Espiritual

1º Sábado. NIÑOS. Semana de oración integrada: Un libro extraño

Keke ha conocido a Jesús a través de un libro negro muy especial. Ese libro le ha cambiado. Ya no es el mismo….

Keke ha conocido a Jesús a través de un libro negro muy especial. Ese libro le ha cambiado. Ya no es el mismo....

Gema para memorizar: «Toda Escritura está inspirada por Dios y es útil para enseñar y reprender, para corregir y educar en una vida de rectitud» (2 Tim. 3:16, DHH).*

Keke entró a esa extraña escuela que decía «cris- tiana», para aprender inglés. Los maestros estadounidenses fueron muy amables y pacientes con él. Pero siempre parecían usar un libro negro para dar la clase.

—Señor, ¿por qué ese libro negro es tan especial? –preguntó Keke con curiosidad–. Nunca antes lo había visto.

—¡Es la Biblia! Es la Palabra de Dios que nos ayuda a ser buenos -dijo el pastor Thompson-.

—¿De verdad? Tengo que leerlo. Quizá me puede ayudar a cambiar y ser bueno, algo que mi madre seguramente quiere -exclamó Keke con un destello en los ojos-.

Cuando Keke terminó sus tareas escolares, abrió el libro negro que le prestó el pastor Thompson.

—Necesito saber qué dice ahí adentro, -se dijo Keke a sí mismo-.

—¡Deja de leer ese libro negro, Keke! No aceptes esas ideas extrañas de esos cristianos. ¡No te olvides que somos budistas! -advirtió enojada su madre-.

—Me gusta este libro porque tiene unas ideas extrañas y divertidas. Me piden que sea bueno con mis enemigos; que ponga la otra mejilla si me golpean una; pensar primero en los demás; no llorar ante la muerte; orar sin cesar. ¡No puedo ni imaginar lo que dirían mis amigos! –exclamó Keke-.

—¿Qué te ha pasado? Ya no te quedas a jugar con nosotros –se quejaron sus amigos–. Ya no haces trampas ni bromas pesadas. No comes cerdo. ¡No te diviertes!

Meses después, Keke fue a ver a su maestro y le hizo una petición.

—Pastor Thompson, necesito hablar con usted ahora mismo. Creo en Jesús, la Biblia y todo lo que dice ese libro. ¡Quiero bautizarme! –declaró Keke con firmeza-.

—¡Alabado sea el Señor! – exclamó el pastor Thompson.

PROFUNDIZA

  • ¿De qué manera te ha ayudado la Biblia en la vida, en tu casa y en la escuela?
  • ¿Qué textos bíblicos hablan específicamente a tu corazón?
  • ¿Te resulta un gran desafío seguir leyendo la Biblia? ¿Por qué?
  • ¿Es posible vivir según lo que enseña la Biblia?

APLÍCALO

  • Escribe un poema o canción sobre la Biblia y sus valores, y compártelo con tus amigos de la iglesia o la escuela.
  • Prepara un cronograma personal para el estudio diario de la Biblia.

Autora: Linda Mei Lin Koh, directora de Ministerios del Niño de la Asociación General de la Iglesia Adventista del Séptimo Día.