dice:

    Realmente es muy cierto sino le contamos a Jesús nuestro dolor solo esparciremos más dolor y generaremos dolor .pues a seguir orando para que nuestro Dios nos haga mejores personas

  • Karen venialgo dice:

    Excelente reflexión! Hay que mediatizar lo que sucede en el mundo.

    • Esther Azón. Revista Adventista dice:

      Hay que darle un enfoque espiritual, Karen, y extraer reflexiones que puedan acercar a las personas a Jesús. Bendiciones.

  • María Soledad Pérez Cantone dice:

    Excelente reflexión!!!! Gracias a Dios por iluminarlo a escribir ✍ tan acertado comentario!!!! GRACIAS 🙂

  • Silvia dice:

    Desperto mi interés, el enfoque es evangélico, una exégesis critica tomado de un escrito de la obra de un autor con el propósito de aplicar en el contexto biblico algo mas sublime y efectivo a favor de cualquier circunstancia que te afecte física emocional o espiritualmente.

Deja un comentario