Sociedad

07 ¿Y AHORA QUÉ DIGO? Células, muerte y diseño

Suzanne Phillips es doctora en Biología, especialista en microbiología y directora del Departamento de Biología y Ciencias de la Tierra de la Universidad de Loma Linda.

Tags from the story
Suzanne Phillips es doctora en Biología, especialista en microbiología y directora del Departamento de Biología y Ciencias de la Tierra de la Universidad de Loma Linda.

¿Alguna vez te han hecho una pregunta sobre ciencia y fe, y tu pensamiento ha sido: «¿Y AHORA QUÉ DIGO?». Esta serie te ofrece respuestas, una visión sobre los orígenes que no te enseñarán en clase, pero que también está basada en la ciencia.

1. Presentación.

Me llamo Suzanne Phillips, soy doctora en microbiología y genética molecular. Soy cristiana y creo en el relato bíblico de la creación y el diluvio. Uso la biología molecular para aprender más sobre las bacterias.

2. ¿Cuál es tu razón principal para creer lo que dice la Biblia acerca de los orígenes?

La razón principal por la que confío en lo que dice la Biblia acerca de los orígenes es porque he descubierto que la Biblia dice la verdad en muchos otros aspectos. Hay cosas que Dios y la Biblia nos invitan a probar. Él nos invita a ver que Él es bueno, nos invita a experimentar el Espíritu Santo, y también a experimentar el amor, la alegría y la paz. Mi experiencia personal ha sido que no puedo tener alegría en mi vida a menos que también tenga a Dios en mi vida, así que estas cosas que la Biblia me pide que pruebe y vea, estas cosas que puedo experimentar me dan la esperanza y la fe de que las otras cosas que no puedo experimentar, que no puedo probar, por ejemplo, que Dios es el Creador o que Dios envió el diluvio, me dan la fe para creer que esas cosas también son ciertas. Dios dice algo sobre sí mismo y puedo comprobar que es verdad. Y entonces, esas cosas que Él también dice acerca de sí mismo que no puedo comprobar, creo… que también deben ser ciertas porque Él es una persona honesta, es un ser honesto.

3. ¿Qué has aprendido sobre Dios en tu campo de trabajo?

Lo que he aprendido sobre Dios en mis estudios y de la ciencia es que Dios presta especial atención y está muy interesado en los detalles. Él se encarga cuidadosamente de todo lo que cada ser vivo necesita y lo demuestra en todos los aspectos del medio ambiente en el que viven. Él ha provisto abundantemente para nosotros y no solo para los seres humanos, sino que también provee sobradamente para el resto de organismos que ha creado para vivir en esta tierra. Me resulta inspirador cuando lo veo, cuando estudio a nivel molecular como los organismos interactúan a nivel molecular y lo bien provistos que están.

4. Si has trabajado alguna vez en un entorno laico, cuéntanos como viviste tu fe en la Biblia y como fue tu relación con tus compañeros no creyentes.

He trabajado en un entorno secular, hice un postgrado en la Universidad de California en Riverside y en ese laboratorio hay muchas personas diferentes de diferentes orígenes. Lo más importante, es que trabajé bien con ellos y me respetaban porque los traté con cariño cristiano, interactuamos de una manera muy respetuosa. Además, invité a algunos de ellos a venir conmigo a la iglesia conmigo y estuvieron encantados de escuchar lo que tenía que decir. Nunca oculté el hecho de que creía en la Biblia o de que creía en la creación, pero estaba respaldada, me respaldaba mi trabajo… Trabajé muy duro e hice una excelente investigación en biología molecular. Así que, en mi experiencia, hacer una buena investigación y hacer un buen trabajo científico es una forma realmente excelente de establecer una buena relación con tus camaradas, con tus colegas.

5. ¿Por qué creó Dios las bacterias y otros organismos nocivos?

Básicamente, podríamos preguntarnos por qué Dios creó cualquier cosa. Desde mi punto de vista, Dios creó a los seres humanos por la satisfación de hacerlo, para su edificación y la nuestra, por la felicidad que nos propocionaría. Creó a los seres humanos y los puso en esta tierra que había creado especialmente para que fuera su medio ambiente, y como parte de ese ambiente necesitamos microorganismos. Resulta que los microorganismos son una parte esencial de cómo funciona el sistema, de cómo funciona el bioma, no solo a nivel de nichos individuales sino a nivel mundial, de como funciona el planeta al completo. Necesitamos microorganismos. Muy, muy, muy pocos microorganismos se han vuelto patógenos e interactúan con el cuerpo humano de una manera que es perjudicial para nosotros. Personalmente, creo es posible que esto se deba a algunas mutaciones, posiblemente a una cierta degradación por nuestra parte, tal vez no interactuamos adecuadamente con ellos de la manera… Nuestro sistema inmunológico debería reaccionar de forma apropiada ante ellos, o tal vez hayan mutado. Conocemos numerosos casos en los que aquellas bacterias que causan infección están en realidad infectadas por virus y no causan infección si no nay un virus que las esté infectando. Así que ellos mismos están modificados de manera que pueden dañar a los humanos. Y sí, con toda seguridad, Dios creó a los microorganismos, son parte de este mundo, son parte de nosotros, un gran número de ellos vive dentro de nuestro cuerpo, y sabemos que son beneficiosos. Rotundamente, Dios los creó y es mi opinión personal que solo unos pocos, en realidad lo sé con certeza, que muy pocos de ellos causan enfermedades y probablemente esto se deba a la plaga del pecado en el mundo. Sabemos que cuando el pecado entró en el mundo hubo maldiciones específicas, y a partir de ahí las cosas comenzaron a estropearse.

