Salud

Crema de apio

La crema de apio es saludable, rica en nutrientes y realmente deliciosa. Una receta que me enseñó mi padre, cuando…

La crema de apio es saludable, rica en nutrientes y realmente deliciosa. Una receta que me enseñó mi padre, cuando era pequeña, y que seguro hará delicias de toda la familia.

El apio contiene vitaminas A, B1, B2, B6, B9, C y E, minerales como el potasio, sodio, calcio, zinc, magnesio, hierro, azufre, fósforo, cobre y silicio, aceite esencial y fibra. Entre sus propiedades destaca por ser un buen antioxidante, cardioprotector, antibacteriano, diuretico, antiinflamatorio, expectorante, depurativo, sedante, inmunoestimulante y digestivo.

Si se combina con cebolla, cuyas propiedaes diuréticas, expectorantes y depurativas, entre otras, son muy conocidas; y con patata, rica en minerales y vitaminas… tenemos una crema depurativa, llena de minerales y vitaminas, que además está… deliciosa.

Ingredientes para 4 personas

  • 4 patatas
  • 3 tallos de apio
  • 2 cebollas
  • AOVE (Aceite de Oliva Virgen Extra)
  • Sal
  • 250ml de agua
  • 2 pastillas de caldo vegetal casero*

NOTA. Puedes agregarle nata al gusto (puede ser de soja o avena). Quedará todavía mas suave y deliciosa.

Elaboración

Ponemos una olla al fuego con 1 vaso de agua, pelamos las patatas, las cebollas y limpiamos los apios, quitando los hilos mas gruesos con ayuda de un cuchillo y tirando hacia afuera. Troceamos las patatas, 1 cebolla y el apio, lo ponemos en la olla con media cucharadita pequeña de sal (o la que suelas utilizar. Si quieres usar pastillas de caldo vegetal, vigila que no tengan glutamato monosódico (altamente perjudicial para tu salud). De hecho, puedes hacer tus propias pastillas de caldo vegetal caseras, de manera fácil y rápida. Más abajo te explico cómo.

Aparte, cortamos y picamos la otra cebolla y la freímos con un poco de AOVE en una sartén.

Una vez cocida la verdura, la batimos. Si nos gustan los trozos, podemos añadir la cebolla y listo. Si no nos gustan los trozos, batimos la cebolla frita dentro de la crema. El sabor que le da es exquisito. Por supuesto, si preferimos no tomar fritos por salud, podemos prescindir de este paso.

Una vez terminada la crema, podemos decorarla con unas hojas de apio, unas hojas de eneldo, unos trocitos de pan frito o tostado… un dibujo realizado con la nata por encima…etc.

*El caldo casero puedes hacerlo en una olla, con 1 litro de agua, verduras de todo tipo y sal. Lo dejas cocer a fuego medio durante 1h y el caldo que queda, bastante concentrado, una vez frío, lo pones en cubiteras de hielo y lo metes en el congelador. Puedes ir sacando los cubitos que quieras cuando necesites 😉

Receta y foto: Esther Azón Fernández. Lic. Teología y comunicadora. Editora de la Revista Adventista / productora TV en HopeMedia. Experta en cocina vegetariana. Cursando Técnico en nutrición y dietética.

Si quieres conocer las propiedades de los alimentos, y disfrutar de otras recetas saludables, apúntate al curso gratuito de Cocina Sana en QueCurso.com (puedes invitar también a tus amigos y amigas ;-))

Envíanos tu receta ovo-lacto-vegetariana o vegana, con una buena foto horizontal, a [email protected] y la seleccionaremos para publicarla aquí.