Salud

Croquetas de espinacas y manzana

Ingredientes para 4 personas Croquetas 400 gr de espinacas (frescas o congeladas) 300 ml de bechamel espesa 2 ó 3…

Ingredientes para 4 personas

Croquetas

  • 400 gr de espinacas (frescas o congeladas)
  • 300 ml de bechamel espesa
  • 2 ó 3 manzanas Golden
  • Piñones al gusto
  • Pasas al gusto
  • Pan rallado (si es posible, mejor de espelta. También puedes usar salvado de avena, o avena molida)
  • 2 huevos (o harina de garbanzos)
  • Aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • Sal

Salsa Bechamel

  • 50 gr de harina de espelta (integral o blanca)
  • 50 gr de mantequilla BIO
  • 500 ml de leche entera BIO (o leche vegetal… de soja sin azúcar, por ejemplo)
  • Nuez moscada
  • Ajo en polvo
  • Sal

Elaboración

Limpia las espinacas si son frescas. Cuécelas en agua con sal hasta que estén blandas. Escurre bien y reserva. Pela las manzanas y cuécelas unos minutos.

Dora un puñado de piñones en una sartén con unas gotitas de aceite. Añade la manzana cocida y machacada con un tenedor, y las espinacas, y rehoga unos minutos. Corrige de sal. Mientras, prepara una salsa Bechamel un poco espesa. Para ello dora la harina en una sartén y reserva. Derrite la mantequilla BIO en otra sartén, con cuidado que no se queme. Con el fuego bajo-medio, añade la harina dorada, poco a poco, removiendo constantemente para que se unan bien. Añade una pizca de sal (a gusto) el ajo en polvo y una pizca de nuez moscada. Ahora ve añadiendo la leche poco a poco, y de nuevo remueve para que se vaya ligando. Si queda con grumos, pasa por la batidora.

Une la bechamel a las espinacas y mezcla bien. Déja enfriar la mezcla en el frigorífico un par de horas.

Forma las croquetas y pásalas por el pan rallado, el huevo (o la harina de garbanzo con agua hasta conseguir textura de huevo batido) y nuevamente por el pan rallado. Déjalas reposar para que endurezcan un poco (o congela para otro día). Así no se desharán al freírlas.

Prepara una sartén con abundante aceite bien caliente, y ve friéndolas, sin echar muchas a la vez, para que el aceite siga caliente y no se rompan.

Ponlas encima de un papel de cocina, que empape el exceso de grasa, y sirve acompañadas de una buena ensalada.

Autor: David Gracia. Iglesia del CEAS. Aficionado a la cocina. Jefe de operarios en hospital. Esposo y padre. 

Foto: Shutterstock