6. Las bacterias son células simples. ¿Podrían haber aparecido a partir de procesos químicos naturales?

Es cierto, las bacterias son los seres vivos más simples de este planeta. Al mismo tiempo, las bacterias son tan increíblemente complejas que todavía no tenemos ni idea de cómo y por qué hacen las cosas que hacen. Estamos intentando aprender sobre ellas, pero a pesar de que son las formas de vida más simples del planeta, sus complejidades y la complejidad de la célula, que es la forma de vida más simple capaz de reproducirse, va mucho más allá de lo que podría suceder por accidente de forma natural. Si una célula no se encuentra activa, incluso una célula bacteriana, si no se encuentra activa constantemente, con su máquinas moleculares en continuo funcionamiento, la célula dejará de existir. Tiene que luchar continuamente contra el equilibrio, contra la entropía y contra el caos. Y para hacer esto tiene que tener muchas, muchas maquinas moleculares que tendrían que haber estado presentes simultáneamente si lo analizamos desde un punto de vista evolutivo. Simultáneamente, ser capaz de poseer una membrana; simultáneamente ser capaz de reparar y construir y crear nueva membrana; simultáneamente ser capaz de poseer proteínas que lleven a cabo la síntesis del ADN, y simultáneamente poseer proteínas que lleven a cabo la síntesis de proteínas. Así que la necesidad de todas estas cosas funcionando simultáneamente, descarta completamente la posibilidad de que se unieran accidentalmente o por casualidad para formar un todo funcional. A pesar de ser formas de vida simples, son increíblemente complejas.

7. ¿Cómo podemos creer que los humanos hemos sido diseñados cuando por lo visto hay algunas cosas en nuestro cuerpo que parecen haber sido diseñadas de manera deficiente?

En primer lugar, hay tantas cosas en el cuerpo humano increíblemente complejas y sorprendentemente adecuadas para el entorno en el que vivimos, increíblemente diseñadas para adaptarnos a las diferentes cosas que metemos en nuestro cuerpo, para adaptarnos a todo aquello a lo que estamos expuestos en el medio ambiente, que es imposible no ver que hay diseño íntimamente ligado al ser humano. Algunos argumentos dicen que si fuimos diseñados, ¿por qué nuestros ojos son como son? Y, sin embargo, ha habido investigaciones llevadas a cabo incluso por biólogos seculares, anatomistas seculares que reconocen que el ojo es perfecto para nuestro medio ambiente y está perfectamente fabricado para el tipo de luz que entra en nuestros ojos. Y en lugar de ser un problema, ahora vemos que nadie podría haber diseñado mejor un ojo o un ser humano. De hecho, todos sabemos que el ojo humano puede hacer cosas que nunca podríamos hacer con la lente de una cámara, y sin embargo el ojo humano las hace de forma natural e inmediata, y se adapta a cualquier situación en la que se encuentre. Así que en lugar de ser algo que se opone a la idea del ser humano como algo bellamente diseñado, lo que hace el ojo humano es apoyar esa idea y aportar más evidencia de que el ser humano, y especialmente el ojo humano, fue diseñado.

8. Las células mueren constantemente. Si no existía la muerte antes del pecado, ¿cómo es posible que las células vivieran para siempre en el jardín del Edén?

