Salud

Crepes con paté de pimiento y nuez

Puedes escoger entre la variedad de las crepes «tradicionales», con harina,  huevos y agua o leche, sal o azúcar, etc…

Puedes escoger entre la variedad de las crepes «tradicionales», con harina,  huevos y agua o leche, sal o azúcar, etc (según sean saladas o dulces, y según gustos, las recetas son infinitas ya que se les puede añadir canela, cacao, especias…. ) o las crepes veganas que te proponemos a continuación y que, además de ser muy saludables y nutritivas, están buenísimas.

También son infinitos los rellenos para creps que existen. Patés vegetales, verduras, seitán, setas… mermelada, crema de cacao, queso fresco con miel y nueces… ¡échale imaginación!

Este plato puede constituir un excelente segundo, o un nutritivo desayuno.

Ingredientes para 4-6 crepes:

Para las creps

  • 1 vaso de agua
  • 1 vaso de harina de avena (también pueden ser copos triturados, hechos polvo)
  • 1/2 vaso de harina de garbanzo
  • Sal
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)

Para el paté de pimiento y nuez

  • 1 vaso y medio de nueces (sin cáscara)
  • 1 vaso de pimientos del piquillo, de bote
  • 1/2 vaso de agua
  • 2 ajos
  • Sal
  • AOVE

Elaboración:

Para elaborar las crepes mezclaremos en un vaso de batidora el agua, la harina de avena y la de garbanzo, con una pizca de sal, y batiremos bien con la batidora para asegurarnos de que no quedan grumos. Hay gente que usa solamente agua y harina de garbanzo. Personalmente no me gusta el sabor de la harina de garbanzo, pero es un buen sustituto del huevo. Mezclándolo con la harina de avena el sabor es perfecto. También se puede usar lino molido para sustituir al huevo o, en este caso, a la harina de garbanzo, pero creo que la textura es mejor con la harina de garbanzo.

Pintaremos una sartén mediana, antiadherente, con aceite AOVE. Si no tenemos pincel, podemos usar una servilleta de papel, untada en aceite, con mucho cuidado de no quemarnos. Pintaremos o pasaremos el papel impregnado de aceite cada vez que vayamos a hacer una nueva crepe.

Tras remover bien la mezcla, podemos echar la mezcla a ojo, o mejor usar un cazo de servir, pequeño, para echar un poco de mezcla en el centro de la sartén. La moveremos bien en círculos para que la mezcla se extienda por toda la sartén, esperamos a que se despegue de los bordes y del fondo, y vamos tanteando con una espátula de madera. Cuando se despega bien y está un poco dorada por abajo, le damos la vuelta y mismo proceso. Seguidamente la sacamos a un plato y repetimos el proceso con cada una de las crepes. Nos saldrán de 4 a 6 crepes. Es importante pintar de aceite la sartén tras cada crepe y también remover bien la mezcla cada vez. 

Reservamos las crepes y vamos a ponernos con el paté de pimiento y nuez. En el vaso de la batidora pondremos el vaso y medio de nueces, los piquillos escurridos, 2 ajos, una pizca de sal a gusto y un chorrito de AOVE y un poco de agua hasta lograr la consistencia untuosa deseada. Batimos bien con la batidora y ponemos la mezcla en el bote en el que venían los piquillos (nos sobrará bastante para otros días y otras elaboraciones)

Montamos las crepes untando el paté por la cara de arriba, y enrollando (también podemos doblarlas en cuatro como si fueran servilletas). Podemos tomarlas así para desayunar, o podemos acompañarlas con una ensalada como cena o como segundo plato. ¡A disfrutarlas!

 

Envíanos tu receta ovo-lacto-vegetariana o vegana, con una buena foto, a [email protected] y la publicaremos aquí. 

 

Autora y foto: Esther Azón. Teóloga y comunicadora. Productora TV, guionista y redactora web en HopeMedia. Editora de la Revista Adventista de España y ANN España. Cocinera aficionada.