Entre los consejos para un estilo de vida saludable, de los que habla Elena G. White, hay algunos especialmente recomendables para comenzar:

1. Come menos

“Comed mucho menos, y consumid alimentos sencillos. El comer en exceso, aun de las clases más sencillas de alimentos, embota los delicados nervios del cerebro y debilita su vitalidad” CRA.120,121. “Consejos sobre el Régimen Alimenticio” de E. G. de White.

2. No bebas agua fría en las comidas

“Muchos cometen un error al beber agua fría con sus comidas. Los alimentos no deben ser lavados en el estómago. Tomada con las comidas, el agua disminuye el flujo de la saliva; y cuanto más fría, tanto mayor es el perjuicio para el estómago. El agua o la limonada heladas, tomadas en las comidas, detendrán la digestión hasta que el organismo haya impartido suficiente calor al estómago de manera que puede reasumir su tarea. Cuanto más líquido se lleve al estómago con las comidas, tanto más difícil será la digestión de los alimentos, pues el líquido deberá ser primeramente absorvido”CRA.126.

3. Mastica lento

“Masticad con lentitud, permitiendo que la saliva se mezcle con los alimentos. Tomaos tiempo para comer, y no acumuléis en el estómago una gran variedad de alimentos en una sola comida. El comer apresuradamente de diversas clases de alimentos en una misma comida es un serio error. A fin de lograr una digestión saludable, el alimento debe comerse lentamente”CRA.126,127

4. Come mas fruta natural

Cuanto más dependamos de las frutas frescas tal como se las saca del árbol, tanto mayor será la bendición. Sería bueno que cocinásemos menos y comiéramos más frutas al natural. Enseñemos a la gente a hacer consumo copioso de uvas, manzanas, melocotones y peras en estado fresco, así como de toda otra clase de fruta que se pueda obtener. “Prepárense dichas frutas para el consumo invernal poniéndolas en conserva, usando botes de vidrio, hasta donde sea posible”CRA.365.

“Quisiéramos recomendar especialmente la fruta como un agente de salud. Pero ni siquiera la fruta debe ser consumida después de una comida completa de otros alimentos, porque es incompatible y forman gases.

“Las frutas usadas con el pan cuidadosamente cocido que tenga ya dos o tres días serán más saludables que con pan fresco. Esto, con un masticación lenta y cuidadosa, proporcionará todo lo que el organismo requiere” CRA.366,378.

5. Que tu alimentación se base en cereales integrales, verduras, frutas, hortalizas, frutos secos y legumbres

“Los cereales integrales, las verduras y hortalizas, las frutas carnosas, las oleaginosas y las legumbres constituyen el alimento escogido para nosotros por el Creador. Preparados del modo más sencillo y natural posible, son los comestibles más sanos y nutritivos. Comunican una fuerza, una resistencia y un vigor intelectual que no pueden obtenerse de un régimen alimenticio más complejo y estimulante”CRA.366-370.

6. Consume pan integral, y mejor que no sea de trigo. Tuesta el pan

“El pan de harina refinada no puede impartir al sistema la nutrición que encontramos en el pan de harina entera o integral. El uso de pan de harina refinada no puede conservar el cuerpo en una condición saludable. El pan de flor de harina carece de los alimentos nutritivos que se encuentran en el pan amasado con harina integral de trigo. Es causa frecuente de estreñimiento y otros efectos malsanos. El pan hecho únicamente con harina de trigo no es el mejor para un régimen continuo. Una mezcla de harina de trigo, de avena y centeno sería más nutritiva que la harina de trigo que se ha despojado de sus propiedades nutritivas”CRA,380,381.

“El pan tostado dos veces es uno de los alimentos más sabrosos y digestibles. Para hacerlo, córtese en rebanadas el pan leudado ordinario y séquense éstas en un horno caliente hasta que desaparezca todo rastro de humedad. Se dejan en el horno hasta que estén levemente tostadas, pero de una manera uniforme. Este pan, guardado en un sitio seco, puede conservarse mucho más tiempo que el pan común, y si antes de comerlo se lo vuelve a calentar, resultará tan fresco como al acabar de hacerlo. Cuando el pan es de dos o tres días atrás es más saludable que el pan fresco. El pan secado al horno es uno de los artículos más saludables del régimen alimenticio”CRA.375,376.

7. Come juiciosamente, tranquilamente y poca variedad de alimentos en la misma comida

“Es imposible prescribir por peso la cantidad de alimento que debe consumirse. No es aconsejable seguir este procedimiento, pues al hacerlo la mente se concentra en si misma. El comer y beber resulta algo muy gravoso. Hay algunos que siempre recelan de que la comida, por muy sencilla y sana que sea, les haga daño. Permítaseme decirles: no penséis que la comida os va a hacer daño; no penséis siquiera en la comida. Comed conforme os lo dicte vuestro sano juicio; y cuando hayáis pedido al Señor que bendiga la comida para fortalecimiento de vuestro cuerpo, creed que os oye, y tranquilizaos”CRA.128,129.

“Cuando se siente uno agitado, inquieto o apurado, es mejor no comer antes de haber obtenido descanso o sosiego. Hay una estrecha relación entre el cerebro y el estómago, y cuando éste enferma se sustrae fuerza nerviosa del cerebro para auxiliar a los órganos digestivos debilitados. Si esto sucede con demasiada frecuencia, se congestiona el cerebro. Cuando la actividad cerebral es continua y escasea el ejercicio físico, aún la comida sencilla debe tomarse con moderación. Al sentarse a la mesa, deséchense los cuidados, las preocupaciones y todo apuro, para comer despacio y alegremente, con el corazón lleno de agradecimiento a Dios por todos sus beneficios.”CRA,129,130.

“No tengáis una gran variedad en la misma comida. En la próxima comida podéis tener un cambio y el estómago no debe ser obligado a tomar la misma clase de alimentos comida tras comida. No debe haber muchas clases de alimentos en una comida, pero cada comida no debe estar compuesta invariablemente de las mismas clases de alimentos. El alimento debe prepararse con sencillez, aunque en forma esmerada para que incite al apetito. Sería mucho mejor comer dos o tres diferentes clases de alimento en una comida que cargar el estómago con muchas variedades. Muchos enferman por ser complacientes con su apetito. Tantas variedades son introducias en el estómago que se produce la fermentación. Esta condición determina una enfermedad aguda, y frecuentemente sigue la muerte”CRA.130,131.

8. Prescinde del azúcar

“Se suele emplear demasiado azúcar en las comidas. Las tortas, los budines, las pastas, las jaleas, los dulces son causas activas de indigestión. Particularmente dañinos son los flanes cuyos ingredientes principales son la leche, los huevos y el azúcar. Debe evitarse el consumo copioso de leche con azúcar. Cuanto menos condimientos y postres se coloquen sobre la mesa, tanto mejor será para todos los que participen de la comida. CRA.134,135.

Selección de citas de Elena G.White: Joan Amigó Barba. Naturista y especialista en la Reforma Pro-Salud que comenzó EGW

Foto: Peter Wendt en Unsplash

 

El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la Revista Adventista. La Revista Adventista se reserva el derecho de aprobar, ocultar o excluir comentarios que sean ofensivos y que denigren la imagen de cualquier persona o institución. Tampoco serán aceptados anuncios comerciales. Por favor, que tu comentario sea respetuoso y cortés con el autor y con otros lectores.