Decido dejárselo a Dios

Sea lo que sea que te preocupa, tienes dos opciones: cargar con ello, darle muchas vueltas, y que te duela la cabeza; o hacer todo lo que esté en tu mano y después, dejárselo a Dios. ¿Sabes? El Todopoderoso llega donde tu no puedes. De eso va el vídeo de hoy. Deja tus comentarios abajo 😉

After the cross.

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.