Espiritual

Conceptos superiores

El cristiano sincero ha de rogar a Dios que le cambie, permitiendo que sus acciones estén en armonía con el ideal superior del Creador.

Tags from the story
El cristiano sincero ha de rogar a Dios que le cambie, permitiendo que sus acciones estén en armonía con el ideal superior del Creador.

Ser cristiano, creyente en Dios, creador de todas las cosas; aceptar que somos sus criaturas, hechas de acuerdo a su imagen y que vivimos para servirle, es una experiencia que proporciona a la vida una orientación que difiere dramáticamente del significado de “vida” de los que viven en este mundo y para este mundo. Por lo tanto, si el creyente se compara con la mayoría de las personas que lo rodean, puede tener cierta sensación de anormalidad. Ser cristiano significa que “perteneces a Cristo”, al Dios que creó el universo. Ser mundano significa que “perteneces a este mundo” y solo vives para las cosas de este mundo.

Cada uno de nosotros debe preguntarse: ¿Cuál es el concepto que tengo de mí mismo?

El autoconcepto

“El autoconcepto se puede definir como la percepción que un individuo tiene de sí mismo y el concepto que, según el primero, se construye sobre sí mismo. Es un constructo[1]  que ayuda a comprender aspectos importantes del comportamiento humano, como la uniformidad, la conciencia y la coherencia de la conducta observable, la noción de identidad y la retención de ciertos estereotipos de acción en el continuo temporal. El autoconcepto se puede clasificar en diferentes tipos, como autoconcepto académico, emocional, social o físico (espiritual y existencial, debo agregar). Cada uno de nosotros se conecta con diferentes aspectos del comportamiento humano “.[2]

Pero hay otras perspectivas que nos permiten mirarnos y ser observados: “El autoconcepto ideal se define como lo que la persona quiere ser, en oposición. ¡al autoconcepto real que se refiere a lo que la persona es en realidad!”[3]  ¡Parece que el ser humano actúa de acuerdo con estos conceptos! Están firmemente enraizados. También son muy personales y, por lo general, no queremos que otros los conozcan. Cada persona que hace lo que cree, según su razonamiento, acercará su estilo de vida a sus conceptos personales.

Imagen

Imagen. Aquí encontramos la razón de la diversidad de actitudes hacia la vida: la forma limpia o degradante en que se visten las personas. La forma en que tratan sus cuerpos, manteniéndolos aseados y bien cuidados, respetándolos como un regalo del Creador o, por el contrario, tratándolos de manera descuidada e, incluso, pervirtiéndolos: perforándolos y añadiendo accesorios extraños; o cubriéndose la piel con tatuajes. Incluso, algunos de ellos, con imágenes aterradoras. Las actitudes son un reflejo de los conceptos internos. El tipo de comida que comemos y el estilo de vida que elegimos. La gestión del tiempo, que es el bien más preciado que tenemos en esta vida, se corresponderá con nuestros conceptos personales. La forma en que gestionamos los bienes materiales y los recursos naturales está fuertemente relacionada con los conceptos propios que hemos adoptado.

Dos canciones

Concluiré con dos canciones que reflejan dos tipos de autoconcepto. Dos filosofías de la vida, dos formas y dos destinos. El primero, “Reconocimiento”, lo encontramos en un antiguo himnario llamado “Cantante Cristiano”. Usado por las Iglesias Evangélicas, describe el concepto de sí mismo de un cristiano. El segundo concepto se refleja en “Born Wild”, una bonita canción de una banda de pop-rock portuguesa. Tiene una melodía muy pegadiza. Es cantada por voces masculinas y su mensaje penetra en nuestras almas. Considera los dos conceptos profundos que ambas canciones revelan. Compáralos y reconoce las estructuras mentales que permiten la diversidad de elecciones personales.

 

Reconocimiento[4]

¡No soy mío! Soy salvo por Cristo,

quien murió en la cruz por nosotros.

Con mucho gusto confieso:

yo pertenezco al buen Jesús.

Estribillo

¡No soy mío, oh, no soy mío!

¡Dios mío, soy tuyo por completo!

Hoy y siempre.

¡Dios mío, soy tuyo por completo!

¡No soy mío! Salvado por Cristo

cuya sangre fue derramada

y, desde la pena del pecado,

mi alma salvó.

Nacido salvaje[5]

Más que a un país,

una familia o una generación;

más que a un pasado,

una historia o tradición;

te perteneces a ti mismo.

No perteneces a nadie.

Más que a un jefe,

una rutina o un trabajo;

más que a una fiesta,

un equipo o una religión;

te perteneces a ti mismo.

No perteneces a nadie.

Vive salvaje

y serás alguien para

ti mismo en este viaje.

Cuando alguien nace,

nace salvaje.

 

Lee tu corazón

Leer nuestro corazón, el marco de nuestro pensamiento, debe ser un ejercicio habitual para el creyente, para que pueda entender el tipo de autoconcepto que está grabado en nuestros corazones. Como administradores del Creador, debemos rogarle que marque con fuego, el fuego del Espíritu (Hechos 2: 3), en nuestra mente que pertenecemos a Dios y vivimos para Dios. El rey David experimentó esto cuando fue meticulosamente enfrentado con un serio conflicto mental. Su autoconcepto ideal había sido destruido por su autoconcepto real. Lo que había pensado que era, fue destruido por lo que había hecho. Por lo tanto, oró para que hubiera un milagro en su vida: “Crea en mí un corazón limpio, oh Dios, y renueva un espíritu firme dentro de mí” (Sal 51:10). ¡El corazón del rey David tuvo que ser recreado y sus autoconcepto reajustados!

El que, en su autoconcepto, es un hijo o una hija del Padre celestial y su mayordomo, tiene que rogar a Dios para que cambie de opinión, permitiendo que sus acciones estén en armonía con ese ideal superior.

Fernando Ferreira. Departamento de Gestión de Vida Cristiana. Unión Adventista Portuguesa

 

Notas:

[1] En Psicología, es una idea compleja (compuesta por varias ideas) o el concepto resultante de la síntesis de una serie de ideas simples. Véase, https://es.wikipedia.org/wiki/Constructo_(psicolog%C3%ADa).

[2] Serra, Adriano Supardo Vaz, O autoconceito, Instituto Superior de Psicologia Aplicada (1988), http://repositorio.ispa.pt/handle/10400.12/2204.

[3] Ariel Milton, Psicólogo, Autoconceito vs conceito real, (2017) www.portaldasaudemental.pt/artigos/autoconceito-vs-conceito-real.

[4] Cantor Cristão, Reconhecimento, n.º 307.

[5] Os Delfins – Banda portuguesa de pop-rock (1984-2009), Álbum “Os Desalinhados” (1990)

 

Tags from the story