Es cierto que las células humanas y las células del medio ambiente mueren de manera regular. Actualmente vemos cómo este proceso tiene lugar incluso en seres humanos sanos. Los seres humanos sanos pierden células de la piel, los seres humanos sanos pierden células de su tracto digestivo regularmente y, de hecho, la capa protectora de las células que componen nuestra piel está compuesta de células humanas muertas, de células epidérmicas. Entonces, ¿cómo es posible que no hubiera muerte en el Edén? Esa es una pregunta difícil. ¿Ve Dios la muerte de forma diferente cuando hablamos de una sola célula frente a todo un organismo? Sabemos que cuando nuestras células de la piel mueren, no guardamos luto, no lamentamos la pérdida de un ser. ¿Podemos imaginar, o está más allá de nuestra imaginación, tener un entorno donde en el que no hay muerte? Antes de nada, me gustaría no poner límites a Dios. Es muy posible que la forma en la que Él creó inicialmente el Edén, la forma en la que creó a los seres humanos y el entorno en el que vivimos en esta tierra hiciera posible la ausencia de muerte celular, permitiera que las bacterias no murieran, que los pequeños microorganismos no murieran y que las células humanas no murieran. No sé cómo podría haber sido, lo único que puedo decirte es lo que ocurre en la naturaleza ahora, especialmente a nivel molecular, ya que eso es lo que estudio. Y a nivel molecular, las células mueren como parte normal de una vida sana en el ser humano y como parte de una vida sana en nuestro entono. De modo que, yo personalmente, distingo entre la muerte de una célula y la muerte de un organismo. Al mismo tiempo, hay algunos organismos en los que la muerte de la célula supone la muerte de todo el organismo. Son organismos unicelulares, por lo que para mí podría ser aceptable que hubiera muerte de organismos unicelulares antes de la caída, pero tal vez no sea aceptable para todos los cristianos y, por lo tanto, me gustaría decir que podría haber sido diferente. Según lo que sabemos ahora, en la biología que conocemos actualmente, puede no no haber sido diferente, pero esas son cosas que podremos aprender, que podremos estudiar cuando estemos en el cielo. Yo ciertamente tendré trabajo para toda la eternidad, porque entender a Dios, comprender la vida que Él creó, es un trabajo que estos ochenta o cien años que estaré aquí en este mundo no van a ser suficientes para terminar. Así que estoy deseando estudiar eso y estoy deseando ver el nuevo entorno que Dios creará cuando cree este mundo de nuevo.

9. ¿Qué piensas sobre la muerte antes del pecado?

Anteriormente hablamos sobre la posibilidad de que hubiera muerte celular antes de la caída. Podemos rechazar esta idea, y puede que tengamos razón, o podemos aceptarla y puede que también estemos en lo cierto; realmente no tenemos una forma de comprobar como era la vida y el medio ambiente antes de que Adán y Eva pecaran, no sabemos cómo eran las cosas en el jardín del Edén. Sin embargo, es mi creencia, y creo que la Biblia es clara en esto, no había muerte animal antes de la caída. En lugar de eso la creación gime y toda la creación gime a causa de la caída. Si imaginamos que los animales podían morir antes del pecado, a algunas personas les gusta decir que eso es posible para explicar los fósiles que encontramos en las rocas. Y aunque esta podría ser una forma atractiva de explicar cómo es que hay fósiles en las rocas que parecen ser tan antiguos, que tal vez hubo un largo período de tiempo antes de que Adán y Eva pecaran, pero en el que los animales morían y quedaban enterrados en las rocas. Esto no es para nada coherente con la narrativa bíblica y realmente tampoco es muy útil para explicar las rocas. Las edades aún son demasiado largas, si nos fijamos las rocas, y los animales aún están en una secuencia específica. Según la Biblia, creemos que probablemente el primer animal murió cuando Cristo sacrificó un animal para hacer ropa para Adán y Eva. Probablemente, ese fue el momento en el que vieron morir algo por primera vez. Sabemos que después de aquello los animales morían; Adán y Eva fueron instruidos para realizar el sacrificio y la imposición de los pecados sobre el cordero y entonces esos animales eran inmolados. Esa fue probablemente, y según la Biblia, la primera vez que un animal moría, no existió un largo periodo de tiempo antes de que Adán y Eva pecaran durante el cual los animales morían. Esa no es una interpretación bíblica. Aunque algunas personas puedan pensar que así se podría explicar la presencia de animales en el registro fósil, es algo que no concuerda con la Biblia. Además, el registro fósil está en tal orden que no es posible explicarlo mediante la muerte en el jardín del Edén, así que como alguien que cree en lo que la Biblia dice, yo rechazo la idea de que hubiera muerte animal antes de la caída. Supongo que admito la posibilidad de que hubiera muerte celular en el cuerpo humano pero no la muerte de organismos. Los humanos no morían, los animales no morían y probablemente las plantas no morían tampoco antes de la caída. Así que cómo eran las cosas realmente y cómo ve Dios la muerte de pequeños organismos o la muerte de organismos grandes, sabemos por la historia de David cuando Natán lo abordó y descubrió su pecado, que se valoraba la vida animal. Habla de un cordero que es tratado como parte de la familia y de cómo matar a este cordero habría sido muy doloroso porque la familia amaba a ese cordero como a un hijo, así que sabemos que Dios valora la vida de los animales. Por supuesto, Cristo mismo dice que ni un animal cae, ni un gorrión, ni un pequeño pájaro sin que Dios lo vea. De modo, que la muerte antes del pecado no concuerda con esas indicaciones de Cristo.

Suzanne Phillips es doctora en Biología, especialista en microbiología y directora del Departamento de Biología y Ciencias de la Tierra de la Universidad de Loma Linda.

Un material producido por HopeMedia España (https://hopemedia.es/), con la financiación del Faith and Science Council y la colaboración del Geoscience Research Institute GRI (https://www.grisda.org/).

Tags from the story